Enlaces accesibilidad

2009, año récord en el tratamiento del sida

       
  • El año pasado se produjo un incremendo del 25%, con 1,2 millones más
  •    
  • Con todo, diez millones de personas siguen sin poder recibir tratamiento
  •    
  • La OMS pide que se inicien antes los tratamientos para evitar contagios

Por
La princesa Mette-Marit, en la Conferencia sobre el sida de Viena.
La princesa Mette-Marit, en la Conferencia sobre el sida de Viena. REUTERS REUTERS

El año 2009 experimentó el mayor incremento de la historia en el número de personas tratadas en el mundo del virus del sida después de que 1,2 millones de personas comenzasen a medicarse contra la enfermedad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este aumento, un incremento del 25% en 12 meses -de cuatro a 5,2 millones-, supone un "desarrollo extremadante esperanzador" para la OMS, que considera esencial la existencia de más programas que ayuden a los pacientes a recibir un tratamiento antes de que estén demasiado enfermos.

"Empezar un tratamiento más pronto nos da una oportunidad para hacer que la gente contagiada por el VIH esté más sana y viva más tiempo", ha subrayado Gottfried Hirnschall, director de investigación sobre sida de la OMS.

En total, según los datos presentados en la Conferencia Internacional del SIDA que se celebra en Viena, la OMS estima que 33,4 millones de personas son portadoras del virus del sida en el mundo, de los que quince millones necesita medicación y solo 5,2 millones la recibe.

Un tratamiento temprano del sida puede evitar las llamadas "infecciones oportunistas", como la tuberculosis, que es la enfermedad más mortífera para los portadores del virus.

La OMS estima que las muertes por tuberculosis podrían reducirse hasta en un 90% si los enfermos de VIH con esta patología comenzasen su tratamiento antes, de forma que su sistema inmune no estuvies etan debilitado por el virus.

Tratamiento temprano

El coste total de los tratamientos contra el VIH estuvo en 2009 en alrededor de 9.000 millones de dólares, según el Programa Conjunto de la ONU contra el VIH (ONU sida)

La fortaleza del sistema inmune de una persona se mide por las células CD4 y esta medida es usada por los médicos para determinar cuándo los infectados por el virus deben empezar a recibir tratamiento.

La OMS había recomendado anteriormente comenzar el tratamiento cuando las células CD4 caen debajo de las 200 células por milímetro cúbico pero ahora aconseja comenzar el tratamiento mucho antes, cuando se baja de las 350 células por milímetro cúbico.

En los países ricos, los pacientes de VIH comienzan su tratamiento cuando sus células CD4 caen de manera significativa, sea de la cantidad que sea, por lo que pueden vivir más y vidas más normales pese a tener un virus incurable.

Sin embargo, la falta de fondos y de infraestructura sanitaria en los países pobres, donde el virus está más extendido, hace que los pacientes deban esperar hasta que están muy infermos para recibir su tratamiento.

Las evidencias de los estudios científicos muestran que el tratamiento temprano puede ser una forma efectiva de evitar que el virus se extienda.

"Dado que el tratamiento reduce el nivel del virus en el cuerpo, esto significa que los seropositivos tienen menos posibilidad de pasar el virus a sus compañeros", ha señalado Hirnschall.

Para Bernhard Schwartlander, director de investigación, estrategia y resultado de ONU sida, invertir en tratamientos tempranos del VIH podría salvar "millones de vidas" y ahorrar "millones de dólares" en el futuro.

"La gente con sistemas inmunes más débiles llega demasiado tarde para el tratamiento y requieren medicinas más complejas y costosas que los que inician el tratamiento antes", ha recalcado.

La batalla de derechos humanos

Además, Hirnschall se ha referido a otras de las batallas pendientes  en la lucha contra el sida, la de los derechos humanos.

"Vemos  que en muchas parte del mundo gente con VIH es discriminada, excluida.  Que comportamientos homosexuales están prohibidos por ley. Que  trabajadoras sexuales son excluidas de los servicios (sanitarios)", ha  enumerado el facultativo austríaco.

En ese sentido, el  directivo de la OMS ha destacado que "que es muy importante no poner  barreras en el camino" y ha defendido la necesidad de que "la salud  pública se ha de construir en función de pruebas (científicas) e incluir  el total respeto a los derechos humanos".

En ese sentido,  Hirnschall ha recordado que la OMS apoya las estrategias de reducción del  daño, como el intercambio de jeringuillas o las terapias alternativas  para drogadictos.

Así, ha destacado que la prevención es un arma  esencial en el combate contra el sida y recomendó "concentrarse dónde  está el mayor riesgo de transmisión de VIH: población reclusa,  homosexuales, trabajadoras sexuales, drogadictos..."

Noticias

anterior siguiente