arriba Ir arriba

Algo raro estaba pasando en el hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, en Madrid. En el verano de 2015 había fallecido una paciente justo antes de que le fueran a dar el alta médica. Todas las sospechas de la policía se centraban en esta mujer, Beatriz López, 37 años, y auxiliar de enfermería en la sección de Medicina Interna.
La jueza de instrucción número 4 de Alcalá, que incoa las diligencias, autorizó a los investigadores a colocar una cámara oculta en una habitación de la quinta planta. Y así fue como consiguieron una prueba que podría ser contundente: la auxiliar de enfermería pinchándole una inyección vacía a otra enferma, que también falleció.
Ocurrió la semana pasada. La víctima estaba a punto de recibir el alta médica y falleció el jueves.
Al hacerle el TAC comprobaron que la muerte había sido provocada por una burbuja de aire en el corazón.
Cuando la policía detuvo a Beatriz el sábado pasado, se negó a declarar. El lunes pasado, el juez de guardia la envió a prisión imputada por asesinato. Los padres de Beatriz dicen qu su hija es inocente.

Ha ocurrido a las 2 de la madrugada en este local.El agente estaba acompañado de otros amigos que no pudieron hacer nada por evitar el ataque....El agresor arrojó debajo de un coche el arma empleada y huyó.El detenido, que confesó el homicidio, sufre una enfermedad psiquiátrica y tiene antecedentes por trapicheos de drogas.El fallecido, soltero y sin hijos vivía con su madre y trabajaba en una comisaria cercana.

La investigación policial que ha permitido detener al alunicero más buscado en Madrid se inició en 2015 al cometerse, en la región madrileña, una serie de robos con fuerza en varias tiendas. Los ladrones actuaban siempre de la misma forma: reventaban la entrada del establecimiento con un coche robado y después calcinaban el vehículo para eliminar las huellas.

El detenido, que se llama Ricardo, y su banda actuaban en barrios periféricos de la capital y en el sur de la comunidad. Atracaban todo tipo de negocios, desde tiendas de jamones hasta oficinas o farmacias. A pesar de la vigilancia policial, el detenido, de 27 años, siempre conseguía burlar el cerco porque contaba con una amplia red de familiares y amigos que le facilitaban escondites.

Los taxistas de toda España están llamados este 27 de julio de nuevo a la huelga para pedir al gobierno más contundencia contra Uber y Cabify. Denuncian que existe un vacío legal que permite a los vehículos de alquiler con conductor que existan más licencias de la proporción vigente. En Barcelona, afectará especialmente al aeropuerto de El Prat, donde desde hace tres días se registran intensas colas en los controles de seguridad. En Madrid además hay convocada a mediodía una manifestación en la Plaza de Cuzco que finalizará su recorrido frente al Ministerio de Fomento. El sindicato Fedetaxi se ha desmarcado de las movilizaciones y defiende que la lucha se mantenga a través los tribunales y el diálogo.