Enlaces accesibilidad
Champions League | Barça 0-0 Benfica

El Barça no pasa del empate ante el Benfica y se la jugará al todo o nada en Múnich

  • La victoria daba el pase a octavos matemático a los culés, pero siguen dependiendo de sí mismos
  • Así hemos contado el FC Barcelona 0-0 Benfica de Champions League, en RTVE.es

Por
El Barça no pasa del empate ante el Benfica y se la jugará al todo o nada en Múnich

Ficha técnica:

FC Barcelona: Ter Stegen; Piqué, Araujo (Eric Garcia, min.86), Lenglet (Dest, min.86); Busquets, F. De Jong; Demir (Dembélé, min.66), Nico, Gavi, Jordi Alba; y Memphis.

Benfica: Odysseas; Almeida, Otamendi, Vertonghen; Gilberto, Weigl, Joao Mario (Taarabt, min.59), Grimaldo (Seferovic, min.81); Everton (Pizzi, min.70), Yaremchuk (Darwin Núñez, min.59) y Rafa Silva (Lázaro, min.70).

Árbitro: Sergei Karasev (RUS). Amonestó a Piqué (min.49) en el FC Barcelona y a Grimaldo (min.36), Joao Mario (min.49), Odysseas (min.92), Taarabt (min.95) en el Benfica.

Estadio: Camp Nou, 49.572 espectadores.

El FC Barcelona empata sin goles en casa ante el Benfica (0-0), pero sigue con opciones de pasar a octavos de la Champions League. El resultado les permite depender de sí mismos en la última jornada, en la que visitan a un Bayern Múnich ya clasificado, mientras que los lisboetas reciben al Dinamo de Kiev.

El conjunto culé salió al partido sabedor de que tenía el pase en su mano, puesto que una victoria le daba la clasificación matemática. Presión desde el pitido inicial y control de la posesión.

Las llegadas se fueron convirtiendo en ocasiones y pasado el minuto 20 llegaron las más claras para el Barça, primero en las botas de Gavi, quien la mandó por encima del larguero, y luego en las de Jordi Alba, detenida por el portero.

Pero el Benfica no le había perdido la vista al partido, conocedor de sus propias opciones. Primero Ter Stegen detuvo el cabezazo de Yaremchuk en un saque de esquina, más bien se lo encontró, y en el siguiente el árbitro anuló el gol de Otamendi por haber salido previamente el balón.

No subió al marcador, pero fueron unos minutos de angustia que apagaron un tanto la euforia inicial del público del Camp Nou. Este volvió a ilusionarse al filo del descanso con la rosca desde el pico del área del joven Demir, que se estrelló en la cruceta.

El extremo derecho era de los más aclamados junto a Nico González y Gavi, las tres perlas de la cantera azulgrana por las que apostó Xavi Hernández en el once titular. Solo faltaban Pedri, el flamante Golden Boy, y Ansu Fati, ambos lesionados.

Jorge Jesús leyó la cartilla a los suyos en el vestuario y el Benfica salió con otro aire en la segunda parte, atreviéndose a disputar el balón al Barça.

Incluso en defensa se mostraron más concentrados, como el argentino Otamendi para recuperar el terreno e impedir el remate claro de Memphis Depay. Fue justo antes del doble cambio en el que entraron Darwin Núñez y Taarabt por las 'águilas'.

Núñez trató de desbordar a los centrales azulgrana con velocidad, que era precisamente lo que le faltaba al Barça en la segunda parte. Por eso Xavi hizo entrar a Dembélé por Demir, uno de los que más desgaste acumulaba. Aclamado el 'Mosquito' en su reaparición en casa.

Dos equipos extenuados

El extremo francés, en una de sus llegadas, le puso el balón a Frenkie de Jong en la cabeza y este obligó a Vlachodimos a estirarse en una de las escasas ocasiones de la segunda parte. Jorge Jesús trató de reaccionar con otro doble cambio: Lázaro y Pizzi.

Para los últimos diez minutos metió el técnico visitante más mordiente con Seferovic por Grimaldo, mientras que Xavi seguía con solo un recambio sobre el césped y hacía calentar a Sergiño Dest. Y algunos iban justos de gasolina.

No era el caso de Araújo, colosal en defensa y que celebró por segundos un gol, que habría dado el pase a octavos de no estar en fuera de juego. En la celebración le dio un calambre y dejó a su equipo con diez momentáneamente.

Entraron Dest y Eric García por Lenglet y el propio Araújo. El Benfica veía como bueno el empate en los últimos cinco minutos y trataba de contener las acometidas del Barça acusando también el esfuerzo físico algunos futbolistas.

Una veintena de hombres acalambrados, menos Dembélé y Otamendi, que todavía se midieron en una carrera en el tiempo añadido en la que el central argentino rebañó el balón al extremo francés.

Pero aún más increíble fue el fallo de Seferovic en una contra con Ter Stegen ya batido. La tuvo ahí el Benfica y todavía el Barça puede soñar con la hazaña en Múnich.

Deportes

anterior siguiente
-->