arriba Ir arriba

Cataluña ha celebrado este lunes 23 de abril un Sant Jordi especial y atípico y en jornada laborable. Sin Govern y bajo la aplicación del artículo 155, no se ha desarrollado el tradicional discurso del president de la Generalitat, tampoco la bendición de rosas posterior ni la misa en honor al santo en la capilla del Palau de la Generalitat, que celebra una jornada de puertas abiertas.

El cómico Albert Boadella ha llevado la sátira de la plataforma Tabarnia a la localidad belga de Waterloo. Allí ha hecho una parodia instalando una tienda de campaña frente a la casa de Carles Puigdemont.. Ha recurrido a un megáfono para llamar al expresidente y pedirle que comparezca ante el juez, incluso se ha disfrazado de médico especialista, ha dicho, en paranoias regionales. El humor según Boadella es la mejor forma de combatir las consecuencias del nacionalismo.

En la ciudad de Bastia, en Córcega, el presidente francés Enmanuel Macron ha calificado como "traición" ir contra la unidad de la república. Ha ofrecido a los nacionalistas que el nombre de la isla sea recogida en el texto de reforma de la constitución: "Estoy a favor de que todos en la Republica puedan reivindicar su propia identidad, su especifidad, sus propias señas distintivas. Esto vale para Córcega también. Pero si estas signos tratan de disminuir la republica sería una deriva , un error. No puedo aceptarlo. Seria una traición a nuestra identidad". El primer mensaje del presidente francés fue sin palabras. En el escenario la bandera de Europa y la de Francia. Ninguna enseña corsa. Los nacionalistas corsos, en el gobierno de la isla tras ganar las elecciones, rechazan ser vinculados con los independentistas catalanes, reclaman una mayor autonomía que la lengua corsa se reconozca como cooficial y un estatus especial para los residentes. Macron apostó por promover un mayor desarrollo económico. Los lideres de Córcega no acudieron a un almuerzo previo con el presidente, ni aplaudieron su intervención, después si que se reunieron con Macron.

El Ayuntamiento de Barcelona ha colgado este jueves un lazo amarillo en su fachada para reclamar la libertad de Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart y en apoyo a sus amigos y familiares. En una nota, el Ayuntamiento informa de que con este gesto "quiere expresar su rechazo a la decisión de mantener en prisión preventiva a cargos electos y representantes de dos de las entidades más importantes del país que siempre han actuado de manera pacífica". En campaña, la Junta Electoral ordenó retirar una pancarta del edificio en la que se leía 'Libertad presos políticos'.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado este miércoles durante la sesión de control del Gobierno que espera tener un diálogo "normal y civilizado" cuando "las cosas se normalicen" en Cataluña, algo que confía ocurra pronto y porque así sucede en "todas las democracias".

Rajoy ha expresado esta disposición al diálogo en su respuesta al portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, a quien ha advertido de que el diálogo dejó de existir en Cataluña cuando sus gobernantes se saltaron la Constitución y el Estatuto, "inventaron" otra legislación e hicieron "caso omiso" de los tribunales.

Miles de personas se han concentrado este viernes en las plazas de ayuntamientos catalanes convocados por las entidades soberanistas para exigir la "libertad" de los exconsellers investigados por presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación, así como del presidente de la ANC, Jordi Sánchez, y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. La semana de movilizaciones anunciadas por las entidades independentistas ANC y Òmnium Cultural culminará con una "gran manifestación" para el próximo 11 de noviembre.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha defendido este jueves en el Senado la obligación "legal, democrática y política" del Gobierno de aplicar el artículo 155 en Cataluña para proteger el interés general de los españoles y los catalanes y ha pedido a la Cámara que autorice las medidas propuestas por el Ejecutivo para recuperar la "normalidad", la "tolerancia" y la "buena convivencia".