Enlaces accesibilidad

Airbus A380: el gigante aéreo cumple cinco años

  • Es el avión de pasajeros más grande del mundo
  • Sin embargo, puede operar desde cualquier gran aeropuerto
  • Airbus necesita aún duplicar sus ventas para no perder dinero con él

Por
El Airbus A380 tiene la misma longitud que ocho autobuses londinenses de dos pisos y tiene en sus alas el suficiente espacio como para aparcar 70 coches.
El Airbus A380 tiene la misma longitud que ocho autobuses londinenses de dos pisos y tiene en sus alas el suficiente espacio como para aparcar 70 coches. Mark Lennihan

El gigante, en cifras

- El A380 mide 15 metros más de ancho, cuatro más de alto y dos más de largo que el jumbo 747 de Boeing. Además, el A380 pesa 11 toneladas más.

- El Airbus A380 tiene la misma longitud que ocho autobuses londinenses de dos pisos y tiene en sus alas el suficiente espacio como para aparcar 70 coches.

- El A380 podrá sentar a 555 pasajeros en primera clase, business y turista. Un 747 puede llevar 416 asientos.

- Un A380 sólo para clase económica podría transportar 853 pasajeros en lugar de los 568 de un 747.

- El despegue de cuatro A380 con sus motores Rolls-Royce Trent 900 generarían más propulsión que 3.500 coches.

- El A380 tiene 16 puertas para pasajeros y vías de escape en ambas plantas.

- Su tamaño sólo es superado por el avión de carga de seis motores Antonov An-225 Mriya, del cual sólo se han construido dos unidades. Diseñado para transportar cohetes para la Unión Soviética, el An-225 tiene 11 metros más de largo y 8 metros más de ancho pero no es tan alto como el A380.

Anunciado en el Salón Internacional de Farnborough de 1990, hoy se cumplen cinco años de la presentación en las instalaciones de Airbus en Toulouse del primer prototipo del A380, prototipo que despegó en su primer vuelo a las 10:29 del 27 de abril de ese mismo año.

Con unas medidas de 73 metros de largo, 79,75 de envergadura, y 24,1 de altura, y un peso al despegue máximo de 560.000 kilogramos, el A380 es el avión de pasajeros más grande del mundo, aunque se queda casi pequeño frente al Antonov An-225 Mriya, un avión de carga que es en la actualidad el mayor avión del mundo.

Está certificado para llevar un máximo de 853 pasajeros en una configuración de clase única a una distancia de hasta 12.500 kilómetros, aunque las aerolíneas que ya lo han puesto en servicio, Singapore Airlines, Emirates, Qantas y Air France, han optado por configuraciones más estándar de tres clases en las que la capacidad es de unos 525 pasajeros.

Su gran peculiaridad es que es el primer avión en el que el pasaje se distribuye en dos cubiertas que ocupan toda la longitud del avión, a diferencia del Boeing 747, que aunque también tiene dos cubiertas la superior es de longitud reducida.

Sin embargo, a pesar de estas cifras, el A380 puede despegar y aterrizar desde cualquier pista en la que pueda hacerlo un Boeing 747, pues su tren de aterrizaje de 22 ruedas hace que el peso que soporte cada una sea menor que en el caso del 747.

Sí es cierto sin embargo que en algunos casos puede ser necesario modificar la señalización y las luces de estas para protegerlas de los efectos del escape de los motores del avión, en especial en el caso de los dos exteriores, ya que pueden quedar más allá de los bordes de las pistas de rodadura. También es necesario que los vehículos de servicio del aeropuerto puedan llegar hasta la altura de la cubierta superior, y que los tractores de remolque que se usan para moverlo sean capaces de manejar su peso.

Si el aeropuerto dispone además de una pasarela extra a la altura adecuada para que los pasajeros entren directamente en la cubierta superior se agilizan las operaciones de embarque y desembarque, aunque no es estrictamente necesario disponer de ella.

Lujo y confort

El avión está diseñado además para ofrecer una sensación de confort mayor de la habitual teniendo en cuenta que su utilización habitual será en vuelos largos.

El ruido es hasta un 50% menor que en otros aviones y ofrece más espacio por pasajero

Para ello el nivel de ruido en el interior de la cabina de pasajeros es hasta un 50% menor que en otros aviones, tanto gracias a un mejor aislamiento como a unos motores más silenciosos, mientras que el nivel de presurización es el equivalente a una altura de unos 1.500 metros frente a los aproximadamente 2.400 habituales.

Además, dado el gran tamaño de su fuselaje, ofrece más superficie y volumen de cabina por pasajero que un 747, y para los pasajeros que pagan billetes en primera clase o en business las aerolíneas que lo operan ofrecen lujosísimas cabinas individuales.

Tres millones de pasajeros

Tras el correspondiente periodo de pruebas en vuelo y obtener el certificado de tipo de las autoridades aeronáuticas que permite su uso comercial, el primer avión en ser entregado fue el matriculado 9V-SKA, entregado a Singapore Airlines el 15 de octubre de 2007, cuyo primer vuelo con pasajeros, para el que se subastaron un número de plazas con fines benéficos, tuvo lugar el 25 de octubre de 2007 entre Singapur y Sydney.

Desde entonces Airbus ha entregado un total de 24 aviones, y aunque al principio algunas unidades tuvieron algunos problemas técnicos inesperados, lo cual es normal siempre que entra en servicio un nuevo modelo de avión, ya hace tiempo que han superado la barrera de los tres millones de pasajeros transportados.

Desde Singapore Airlines han confirmado además un ahorro de un 20 por ciento frente a un 747 en cuanto a gastos de combustible por pasajero, superior incluso al proyectado por Airbus de un 15%.

Desarrollo futuro y competencia

El fabricante tiene ahora mismo planeado un modelo más del A380, una versión de carga denominada A380-800F, y se habla de la posibilidad de que llegue a desarrollar un modelo alargado que podría acomodar unos 960 pasajeros en una configuración de clase única y que probablemente recibiría la denominación A380-900.

Pero más allá del éxito que ha tenido demostrando que técnicamente era un proyecto viable, Airbus necesita aún acumular más ventas del A380 no ya para ganar dinero con él sino para no perderlo.

Airbus tiene en la actualidad una cartera de 202 pedidos para el A380, y aunque en su momento se estimó que con la venta de 270 unidades alcanzaría el punto de equilibrio, los retrasos sufridos en el proyecto y la caída del dólar frente al euro hicieron que esa cifra fuera revisada a 420 aviones, cifra que en abril de 2007 el presidente de Airbus dijo que había aumentado, aunque sin concretarla.

Habrá que ver si la apuesta de Airbus por un gran avión capaz de transportar más pasajeros de una sola tacada entre grandes aeropuertos que luego actuarán como distribuidores para vuelos en aviones más pequeños que llevarán al pasajero a su destino final es la adecuada, o bien si el mercado se decanta por un avión con una capacidad más reducida pero pensado para volar a aeropuertos más pequeños ofreciendo rutas punto a punto sin escalas intermedias.

La competencia está en el Boeing 787 que se espera que entre en servicio a finales de año

La competencia en este campo estará en el Boeing 787, cuyo primer prototipo voló tras dos años de retrasos el pasado 15 de diciembre de 2009 y se espera que entre en servicio a finales de este año con ANA, pues aunque el Boeing 747 se sigue fabricando y tiene una capacidad incluso algo mayor, la idea del 787 es ofrecer unos costes de operación menores gracias al uso intensivo de materiales compuestos (más ligeros), una aerodinámica avanzada, y unos nuevos motores de muy bajo consumo.

En este sentido, la compañía está asegurando su posición en ese segmento de mercado con el A350, su modelo más reciente, todavía en desarrollo, pero que además de competir con el 787 podría meterse en las ventas de su hermano mayor.

Solo el tiempo dirá si Airbus ha acertado con el A380, pero desde luego es impresionante ver uno de ellos en vuelo, y una demostración palpable de los enormes avances habidos en el campo de la aeronáutica en poco más de cien años desde que los primeros aviones apenas eran capaces de levantar el peso de su piloto del suelo.

Noticias

anterior siguiente