Enlaces accesibilidad
Vela

Las clases dobles de la vela olímpica española vuelven al agua

  • España tiene clasificadas para Tokio, por el momento, a siete de las diez clases

Por

El CEAR de vela Príncipe Felipe de Santander está de enhorabuena, ya que los regatistas del las clases dobles del equipo olímpico español de velaUna las primeras duplas en llegar a la capital cántabra fue la formada por Jordi Xammar y Nicolás Rodríguez y enseguida se pusieron manos a la obra.

Después de más de setenta días sin navegar juntos el reencuentro con el agua se convirtió en un día de fiesta para los que serán nuestros representantes en la clase 470 en los Juegos de Tokio.  "Nos tuvieron que frenar, ya que no se puede empezar muy duro",  confiesa Jordi Xammar a RTVE. Por su parte para su compañero Nicolás Rodríguez "fue una sensación de liberación, una plenitud".

Fue una sensación de libertad

El confinamiento lo han vivido con kilómetros de por medio. Xammar estuvo en Granada, donde incluso hizo sus pinitos en el windsurf en el embalse de Rules, y Rodríguez en Madrid.

Tokio en el horizonte

Los Juegos de Tokio son el principal objetivo de los componentes del equipo español.  "Si me tuvieses que preguntar un sitio en el que tenga que jugarme lo más importante de mi vida, te diría ahora mismo que allí", lo dice Nicolás Rodríguez. "Los estamos preparando muy bien. Nos estamos dejando la piel todos los días" en palabras de Jordi Xammar.

Nos estamos dejando la piel todos los días

España tiene, por el momento, siete de las diez clases olímpicas clasificadas para los Juegos del próximo año y en el caso de Xammar y Rodríguez, que comenzaron a navegar juntos tras Río 2016, su crecimiento no ha parado desde entonces. Bronce en el Mundial de 2018 y plata en el de 2019 en Enoshima, el escenario de la cita olímpica de 2021. En enero de este año revalidaron el título en la Copa del Mundo de Miami.

Ambiciosos, trabajadores y constantes: "Ahora estamos número dos del ránking mundial y esa línea ascendente tiene que seguir hasta intentar coger al uno". Por eso no paran de formarse y durante el confinamiento el trabajo fuera del agua afirman que les permitirá convertirse en regatistas más completos