Enlaces accesibilidad

Expertos en cuidados paliativos esperan que la ley de "muerte digna" no cause revuelo

       
  • La Sociedad Española de Cuidados Palitivos aplaude la decisión del Gobierno
  •    
  • La asociación de objetores de conciencia pide una ley que "vele por la vida"
  •    
  • 'Derecho a Vivir': "El Gobierno quiere colar la eutanasia por la puerta de atrás"

Por

El presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos  (SECPAL), Javier Roquefort, ha aplaudido la intención del Gobierno de  aprobar en marzo de 2011 una Ley de cuidados paliativos y muerte digna para pacientes en situación terminal.

Roquefot espera que "no cause el revuelo" que tuvo la ley andaluza de muerte digna aprobada  en marzo de este año.

Según ha asegurado este experto, en declaraciones a Europa Press,  esta nueva normativa favorecerá que "los ciudadanos españoles tengan  mejores condiciones a la hora de pasar el final de su vida".

Para ello, desde la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, exigen la participación de expertos en la materia para  "determinar cuál es la mejor forma de abordar una enfermedad  terminal".

El único precedente en España es la ley de muerte digna aprobada  en Andalucía que, a su juicio, "causó cierto revuelo" entre la clase  política y la sociedad porque "todo el mundo pensaba que se iba a  regular algo parecido a la eutanasia".

"La muerte digna no tiene que ver con la eutanasia"

Sin embargo, Roquefort precisa que "no tienen que ver una cosa con  la otra", ya que el objetivo de esta ley es "mejorar la atención al  final de la vida y una serie de derechos y libertades para las  personas en esta situación".

En este sentido, confía en que la asistencia sanitaria en estos  casos se aborde "no sólo desde la esfera física", ya que "no se puede  conseguir un éxito si no se combina el tratamiento de síntomas con  otras medidas sociales, psicológicas o el manejo del sentido de la  vida".

"La ley deberá facilitar todas estas medidas para que los  ciudadanos estén bien, que es lo que todo el mundo quiere", ha  asegurado este experto, que representa a más de 1.500 médicos,  enfermeros y trabajadores sociales expertos en cuidados paliativos.

Derecho a Vivir, en contra

Derecho a Vivir (DAV) ha afirmado que "el Gobierno quiere colar la eutanasia por la puerta de atrás con una ley innecesaria". 

La asociación teme que se intente con ella "forzar a los médicos a realizar prácticas contrarias a la atención digna a los pacientes y se les obligue a acelerar su muerte". 

Estos temores están fundados, ha explicado su portavoz, Gádor Joya, tanto en el discurso mantenido por los socialistas a lo largo de los últimos años, como por el desarrollo de la ley andaluza relativa a esta materia.

Derecho a Vivir entiende que "la única manera de proporcionar una muerte digna a un paciente es poner en juego todos los elementos necesarios para que viva de manera digna hasta el final, nunca provocando el último momento".

La asociación de objetores pide "velar por la vida"

El portavoz de la Asociación Nacional para la Defensa del Derecho  de Objeción de Conciencia (ANDOC), Juan Molina, ha pedido al Gobierno  que desarrolle una ley de cuidados paliativos que "vele por la salud,  la felicidad y la vida de las personas" y no una ley que "provoque la  muerte".

A su juicio, la decisión del Gobierno de aprobar en marzo del año  que viene una Ley de cuidados paliativos y muerte digna  realmente demuestra la "incapacidad" del Gobierno para "desarrollar  la dignidad de la vida de las personas".

"La cuestión es fácilmente contrastable cuando vemos en cada  ciudad la falta de camas que hay, tanto domiciliarias como  hospitalarias, que tiene atendidas con medios del Estado. Ni en las  capitales de provincia ni en la del Estado existe una red de  asistencia que garantice la vida y la dignidad de las personas,  especialmente los terminales", añade.

En este sentido, ha lamentando en declaraciones a Europa Press que  tengan que ser las organizaciones religiosas y las familias las que  "realicen todo el esfuerzo" para atender a estos enfermos; y ha  recordado que "cuando no se puede velar por la vida de las personas  hay que hacerlo por su felicidad y bienestar".

Noticias

anterior siguiente