Enlaces accesibilidad

'La clase', simplemente un trozo de vida

Por
"La clase", la realidad vuelve a ser protagonista en la gran pantalla
"Esta película contesta a quienes hablan de los jóvenes sin conocerlos, quienes les juzgan y creen que sólo tienen mierda en el cerebro", dijo Laurent Cantet, el director de La clase, al presentarla en el Festival de Cannes de 2008, donde se llevó la Palma de Oro.

¿Y qué cuenta la Palma de Oro? Pues historia, historia, no tiene. La que cualquiera de nosotros tuvo en cualquier año de su enseñanza secundaria en el instituto. Una serie de episodios fragmentarios cuyo hilo argumental son unos personajes palpitantes de vida. Que enganchan.

Además, esta magnífica película ofrece, aunque no lo busca, respuestas complejas a cuestiones complejas. Aunque a la vez terriblemente cotidianas.

Si no original en su estilo documental, La clase sí lo es en buena medida en la absoluta ausencia de glucosa que un tema como este ofrece al guionista y al director (basta pensar en Mentes peligrosas, El club de los poetas muertos, Profesor Holland...). Donde otras películas sobre educación a jóvenes en plena edad del pavo ofrecen resultados quizá emocionantes pero irreales, La clase se enfrenta a la realidad de una juventud multicultural y llena de conflictos con optimismo y sin miedos. Porque parece ser consciente de que cuando termine la película, la vida real sigue. Y ahi no valen recetas fáciles.

¿Que ya se vio en Hoy empieza todo, de Bertrand Tavernier? La autenticidad de La clase quizá resida en que, frente al cine de denuncia, él no pretende dar lecciones a nadie, y menos a sus alumnos... esto es, a sus espectadores.

Si no fuese porque la cinta de Laurent Cantet tiene que enfrentarse a Vals con Bashir, película arriesgada que está recibiendo la aclamación de la crítica, el resultado habría sido indiscutible.

Eso sí, el mano a mano entre franceses e israelíes está posiblemente muy por encima del que protagonizan las cinco nominadas en la categoría de Mejor Película.

Pero esto es Hollywood y, en lo referente a premiar al mejor cine, las cosas no siempre acaban con un final feliz.


<< Volver a la portada de candidatos del Especial Oscar 2009

Noticias

anterior siguiente