Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Con una mayoría de 132 votos a favor, los principales grupos habían dado libertad de voto a sus diputados. La ley establece que para aplicar la eutanasia es obligatorio que el solicitante sea mayor de edad, carezca de problemas mentales y esté en una situación de sufrimiento duradero e insoportable por una enfermedad incurable. Asegura la objeción de conciencia a los sanitarios y prohíbe a los extranjeros acudir a Portugal para acogerse a la muerte asistida. Cada caso tendrá que pasar por un comité de expertos. Informa Santiago Barnuevo.

Acercarse a la enfermedad, la eutanasia y la muerte con humor es lo que propone la obra que protagonizan Carlos Hipólito y Mapi Sagaseta. De pareja en la vida real han pasado a ser dos hermanos en la ficción, incapaces de dejar ir a sus seres queridos. Estarán en el teatro Fernán Gómez, hasta el 20 de febrero con "Rita".

Foto: Daniel González / GTRES

El año comenzó con la investidura de Pedro Sánchez como Presidente del primer Gobierno de coalición de la democracia. Pero pronto el coronavirus paralizó el país y la actividad parlamentaria quedó limitada a los plenos para prorrogar el estado de alarma. Se han aprobado medidas sociales relevantes, como el ingreso mínimo vital y la subida del salario mínimo. Y se han tramitado leyes importantes, como la de educación, la regulación de la eutanasia y los presupuestos generales. Se ha debatido una nueva moción de censura. Todo con un hemiciclo medio vacío. Acaba un año atípico también en lo parlamentario.

La Ley de Regulación de la Eutanasia, que regulará el derecho a pedir ayuda para morir sin dolor en algunos supuestos, ha sido aprobado en el Congreso con un hemiciclo muy polarizado. El texto detalla las circunstancias en las que una persona puede solicitar la ayuda, que estará contemplada en la cartera de servicios de la Seguridad Social. El personal sanitario mantiene su derecho a la objeción de conciencia para negarse a ayudar a una persona que lo solicita a morir. 

El presidente del Consejo Asesor de la Fundación Alternativas, Nicolás Sartorius, ha valorado este jueves la aprobación en el Congreso de la ley de eutanasia, hecho que ha considerado "muy positivo".  En una entrevista en 'La Noche en 24 Horas', el histórico de CC.OO. ha manifestado que "aprobar la eutanasia es ampliar los derechos, evidentemente cada uno luego cada uno podrá hacer lo que considere". Sartorius, que acaba de de publicar "La nueva anormalidad", ha señalado que respeta "los problemas de conciencia y opiniones distintas" y ha recordado que "cuando se aprobó la ley de divorcio, no significaba que la gente se tuviera que divorciar" igualmente, ha puesto como ejemplo la aprobación de la ley de la interrupción voluntaria del embarazo: "No quiere decir que yo esté a favor de que se haga, es un derecho".

La nueva ley de eutanasia de España, que podría entrar en vigor en los primeros meses de 2021, contempla que la ayuda para morir será siempre a voluntad del paciente, nunca una iniciativa médica. Y tendrá límites: solo podrán pedirla las personas que acrediten "una enfermedad grave e incurable" o "un padecimiento crónico e imposibilitante" y siempre que exista "sufrimiento intolerable" para el paciente. Además, se exigirá ser mayor de edad y poseer nacionalidad española o residencia legal de más de un año de antigüedad.

Con la aprobación por parte del Congreso, España se convierte en el sexto país del mundo que aprueba la eutanasia. Hasta ahora solo era legal en cinco países: Canadá, Colombia, Bélgica, los Países Bajos y Luxemburgo. En estos países, un médico puede aplicar fármacos determinados para acabar con la vida bajo diferentes condiciones y con diferentes matices y regulaciones. Hay otros países donde no es legal la eutanasia pero sí el suicidio asistido. La diferencia es que, en el segundo, es la persona la que se quita la vida, pero con asistencia y consejo de los médicos para llevar a cabo ese proceso. Eso ocurre en varios estados de EE.UU., también en Suiza y en algunos estados de Australia.

L'evolució epidemiològica a Catalunya fa preveure l'anunci de noves restriccions en les properes hores. El govern de la Generalitat ha anat avançant la possibilitat de noves mesures davant uns indicadors que continuen a l'alça: la velocitat de transmissió se situa en l'1,34, és a dir, 100 persones contagien a 134. El risc de rebrot s'eleva ja a 274.

A l'espera del que s'acabi de concretar a Catalunya, diverses comunitats continuen avançant en l'enduriment de les resticcions per Nadal. El coordinador d'alerttes sanitàries Fernando Simon ha destacat un canvi generalitzat de les dades sanitàries a totes les comunitats autònomes. Fixa el canvi de tendència el 9 de desembre, sense confirmar si és conseqüència directa del pont de desembre.

La Cámara baja ha aprobado la Proposición de Ley Orgánica que regulará la eutanasia, con el voto en contra de PP y Vox, que pasará ahora al Senado. La ley de eutanasia reconoce el derecho a solicitarla a aquellos mayores de edad que tengan una enfermedad grave e incurable o una enfermedad crónica e imposibilitante. Una norma, ha dicho el Gobierno, necesaria y que reconoce las decisiones de los pacientes. Para PP y Vox es inconstitucional. Informa Alba Urrutia

La eutanasia será siempre una petición voluntaria e informada del paciente, no una imposición clínica, y no se aplicará de manera universal. Según la ley, solo podrán pedir ayuda para morir las personas que tengan "sufrimiento intolerable" por una "enfermedad grave e incurable" o por "padecimiento crónico e imposibilitante". Además, habrá que ser mayor de edad y tener nacionalidad española o residencia legal aquí desde hace más de un año.

Para pedir la eutanasia la ley prevé una serie de garantías en un procedimiento que puede durar en torno a un mes. El paciente hace una primera solicitud y tiene que deliberar con su médico, que tiene obligación de informarle de las posibles terapias o ciudados paliativos y, 15 días después, el paciente, si quiere, tiene que hacer una segunda solicitud y terminar la deliberación. 

La eutanasia afronta hoy uno de sus días decisivos. Después de más de dos décadas de debate social y político, el Congreso celebra este jueves un pleno extraordinario para votar la ley que regulará la ayuda para morir. La cámara acelera la tramitación y debate el texto y las distintas enmiendas de los grupos para remitir al Senado la proposición, que cuenta con un amplio respaldo y la única oposición del PP y Vox.

La exministra de Sanidad María Luisa Carcedo, una de las impulsoras de la Ley de la Eutanasia, ha reflexionado en Parlamento sobre la importancia de esta legislación que se va a votar la semana que viene en el Congreso. “Estoy satisfecha porque hubo una buena participación de los grupos parlamentarios, salvo PP y Vox”, ha declarado Carcedo que defiende que esta ley es muy garantista y necesaria. "Las estadísticas son contundentes.Regular la eutanasia tiene un apoyo mayoritario de la ciudadanía”, ha declarado.

Han sido los ciudadanos los que han ratificado la ley con sus votos, más del 65%, según los resultados preliminares publicados hoy. La ley, que obtuvo el visto nuevo del parlamento hace un año, entrará en vigor en noviembre de 2021 en un país en el que la mitad de la población se declara no religiosa y más de un tercio es cristiana.

A partir de esa fecha un médico podrá administrar un fármaco letal a un adulto al que le queden un máximo de seis meses de vida y sea víctima de una enfermedad terminal insufrible, siempre y cuando el paciente lo haya solicitado de forma consciente y voluntaria.

Ya es legal en países como Holanda, pero Nueva Zelanda es el primero en aprobarla en referéndum.

El Ministerio Fiscal ha declarado que emitirá un informa favorable si se tramita un expediente de indulto. La Fiscalía le imputa un delito de cooperación al suicidio y pide para él 6 meses de prisión por unos hechos que están penados con hasta 10 años. Rebaja la petición al aplicar los atenuantes de confesión y parentesco. Los hechos ocurrieron en abril de 2019, cuando ayudó a su mujer, María José Carrasco, enferma de esclerosis múltiple, a morir tras sus peticiones. Alba Urrutia ha hablado con él y con su abogada.

Los 12 miembros del Comité de Bioética están en contra de que la eutanasia se convierta en un derecho y en una prestación sanitaria. Su informe, que no es vinculante, concluye que legalizar la eutanasia supondría un camino devastador para la protección de la vida humana y que la aprobación de la ley traería nuevos problemas. Como alternativas proponen protocolarizar la sedación en los últimos momentos y universalizar los cuidados paliativos.

La Ley de eutanasia sigue su camino hacia la aprobación tras el rechazo de la Cámara a los vetos de PP y VOX. Es la primera ley de este tipo en España y busca reconocer el derecho a morir a las personas que sufren una enfermedad o discapacidad grave, invalidante o incurable, y que no tenga opciones de tratamiento.

En 24 horas de Radio Nacional nos preguntamos cómo es la legislación de la eutanasia en los países de nuestro entornoMaría Carou, corresponsal en Bruselas, afirma que allí el tema del aborto "siempre genera polémica en Bélgica", en cambio, "con la eutanasia o muerte digna no ocurre tanto, si acaso cuando se aplica en personas que alegan motivos psicológicos", ha asegurado. Por otro lado, Gabriel Herrero, corresponsal en Berlín, explica que la intención del Bundestag cuando penalizó el suicidio asistido era "impedir que esto se convierta en un negocio porque aquí, en la práctica, hay gente que se va a Suiza donde está legalizado el suicidio asistido", ha explicado. 

En otro país que está en nuestra esfera, como es Italia, la eutanasia siempre ha sido un tema tabú: "No se ha pensado todavía cómo afrontar el final de la vida", comenta Sagrario Ruiz de Apodaca, corresponsal de Radio Nacional en Roma. 

La Ley de eutanasia sigue su camino a la aprobación. Hoy el Congreso debatía los vetos de PP y VOX y han sido rechazados como se esperaba. Ellos proponen una ley de cuidados paliativos, pero el resto de grupos han rechazado las enmiendas al considerar que el debate no era sobre paliativos sino sobre un nuevo derecho a la eutanasia.

Es la primera ley de este tipo de España y busca reconocer el derecho a morir a las personas que sufren una enfermedad o discapacidad grave, invalidante o incurable, y que no tenga opciones de tratamiento. Debe ser certificado por un médico, que tendría la opción de objetar, aunque se garantizaría el derecho del paciente.

La voluntad de los socialistas es que esté incluida entre las prestaciones del sistema nacional de salud para garantizar el acceso de todos los ciudadanos en igualdad.

Este jueves vuelve al Congreso la Ley de Eutanasia con las dos enmiendas a la totalidad presentasa por el PP y VOX. En febrero ya superó un filtro parlamentario y si ahora se levanta el veto seguirá su curso en la Cámara Baja. Las dos formaciones hablan de una Ley de Cuidados Paliativos. En el caso del PP el tratamiento del dolor que incluye la sedación. VOX incluye el poder ser acompañados por sus familiares.

Alain Cocq, de 57 años, había decidido transmitir su muerte en directo por Facebook, tras dejar la medicación, para denunciar que en Francia no existe el derecho a una muerte digna. La red social lo ha bloqueado, pero segura que seguirá luchando para lograrlo hasta conseguirlo, al tiempo que pone de actualidad el debate sobre la eutanasia y el derecho a una muerte digna.

El francés Alain Cocq, que padece una enfermedad incurable, ha comenzado a dejarse morir en directo para reclamar el derecho a una muerte digna en Francia, denunciando esa situación a través de un vídeo subido a Facebook cuya emisión ha sido bloqueada. En su página personal, él mismo había señalado, que aunque ese vídeo no iba a contener imágenes violentas, era mejor que los menores de 16 años los vieran si no estaban acompañados. El paciente terminal ha instado a sus seguidores a quejarse ante el presidente Macron y ante autoridades francesas y europeas. Informa Ángel García