Enlaces accesibilidad
Vuelta a España 2011 | Etapa 20

Bennati se trabaja la etapa y gana en Vitoria

Por
Cobo sale de Euskadi con la misma renta

Otro día más que pasa como líder Juanjo Cobo y la Vuelta que abandona una de las regiones en las que mejor ha sido recibida, País Vasco. La victoria en la meta de Vitoria se la ha llevado un corredor que se la trabajó desde lejos pero que hasta el sprint masivo no pudo certificarla, el italiano del Leopard Daniele Benatti. [Clasificaciones]

Si la llegada de la Vuelta 2011 a Bilbao fue ejemplar en cuanto a público, la salida desde la capital vizcaína no ha sido menos. Ha sido una salida como las que acostumbramos a ver en el Tour de Francia.

El corredor transalpino se metió primero en la numerosa escapada del día que fue neutralizada en Urkiola. Era el corredor a priori más rápido de los que quedaban en el pelotón y su equipo se propuso evitar las escapadas para llegar al sprint en Vitoria. Allí se impuso por delante de sus compatriotas Enrico Gasparotto (Astana) y Damiano Caruso (Liquigas).

El velocista italiano Daniele Bennati (Leopard-Trek) se ha adjudicado la vigésima y penúltima etapa de la Vuelta España, disputada entre Bilbao y Victoria en 185 kilómetros de recorrido, imponiéndose con claridad en la llegada al sprint mientras que Juan José Cobo (Geox) no ha tenido problemas para mantener el maillot rojo y llegará como líder a Madrid.

Esos trece segundos que separan al líder Cobo del segundo, Froome, estuvieron de nuevo en riesgo en esta 20ª etapa. Había sprints intermedios bonificados y todo el mundo se esperaba que el Sky intentara algún movimiento pero lo que nadie se esperaba es que cometiera un fallo tan garrafal como el que tuvieron a falta de 20 kilómetros para meta.

Froome ataca a 20 kilómetros de meta. Aceleró en lugar erróneo para bonificar en la pancarta que señalaba que quedaban 20 kilómetros para meta. Enseguida se dio cuenta que se había equivocado.

En las primeras rampas de la última ascensión al día, Urkiola, el pelotón se acercó a los más de treinta corredores que iban en fuga. En la fuga iba el asturiano Carlos Barredo que "cansado de que se metan hombres en las fugas que luego no trabajan", se escapó solo en cabeza cuando faltaban seis kilómetros de puerto. Barredo coronó con 36'' de ventaja sobre los perseguidores y con 1'37'' con el pelotón.

El ciclista asturiano del equipo Rabobank lo intentó con todo para poder regalarle la victoria de etapa a su madre en su cumpleaños. Barredo ha tenido que conformarse con el premio a la combatividad.

El Urkiola no hubo batalla entre los favoritos. Froome no se movía, Cobo a su rueda por si acaso. El punto caliente que quedaba era el sprint bonificado que había sido instalado en la localidad de Arroiabe, a 16 kilómetros de la meta. Pero antes de llegar a él, en la pancarta de los 20, Froome cambió el ritmo haciendo pensar a todos que pensaba en hacer un ataque desde lejos hasta que se le vio parar tras el paso del cartel, se había equivocado.

El compañero de Cobo, Carlos Sastre, demostró su veteranía y su sacrificio una vez más al aprovechar el acelerón de froome para irse por delante del pelotón. La bonificación a disputar en Arroiabe entre Froome y Cobo sería solo de ocho segundos. Acción magistral la del vencedor del Tour 2008 que llegó incluso a coger a Barredo, ver como este se rendía, y quedarse solo en cabeza.

Sastre resistió hasta que le echaron encima los equipos de los sprinters. El Leopard y el Astana invirtieron tiempo y kilómetros en propiciar la llegada masiva. Era un día idóneo para que se resolviera por velocidad. 

¿Paseo triunfal en Madrid?

Normalmente las últimas etapas de las grandes vueltas sirven para rendir homenaje al ganador pero la renta escasa que separa en esta edición al líder y al segundo clasificado hacen que se ponga en duda dicho homenaje. El británico Christopher Froome todavía mantiene opciones matemáticas de desbancar el último día al español Juanjo Cobo del liderato pero para eso necesitaría sumar varias bonificaciones. El máximo de segundos que podría recuperar Froome serían treinta y dos, tendría que ganar los dos sprints especiales, ganar la etapa y que el cántabro no se anotase ninguno.

La vigésima primera y última etapa de la 66ª Vuelta a España se disputará entre el Circuito del Jarama y Madrid, con un recorrido de 95,6 kilómetros, será la gran oportunidad que tendrán los velocistas para despedir la carrera desde el podio.

En una edición en la que las opciones de llegadas claras para los esprinters han brillado por su ausencia, el final en la capital de España es la más clara de los 3.330 kilómetros que han realizado desde que tomaron la salida en Madrid.

Deportes

anterior siguiente