Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

Tras el atentado de Nueva Zelanda, donde el asesino retransmitió el ataque en directo a través de Facebook, en Radio Nacional nos preguntamos qué hacen estas plataformas para evitar convertirse en altavoz de los extremistas. Escuchamos a Silvia Martínez, profesora de Ciencias de la Información y la Comunicación de la Universitat Oberta de Cataluña, y a Chema Gil, coordinador del Observatorio de Seguridad Internacional

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha asegurado que jamás mencionará el nombre del autor de la matanza de Christchurch, que causó 50 muertos y 50 heridos, para privarle de la notoriedad que buscaba. "Nunca me escucharán mencionar su nombre. Es un terrorista, es un criminal, es un extremista, pero cuando hable (de él) será un sin-nombre", ha dicho Ardern en un emotivo discurso en el Parlamento en Wellington.

En Nueva Zelanda el gobierno anuncia cambios en la ley de armas tras la masacre cometida hace tres días en dos mezquitas de Christchurch. La primera ministra ha pedido a las redes sociales, a los medios, para que tomen medidas para prevenir la incitación al odio y la violencia, después de que el presunto responsable del atentado retransmitiera en directo por Facebook el ataque en la primera mezquita.

Uno de los terroristas del atentado cotra dos mezquitas de Nueva Zelanda en el que han muerto 49 personas retransmitió la matanza en directo vía Facebook donde previamente había participado en foros supremacistas. Las grandes compañías de internet aseguran que trabajan para que no se difundan vídeos y páginas extremistas, pero los expertos dudan de su capacidad para conseguirlo.

"Las grandes compañías de internet no tienen capacidad de controlar y prevenir todos los foros de caracer yihadista y supremacista" que hay en la red explica a TVE Manuel J. Gazapo, director del Observatorio Internacional de Seguridad horas después de que Brenton Tarrant, el joven australiano de 28 años detenido por los dos atentados contra mezquitas en Nueva Zelanda retransmitiera los ataques en directo en las redes sociales. Buscaba "la mayor difusión posible y conseguir que los que lo están viendo le emulen y hagan un copycat", asegura el experto que que lamenta que, aunque las grandes empresas de internet "prentender controlar estas difusiones, es imposible" porque "no hay capital humano para hacerlo".

Al menos 49 personas han muerto en dos atentados contra dos mezquitas en Nueva Zelanda. Entre los más de 40 heridos hay 20 en situación crítica. Hay 3 detenidos y la policía investiga su papel en la matanza. Es el ataque más grave en la historia de ese pais. Todo estaba planificado y uno de los atacantes llevaba una cámara y lo ha difundido en directo a través de Facebook. Las autoridades están convencidas de que los atacantes son de extrema derecha.

El clamor de repulsa es internacional tras los atentados registrados en dos mezquitas de Nueva Zelanda. La Policía apunta a la extrema derecha. La cifra de fallecidos se mantiene en 49 y en 40 los heridos, la mitad de ellos graves. Ha sido un ataque terrorista de violencia extrema y sin precedentes, impensable en Nueva Zelanda, según ha indicado la primera ministra, Jacinda Arden. Ninguno de los tres detenidos estaba fichado o vigilado por la Policía.

Al menos 49 personas han muerto y 48 han resultado heridas en un atentado terrorista contra dos mezquitas en Nueva Zelanda.

El asaltante o asaltantes han entrado a primera hora de la tarde del viernes (día de rezo para los musulmanes) en dos mezquitas de Christchurch, la tercera ciudad del país, y han comenzado a disparar a los presentes. Las mezquitas atacadas son la de Al Nur, la más importante de Christchurch, y la del suburbio de Linwood.

Las autoridades han pedido el cierre de todas las mezquitas del país y ha recomendado a los habitantes de las zonas donde se han producido los ataques que permanezcan en sus casas.

Hay cuatro detenidos, pero solo uno de ellos, un hombre de casi 30 años, está acusado de asesinato. La relación del resto de detenidos con el atentado no está clara. Ninguno de los arrestados estaba fichado ni constaba en ninguna lista de sospechosos de los servicios de inteligencia.

Las autoridades no han confirmado aún las motivaciones de los agresores, pero sí ha confirmado que se trata de un atentado "bien planeado".

“Soy maorí, pero también podría decirse que soy español”, afirma Big John, el jefe de uno de los mayores clanes maoríes de Nueva Zelanda. ¿Cómo es esto posible? Su historia y la de su familia se remonta casi doscientos años atrás, cuando Manuel José de Frutos, un joven segoviano dedicado al comercio de lana, abandonó su pueblo, Valverde del Majano, en busca de fortuna. Tras muchas peripecias y después de atravesar medio mundo, Manuel José llegó a Nueva Zelanda, justo en las antípodas de su localidad natal. Allí fue adoptado por una tribu maorí, se casó, tuvo hijos y hoy sus descendientes son más de 20.000. Son el Clan de los Paniora, el 'Clan de los españoles' en lengua maorí, y aún conservan la memoria de su ancestro. Un equipo de Televisión Española ha recorrido los pasos de este emigrante español para descubrir a esta familia y cómo lograron reencontrarse más de siglo y medio después con sus parientes españoles, los descendientes que quedaron en Segovia.

El documental El Clan español de Nueva Zelanda, producido por La 2, se ha presentado este miércoles en Madrid y podrá verse en esta cadena el próximo domingo 10 de junio a las 20:40 de la tarde. En él revelaremos quiénes son hoy los Paniora, cómo lograron regresar a sus orígenes, y el secreto gracias al cual esta familia ha mantenido su identidad durante tanto tiempo.