Enlaces accesibilidad

Condenado a la extinción porque el calor acabará con las hembras

  • Un reptil neozelandés, el tuátara, se extinguirá en 85 años por el cambio climático
  • El aumento de la temperatura impedirá que nazcan nuevas hembras
  • Un estudio australiano permite analizar las consecuencias del cambio climático en réptiles
  • Otro estudio alerta de que las especies en peligro podrían superar las estimadas

Por

El aumento de las temperaturas provocado por el cambio climático podría llevar a ciertos reptiles, como el tuátara (Sphenodon spp.), a la extinción en unas décadas, ya que el calor impediría que nacieran hembras, según un estudio de la Universidad de Australia Occidental, en Perth.

Los científicos australianos, según publica Proceedings of the Royal Society B y recoge Nature, han creado un modelo informático que permite predecir las consecuencias de un aumento de cuatro grados centígrados en la temperatura media de las zonas de cría del tuátara, un reptil de aspecto similar a la iguana que habita en una treintena de pequeñas islas de Nueva Zelanda.

Como en otros reptiles, la determinación del sexo de las crías de tuátara se produce en función de la temperatura del entorno: cuando el desarrollo tiene lugar en temperaturas superiores a los 21,5 grados centígrados, la cría de tuátara es un macho.

Extinguido en 85 años

El equipo científico encabezado por Nicola Mitchell ha creado mapas digitales de las zonas donde vive el tuátara, en concreto de 52 lugares de cría en North Brother Island, cerca del estrecho de Cook, y han simulado os efectos del aumento de la temperatura media. "Integrando el clima y la fisiología del animal, somos capaces de hacer predicciones espaciales explícitas en un determinado punto de la isla", explica Mitchell. "Podemos decir: si este es el clima, esto es lo que ocurrirá en este punto determinado".

Lo que ocurrirá es que el tuátara se extinguirá en 85 años, dado que no nacerán hembras, que ha sido liquidado por los depredadores en otros habitats y que se cree que no tiene posibilidades de adaptarse a climas más fríos.

"Desde mediados de los 90, se ha estado hablando de la vulnerabilidad de los reptiles al cambio climático, ya que la determinación de su sexo depende de la temperatura. Pero nadie había sido capaz de crear un modelo de esta complejidad hasta ahora", destaca Mitchell. El modelo de la universidad australiana puede ser aplicado a otras especies en peligro de extinción, como las tortugas marinas.

Más especies en peligro

A este respecto, Nature publica otro estudio relacionado con las especies en peligro de extinción que señala que las estimaciones de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN), que hablan de más de 16.000 especies amenazadas, podrían subestimar las cifras reales, según AFP.

El director del estudio de la Universidad de Colorado, Brett Melbourne, resalta que "poblaciones bastante importantes consideradas hasta ahora como relativamente a salvo podrían estar en peligro".

Según la UICN, está amenazado un mamífero de cada cuatro, un ave de cada ocho y un tercio de los anfibios. Sin embargo, para determinar el riesgo de extinción se emplean dos criterios: el número de ejemplares en libertad y las condiciones ambientales, como la deforestación, los cambios en la temperatura o las precipitaciones.

El estudio estadounidense, sin embargo, asegura que es necesario tener en cuenta también el ratio machos-hembras, así como la tasa de fecundidad y de mortalidad en una población, por lo que el número de especies amenazadas podría ser más elevado.

Noticias

anterior siguiente