arriba Ir arriba

Abandono de mascotas, peleas de gallos o perros, galgos ahorcados o mutilados, envenenamientos, negligencias en los cuidados básicos o fiestas populares basadas en demostrar victoria del hombre contra el animal son algunas de las formas de maltrato animal en nuestro país. Analizamos el maltrato animal  en una mesa de debate (11/11/15).

La polémica no sólo acompaña al Toro de la Vega. También a los de fuego. Los llamados embolados o correbous.  Muy frecuentes en Cataluña y la Comunidad Valenciana. O en lugares como Medinaceli, Soria. Hasta 13 mil festejos similares se celebran cada año en España. Algunos con becerros que no llegan a los dos años. También el de Coria, en Cáceres, donde ya no lanzan dardos al toro pero sí  un tiro en la cabeza, en plena calle. Algo, que según la Guardia Civil, podría ir contra la nueva ley de Seguridad Ciudadana.

El cazador que mató a Cecil es estadounidense y no español, como se especuló en un primer momento. Él asegura que todo se hizo de forma legal, aunque las organizaciones ecologistas se plantean si los convenios internacionales son suficientes para evitar este tipo de accidentes. Por la muerte de este león, el más querido de África, tendrán que responder, de momento, dos ciudadanos de Zimbabwe, a los que este cazador, un dentista de Minessota ha pagado 50.000 dólares por la cacería.

Lo habían contratado para participar en el desfile de las fiestas de moros y cristianos en un pueblo de Valencia. El oso iba atado con una cadena, no llevaba bozal y su domador lo acercaba a la gente. La Asociación en Defensa de los Animales "Faada" ha denunciado al propietario ante el SEPRONA por situación irregular y maltrato del animal. La comparsa de Moros y Cristianos que lo contrató no ha querido hacer declaraciones.

La organización Igualdad Animal, en colaboración con activistas y otras organizaciones chinas, ha desarticulado una red en el sur de China acusada de comercializar ilegalmente con más de un millón y medio de perros y gatos para su consumo en restaurantes. En este país 11 millones de animales son sacrificados para ser destinados a la alimentación.