Enlaces accesibilidad

La plata más amarga

  • Los de Rafa Aguilar pierden por 13-14 en la tanda de penaltis contra Serbia
  • Serbia consuma la revancha de aquella tanda del Mundial de Melbourne'07
  • Xavier García, con 5 goles, un gigante que alargó el sueño
  • Con ésta de plata, España suma once medallas en el Mundial de Roma
  • <<Sigue todo el Mundial de Natación de Roma en nuestro especial>>

Enlaces relacionados

Por
España, con la miel en los labios
¡Qué final, qué barbaridad, qué cruel final! España estuvo a un paso del oro, de la gloria infinita, pero el infierno de los Balcanes entró en erupción y nos abrasó los dedos cuando acariciábamos ese premio con el que todo deportista sueña. Serbia sólo fue mejor que España desde el punto de penalti (7-6). Una España que alcanza una bella plata, en un Mundial para la historia. Bravo, héroes, por una enorme medalla.

Con un ambientazo en las gradas del Foro Itálico espectacular -más de 5.000 personas llenaron la noche acuática romana- comenzó la final con balón para Serbia y primera intervención de Aguilar. Buen augurio. Tras unos primeros minutos de nervios, primera expulsión favorable y ocasión fallida de Perrone, que aprovechó Udovicic de tiro lejano para poner el 1-0 en el marcador.

A tres del final del primer cuarto, Vallès se faja en dos metros con tres defensores serbios y provoca un penalti que transforma Xavier García (1-1). Pero el gran capitán serbio Vanja Udovicic, en superioridad, volvió a castigar a España. Posteriormente, el propio Udovicic se sacó de la nada un disparó desde 8 metros que nos dejó helados. Menos mal que contestó con otro golazo Xavier García para cerrar con 3-2.

Serbia adelantó su defensa y España ajustó la suya. Udovicic estaba haciendo daño y la batalla prometía épica. Los hombres de Rafa Aguilar se topaban con una defensa al boya terrible, aunque los de Dejan Udovicic tampoco encontraban huecos en el portal de Aguilar. Al fin llegó una superioridad, pero tampoco. Con 0-0 en el segundo cuarto se llegó al descanso.

Tuvo que ser un Xavier García enorme el que colocase el 3-3 dibujando la que podía ser la noche de su vida. Pero apareció el Filipovic de la semifinal para poner una vaselina imposible y adelantar a Serbia.

El problema era que España no lograba convertir las superioridades, algo que en una final se suele pagar muy caro. Y lo curioso es que Molina, en inferioridad, ponía de nuevo las tablas en este duelo de noctámbulos. Volvían los errores en superioridad -la tensión se cortaba con un cuchillo- pero el empate seguía siendo la tónica dominante.

Ocho minutos. Ocho minutos era el tiempo que faltaba para alcanzar el cielo. Filipovic (5-4) iba a poner muy cuesta arriba el camino, ayudado por un infranqueable Soro, que con tres paradas de mérito atascaba el ataque español. La superioridad de Serbia era vital de necesidad. Y Pijetlovic hacía un gol a ras del tiempo que iba a ser una auténtica losa (6-4).

Si España no obraba el milagro de remontar dos goles, en tres minutos todo habría acabado. Xavier García -¡su cuarto gol!- se empeñó en cambiar el oscuro destino y el público se vino arriba. Con 6-5 y robo en inferioridad, España tenía la oportunidad de forzar la prórroga. Todo o nada. A 11 segundos, la zurda de Xavi García provocó el éxtasis en el Foro Itálico. La gente pedía más batalla y la tenía: 6-6, con cinco goles de un Xavier García que salvó el primer match ball serbio.


Una prórroga de infarto que conduce a los penaltis

En la prórroga, Molina volvió a dar otro zarpazo para adelantar a España por vez primera y Serbia era ahora la que tenía que hacer el gasto. Pero los serbios dominan el arte del uno más y, por el centro, Radjen ponía un nuevo empate (7-7).

En el segundo tiempo suplementario, y todo por decidir, Rafa Aguilar tenía que construirse una estrategia en 37 segundos. Era el momento, la gran ocasión. Se marró y a Serbia le quedaban 10 segundos. Menos mal que a Filipovic se le fue a las nubes.

La suerte de los penalties estaba echada, buscando reeditar el bronce de Melbourne, aquél que inmortalizó a Mario García. Falló Molina, Filipovic gol, Xavier García gol, Udovicic gol, Español gol, Prlainovic para Aguilar, Mallarach al larguero, Aleksic gol, Perrone gol, Gocic para Aguilar, Molina gol, Filipovic gol, Xavier García gol, Udovicic gol, Español gol, Prlainovic gol, Mallarach para Soro, Aleksic gol.

Serbia explota y España llora desconsolada: 14-13. La guadaña nos estaba esperando escondida desde Melbourne 2007.


Ficha técnica

14. Serbia (3+0+1+2+1+0+7): Soro, Avramovic, Gocic, Udovicic (5), Gak, D. Pijetlovic (1), Nikic, Aleksic (2), Radjen (1), Filipovic (4), Prlainovic (1), Mitrovic, G. Pijetlovic.

13. España (2+0+2+2+1+0+6): Aguilar, M. García, Martín, Mallarach, Molina (3), Minguell, Gallego, Español (2), Vallès, Perrone (1), Iván Pérez, X. García (7), López-Pinedo.

Árbitros: B. Margeta (SLO) y M. Koganov (AZE).

Incidencias: Final del torneo de waterpolo de los Mundiales de Natación de Roma 2009 en el Foro Itálico. Lleno absoluto con 5.000 espectadores en las gradas.


Deportes

anterior siguiente