arriba Ir arriba

Arrancan los cuartos de final de la Eurocopa 2012 con el República Checa - Portugal Estadio Nacional de Varsovia. Cristiano Ronaldo, delantero luso, está 'con la canana preparada' ante un Cech, meta checo, líder junto a Rosicky de su selección. Los portugueses llegaron ayer a la capital polaca, y su líder, Cristiano Ronaldo, fue recibido por decenas de aficionados entre aplausos. En la Eurocopa del 2008 llegaron hasta los cuartos y ahora quieren más. Pero no sólo brilla Cristiano en las filas lusas, también está Coentrao, Pereira, Pepe y Nani. Por delante tendrán a uno de los mejores porteros del mundo, Petr Cech. La República Checa ha sido la gran sorpresa de los cuartos de final, y sus estrellas Rosicky, ya recuperado, Vaclav Pilar y Hubschman, llegan con muchas ganas. Ninguno de los dos equipos pudieron entrenarse ayer miércoles en el estadio por tal de proteger el cesped antes del partido. El vencedor del encuentro será rival en semifinales del ganador entre España y Francia.

España espera rival para cuartos de final de la Eurocopa, si superara esta ronda en semifinales se enfrentaría al ganador del República Checa - Portugal. Para los vecinos ibéricos la clasificación no ha sido un camino de rosas. Y no solo por haber tenido que superar el 'grupo de la muerte'. En el vestuario de Portugal molestaron las críticas en el arranque de la competición. Y tras firmar la clasificación ante Holanda, ante la prensa, la mayoría de jugadores dieron la callada por respuesta.

Fue la primera final que se decidió por penaltis y que encumbró a Panenka, centrocampista de la selección checoslovaca. La otra cara de la moneda, siempre que hay una tanda de penaltis, fue la del alemán Uli Hoeness, que falló su lanzamiento.

El azar no quita méritos al torneo que hizo Checoslovaquia, que fue considerado el mejor y justo vencedor en el cómputo general. Como muestra, la clara victoria en semifinales por 3-1 frente a la Holanda de Cruyff y Neeskens, doble subcampeona del mundo, en 1974 y 1978.

"El fútbol es un deporte de once contra once, que inventaron los ingleses, y siempre gana Alemania". Fue la cita profética de Gary Lineker años antes. "Football is coming home" cantaban los anfitriones, pero se toparon con los germanos y la suerte de los penaltis en semifinales.

La buena suerte les sonrió a los ingleses contra la España de Clemente en cuartos de final en Wembley. Mientras, un combinado checo con hombres como Karel Poborski, Radek Bejbel y Pavel Nevdev soñó con emular los éxitos de la unificada Checoslovaquia en 1976, pero Oliver Bierhoff frustró sus aspiraciones con el primer "gol de oro" de la historia de las finales.