Enlaces accesibilidad

La batalla entre los"camisas rojas" y el ejército se salda al menos con16 muertos y 160 heridos

       
  • Decenas de residentes se han visto obligados a abandonar la zona comercial
  •    
  • Las embajadas de EE.UU. y otros países, cerradas
  •    
  • La muerte de uno de los líderes de los "camisas rojas" incrementa la tensión

Ver también: Cronología de la crisis en Tailandia

Por
Violencia en las calles de Bangkok

La capital tailandesa se asemeja cada vez más a un campo de batalla en el que ya han muerto 16 personas y al menos 160 han resultado heridas. Los enfrentamientos entre los "camisas rojas" y el ejército han desatado el caos en una segunda jornada de violencia en Bangkok.

Dos de los heridos son periodistas que fueron alcanzados por disparos durante el asedio de los militares a los manifestantes antigubernamentales, cerca de 15.000, que defienden sus barricadas situadas en el centro comercial de la capital.

Por otro lado,  los manifestantes han incendiado este viernes dos vehículos militares y han entrado en un enfrentamiento con disparos con los soldados tailandeses que el pasado jueves iniciaron una operación para intentar desalojarles del centro de sus protestas en Bangkok, según han informado testigos y fuentes oficiales.

Uno de los heridos es un reportero canadiense que trabajaba para la cadena France 24 que, según informa la cadena en su página, es Nelson Rand, su corresponsal para las retransmitisiones de lengua inglesa, quien resultó herido de bala en una pierna mientras cubría los enfrentamientos

El otro herido es un reportero gráfico del diario tailandés Matichon, que fue ingresado en el hospital Bumrumgrad.

El ex primer ministro insta a negociar

El ex primer ministro Thaksin Shinawatra ha instado, por su parte, al Gobierno de Tailandia a negociar con el frente antigubernamental para acabar con la creciente violencia en Bangkok por los enfrentamientos entre manifestantes y cuerpos de seguridad.

La población también se ha visto afectada. De hecho, decenas de residentes se han visto obligados a abandonar una zona próxima al Parque Lumphini y la nueva Embajada del Reino Unido, cerrada desde esta mañana y donde se concentran cientos de manifestantes antigubernamentales, contra los que las tropas lanzaron gas lacrimógeno.

Los dos camiones cisterna y sus conductores fueron capturados esta madrugada por miembros del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura.

Previamente, el ejército anunció que había cortado el suministro eléctrico y bloqueado el acceso al lugar de las protestas, después de que anoche comenzara el asedio a los "camisas rojas", que se saldó con un muerto y once heridos, entre ellos uno de los líderes de los activistas, el general renegado Khattiya Sawasdipol, lo que ha provocado un incremento de la tensión.

Los enfrentamientos se extienden por la capital

Por otro lado, dada la tensión, que se ha incrementado desde el pasado jueves, los enfrentamientos se están extendiendo más allá del contorno de la zona central de Bangkok que ocupan los camisas rojas.

Las altercados entre ambos bandos, teniendo en cuenta, además, que algunos camisas rojas están armados con pistolas, se libran también en calles del distrito financiero colindante a uno de los extremos del área que está bajo control de los partidarios del frente antigubernamental.

Varios pelotones de soldados avanzan por la calle Wireless, conocida por Wittayu y donde se encuentran, entre otras, la muy fortificada embajada de Estados Unidos y la residencia oficial de su embajador.

Antes de las tropas avanzasen por esa calle, varios cientos de manifestantes se apoderaron de autocar, que luego han incendiado.

Decenas de grupos de manifestantes presionan a los pelotones de soldados que están apostados en los accesos al campamento de los camisas rojas, de unos tres kilómetros cuadrados y protegido por barricadas hechas con neumáticos, cañas de bambú, y alambre de espinos.

La muerte de uno de sus líderes

Uno de los "cabecillas" asesionados, Sawasdipol, es un militar que apoya a los activistas y sobre el que pesaba una orden de búsqueda y captura emitida hace un mes por haber participado en la muerte de varios soldados durante la batalla campal entre ambos bandos que el pasado 10 de abril "regó" con de sangre las calles de la ciudad.

Es tal la situación, que Estados Unidos y otros países se han visto obligados a cerrar sus embajadas, mientras la misión diplomática española ha recomendado a sus ciudadanos que eviten trasladarse a la ciudad mientras dura la operación para acabar con las protestas.

Cuando anocheció el pasado jueves, el ejército tailandés entró en la zona que ocupan los manifestantes para desalojarles, pero éstos continuaron desafiando a las tropas detrás de sus barreras de bambú hasta que empezaron los disturbios.

El Gobierno había retirado unas horas antes su oferta de celebrar elecciones el próximo noviembre como parte de la "hoja de ruta" que propone para resolver la crisis desatada por estos seguidores de Shinawatra.

Desde que comenzaron hace dos meses las protestas en Bangkok, 30 personas han muerto y cerca de un millar han resultado heridas por los enfrentamientos entre las tropas y los manifestantes que exigen la caída del Ejecutivo.

Noticias

anterior siguiente