Enlaces accesibilidad
Copa del Rey | UD Ibiza 1 - 2 FC Barcelona

El Barça sufre más de la cuenta para ganar a un Ibiza impecable

Por
 Antoine Griezmann, delantero del FC Barcelona, celebra uno de sus goles frente al Ibiza en Copa del Rey
Antoine Griezmann, delantero del FC Barcelona, celebra uno de sus goles frente al Ibiza en Copa del Rey AFP

- Ficha técnica:
1 - UD Ibiza: Germán; Kike López, Gonzalo, Mariano Gómez, Grimá; Javi Pérez, Nuñez, Javi Lara (Sibo, min. 76); Caballé (Carbiá, min. 85), Rodado (Mendoza, min, 72), Raí.
2 FC Barcelona: Neto; Semedo, Lenglet, Junior; Sergi Roberto, De Jong, Rakitic (Arturo Vidal min. 81), Riqui Puig (Arthur Melo, min. 70); Ansu Fati, Griezmann, Carles Pérez (Jordi Alba, min. 58).
Goles: 1-0, min. 9: Javi Pérez; 1-1, min. 72: Griezmann; 1-2, min. 94: Griezmann.
 

El FC Barcelona logra el pase a octavos de la Copa del Rey sufriendo en exceso ante un Ibiza impecable en defensa. Los ibizencos tiraron de orgullo durante la primera parte y se pusieron por delante en el marcador, anulando completamente a los culés. Sin embargo, en la segunda parte, Griezzmann se encargaría de acabar con las esperanzas del Ibiza, dando la vuelta al marcador.

El Barça ha excedido en posesión durante todo el encuentro demorando el primer disparo a puerta hasta el minuto 68.

[Así hemos contado el UD Ibiza 1 - 2 FC Barcelona]

El Ibiza puso nervioso a un Barcelona con exceso de posesión

La alegría que inundó Can Misses hace unos días con el emparejamiento del Barça en la Copa del Rey se iba a quedar muy corta, comparado con la primera parte del Ibiza.

Tan sólo 10 minutos hicieron falta para hacer inolvidable la la noche de Javi Pérez y de los aficionados del conjunto ibizenco. El alcarreño fue el encargado de multiplicar la emoción del Ibiza con el primer gol del encuentro.

Can Misses, un estadio de tan sólo 4.500 espectadores, apretaba como si fueran el doble de espectadores al grito de “Sí se puede”. Un Segunda B estaba sacándole los colores al actual líder de Primera División.

No se esperaba dominio por parte del Ibiza, de eso ya se encargaba el Barça, con posesiones largas (casi 400 pases en la primera parte) pero sin llegar a hacer ningún disparo a puerta en los primeros 45 minutos. Tampoco es que le hiciera falta dominar a los ibizencos para hacer temblar a los aficionados culés con el segundo tanto, que no subiría al marcador por falta.

Y el Barça despertó

Misma sintonía para ambos equipos durante el inicio de la segunda parte. Los controles largos de los culés seguían sin encontrar la profundidad necesaria. 68 minutos tuvieron que pasar para ver el primer disparo del Barça.

La presión y los fantasmas empezaban a rondar por las cabezas de los culés. Llegó un momento de lucidez, nacido de las botas de De Jong, para dejar a Griezmann frente a frente con el portero ibizenco y hacer el primer gol del Barça. Más celebrado con rabia que con alegría.

Los minutos corrían en contra de ambos equipos. El Barça se jugaba el prestigio y el Ibiza el orgullo. La grada de Can Misses lo sabía y continuaba entonando el “Sí se puede”. Pero no se pudo. En el tiempo de descuento, Griezmann, de nuevo, sería el encargado de sellar el pase a octavos, rematando a un Ibiza que le había plantado cara al Barça.

Deportes

anterior siguiente