Enlaces accesibilidad

Antonio Basagoiti, el equilibrista

  • Supo mantenerse en una perfecta equidistancia entre San Gil y Rajoy
  • Relevó a la ex presidenta del PP tras su abandono de la política
  • Se autoproclamó como el candidato de la "unidad y el consenso"
  • En ocasiones se ha desmarcado de su partido para moderar su discurso
  • Ve con buenos ojos un pacto entre PP y PSOE tras las elecciones vascas
  • Ha sido objetivo de ETA y han atentado contra un familiar suyo
  • Bilbao ha sido su cuna política desde los 25 años

Por
Elección en julio de 2008 de Antonio Basagoiti como presidente del PP del País Vasco
El día después de ser elegido presidente del Partido Popular en el País Vasco, Antonio Basagoiti, hizo toda una declaración de intenciones. Su objetivo, a partir de ese momento, sería derrocar a Ibarretxe del Gobierno de esa comunidad autónoma. Lo tiene difícil en las próximas elecciones del 1 de marzo a juzgar por los sondeos, que anticipan una lucha encarnizada entre el actual lehendakari y el candidato del PSE, Patxi López. 

El candidato popular se convirtió en el máximo líder del PP vasco, después de que su antecesora en el cargo, María San Gil, abandonase la política por discrepancias con la dirección nacional.  Este político, licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, supo entonces mantener un sutil equilibrio entre el presidente del PP, Mariano Rajoy, al que siempre ha apoyado, y María San Gil, todo un emblema en el partido, a la que siempre ha mostrado su respeto.

Fue elegido presidente del PP vasco con el 82,3% de los votos y se autoproclamó "el candidato de la unidad y el consenso". Con 38 años y una carrera política vinculada a Bilbao, Basagoiti se dispone a dar ahora la sorpresa en los próximos comicios y superar ese tercer puesto al que el PP está relegado en el Parlamento Vasco, después del PNV y el PSE. 

Menos 'duro' que San Gil

Con un perfil menos duro que la anterior presidenta del PP vasco, Basagoiti no dudó en desmarcarse de su partido para moderar su discurso antinacionalista. Desde el principio dijo que su objetivo era romper estereotipos y acercarse a la sociedad vasca. Aboga además por marcar una línea política en el País Vasco sin presiones de Génova, a pesar de ser miembro de la Junta Directiva Nacional del PP.

Perteneciente a una familia de destacados empresarios (su padre fue presidente de Unión Fenosa), Basagoiti consiguió poner orden en su propia formación y ahora quiere ofrecer una alternativa de Gobierno en Euskadi pidiendo a los vascos que abran los ojos

Bajo el lema "Hay solución, tú decides", Basagoiti lanza sus propuestas electorales presentándose como la alternativa a la radicalidad de los nacionalistas. El candidato a lehendakari no cierra las puertas a un Gobierno en coalición con el PSOE pero ve difícil esta opción porque el candidato socialista, Patxi López, no ve con buenos ojos esta opción.

Bilbao, su cuna política

Su tía, la política Ascensión Pastor, fue la culpable de que Basagoiti, que había trabajado en la banca, entrara en política con tan sólo 25 años. Le incluyó en su candidatura a la alcaldía de Bilbao en 1995, año en el que comenzó su militancia en el PP.

Desde ese año hasta 1997 fue concejal en este consistorio. Hubo un paréntesis en su carrera política que le llevó a Madrid. En 1998 fue nombrado director del Instituto General de la Juventud. Abandonó ese puesto un año después al ser designado candidato a la alcaldía de Bilbao. Se convirtió en el portavoz popular en el Ayuntamiento y en vicesecretario general del PP, la mano derecha de San Gil.

Entre 2004 y 2008 fue presidente del PP en Vizcaya, antes de ser elegido, el año pasado, el número uno de la formación en el País Vasco.  

Objetivo de ETA

En septiembre de 1997, en una operación de la Guardia Civil contra el Comando Vizcaya de ETA, los agentes encontraron información minuciosa sobre él y entonces presidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, contra quienes la banda terrorista pensaba atentar.

Cuatro años más tarde, un artefacto explosivo detonó en la puerta de la vivienda que un familiar de Basagoiti tiene en la localidad vizcaína de Bakio. 

En más de una ocasión ha revelado que uno de sus sueños es poder defender las ideas sin guardaespaldas. Cree que todavía hay mucho miedo en el País Vasco y que queda mucho para conseguir una libertad real. 

Gustos y aficiones

Casado y con dos hijas, Basagoiti es un apasionado de las motos, el golf y el cine español. Visita con frecuencia San Mamés para ver los partidos de su club del alma, el Athletic de Bilbao. 

Le gustan las series policiacas de televisión y la música de La Oreja de Van Gogh, Kepa Junkera y Mikel Erentxun, entre otros. Entre sus lecturas fundamentales está el Estatuto de Guernika. "Para mi es una lectura fundamental que además se firmó el mismo día de mi cumpleaños, el 28 de octubre". 

Noticias

anterior siguiente