Enlaces accesibilidad

Irán sopesa un preacuerdo histórico para enriquecer su uranio en el extranjero

  • El OIEA ha enviado una propuesta para que se enriquezcan 1,2 toneladas
  • Irían a Rusia primero y luego a Francia, que lo convertiría en combustible
  • Luego se devolvería a Irán, que lo usaría con fines médicos
  • Ahora Irán tiene hasta el viernes para aceptar la propuesta
  • El uranio sería enviado de aquí a finales de 2009 

Por

Irán y las potencias occidentales han alcanzado un preacuerdo para enriquecer el 80% de las reservas de uranio en el exterior en base a una propuesta presentada por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) que ahora tendrá que ratificar el gobierno de los ayatolás antes del próximo viernes.

Según los detalles del proyecto, filtrados por el gobierno francés, que ya le ha dado su visto bueno, se trataría de la salida de irán de 1,2 de las 1,5 toneladas de uranio enriquecido que hay en el país de los ayatolás antes de final de año.

El uranio irá al OIEA, que luego lo enviaría a Rusia, donde sería enriquecido y posteriormente sería trasladado a Francia, donde se convertiría en combustible para uso médico que alimentaría un reactor nuclear que tiene el país iraní desde antes de la Revolución Islámica de 1979.

Este uranio tendría el enriquecimiento necesario para poner en marcha el reactor pero no para fabricar una bomba, lo que tranquilizaría de manera considerable los temores occidentales sobre el programa nuclear iraní.

"El proyecto conviene a todo el mundo, lo que queda por saber es si los iraníes quieren aceptar", han añadido fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores francés.

Propuesta "equilibrada"

"He puesto en circulación una propuesta de acuerdo que a mi juicio refleja de manera equilibrada cómo avanzar en las negociaciones", ha declarado a los periodistas el director general del OIEA, Mohamed El Baradei.

"Todo el mundo en estas conversaciones trata de mirar al futuro, no al pasado, y cicatrizar las heridas que existían durante mucho años. Este acuerdo debería abrir un espacio para las negociaciones", ha añadido el diplomático.

Por su parte, el jefe de la delegación iraní, Ali Asghar Sultaniyeh, no ha querido responder a las preguntas de si su país respaldará el acuerdo y ha precisado que se estudiará "al detalle" antes de su posible aprobación.

Concluyen así dos días y medio de negociaciones, que se ha reanudado este miércoles después de que el martes quedará detenida por las reticencias de Teherán hacia París.

La reunión se consideraba un termómetro sobre la predisposición de Teherán para alcanzar compromisos, después de su encuentro con el denominado Grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China más Alemania) el primero de octubre en Ginebra.

Los retrasos comenzaron a producirse el martes después de que el ministro iraní de Exteriores, Manoucher Mottaki, dijese en Teherán que "no hay necesidad de que Francia esté presente" en las negociaciones y otras fuentes iraníes calificaran a París de un socio que carece de fiabilidad en el suministro atómico.

De hecho, fuentes diplomáticas occidentales reconocieron que la presencia de Francia en la negociación eran "un factor de trastorno que puede enrarecer el clima".

Noticias

anterior siguiente