Enlaces accesibilidad

El Papa acepta otra dimisión de un obispo irlandés acusado de encubrir a sacerdotes pederastas

  • El obispo presentó su renuncia el pasado 23 de diciembre
  • Su decisión se produjo tras la publicación del "Informe Murphy"

Por

El Papa Benedicto XVI ha aceptado este jueves la renuncia del obispo de Kildare y Leighlin, Irlanda, monseñor James Moriarty, acusado de haber encubierto casos de abusos sexuales de menores en la diócesis de Dublín, según ha publicado el Vaticano a través de un comunicado.

Con ésta, ya son tres las dimisiones que el Pontífice ha aceptado entre los obispos de Irlanda. . Las otras dos fueron las del monseñor John Magee y la de Donald Brendan Murray.

La nota precisa que el motivo de la dimisión es el indicado en el punto 401.2 del Código de Derecho Canónico, en el que "se ruega encarecidamente al obispo diocesano que presente la renuncia de su oficio si por enfermedad u otra causa grave quedase disminuida su capacidad para desempeñarlo".

Moriarty ocupó el cargo de obispo auxiliar de Dublín durante once años y su nombre aparece en el informe judicial publicado en este país en el que se acusa a varios prelados irlandeses de haber encubierto numerosos casos de abusos a menores durante tres décadas.

Perdón por la "cultura" de la ocultación"

Moriarty presentó su renuncia el pasado 23 de diciembre, tras la publicación del "Informe Murphy", que hizo pública la connivencia de la Iglesia católica irlandesa con el Estado para ocultar cientos de casos de abusos sexuales.

"La decisión de presentar mi dimisión ha sido la más difícil de mi ministerio. No tenía previsto dimitir cuando leí por primera vez el Informe Murphy porque no se me criticaba directamente", ha explicado este jueevs en un comunicado el entonces obispo auxiliar de Dublín.

Moriarty también ha reconocido que ya era parte de los órganos del gobierno de la archidiócesis de la capital cuando se comenzaron a introducir protocolos de actuación para abordar casos de abusos sexuales.

"De nuevo, acepto que, desde el momento en que me convertí en obispo auxiliar, debería haber confrontado la cultura prevalente. Una vez más, pido perdón a todos" los afectados y sus familias. "Sé que las palabras de disculpa no son suficientes", concluye la nota.

Por su parte, el primado de la Iglesia Católica irlandesa, el cardenal Séan Brady, ha agradecido la contribución que supone esta dimisión en la Conferencia Episcopal.

"Se echará de menos la visión e innovador enfoque del obispo Moriarty en su trabajo en la Conferencia Episcopal, así como su gran experiencia y sabiduría pastoral", ha indicado Brady en un comunicado.

Este mismo jueves se ha conocido la dimisión de otro obispo, en este caso de Augsburgo, por haber maltratado físicamente a menores.

Noticias

anterior siguiente