arriba Ir arriba


Largas filas, paciencia e ilusión en el primer día de venta del iPhone 7.

En Nueva York, Sídney, Tokio o Madrid, las tiendas de Apple han acogido este viernes a los primeros y numerosos clientes del iPhone 7, que entre sus novedades incluye una cámara con capacidades más profesionales, más tiempo de batería, resistencia al agua y la desaparición de la entrada clásica de sonido para auriculares.

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, ha presentado el iPhone 7, la nueva versión del teléfono inteligente nacido en 2007, que incluye nuevas cámaras, prescinde de la entrada de audio y es resistente al agua. En un acto en la ciudad estadounidense de San Francisco, Cook ha presentado un modelo que ha considerado "el mejor iPhone jamás creado, con un gran diseño". El teléfono mantiene el perfil del iPhone6, con menos partes y creadas sobre una sola pieza de aluminio que prescinde de la salida y entrada de audio tradicional, algo que se hará a través del puerto de carga y datos. Además, el nuevo iPhone 7 incluye una cámara de 12 megapíxeles, con un conjunto de lentes que permite obtener imágenes de gran calidad en condiciones de poca luz y mucho más estables.
 

Los beneficios de Apple han caído un 22,5% durante los tres primeros meses del 2016, en la que representa la primera caída trimestral para la empresa desde el año 2003. Además, las ventas de los teléfonos iPhone también han descendido por primera vez en la historia durante este periodo, un traspié que interrumpe la meteórica carrera del gigante tecnológico. La empresa, con sede en la localidad californiana de Cupertino (EE.UU.), ha anunciado ingresos y beneficios por debajo de las expectativas del mercado durante su segundo trimestre fiscal, que acabó el 26 de marzo. Sus beneficios en el periodo quedaron situados en 10.520 millones de dólares (9.293 millones de euros), equivalente a 1,90 dólares por acción, frente a los 13.570 millones de dólares (12.036 millones de euros) del mismo periodo del año anterior. Los ingresos han bajado un 13%, hasta los 50.550 millones de dólares (44.786 millones de euros). Es la primera vez después de trece años de aumento de los beneficios. Además, las ventas de su producto estrella, el Iphone, cayeron un 16% en el arranque del año.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha asegurado este lunes que el FBI ha conseguido acceder al teléfono iPhone utilizado por el autor del tiroteo en la localidad californiana de San Bernardino, en el que murieron 14 personas. Los agentes federales han desbloqueado el aparato sin la ayuda de Apple, que hasta ahora se había negado a colaborar con las autoridades, con lo que se pone fin al conflicto entre la compañía y el Gobierno de EE.UU.

El anuncio pone fin a un duro pulso entre el Gobierno y Apple que arrancó cuando una magistrada federal ordenó a mediados de febrero a la empresa a ayudar al FBI a acceder a los datos del móvil de Syed Farook, que murió tras el tiroteo del pasado diciembre por disparos de la policía. Sin embargo, Apple se negó a atender a las peticiones del Ejecutivo tras aducir que al hacerlo pondría en peligro la seguridad de todos sus teléfonos y comenzó la batalla legal.

La batalla entre las autoridades federales de Estados Unidos y las empresas tecnológicas en torno a la creación de un acceso a dispositivos encriptados, conocido como puerta trasera (back door), se ha desatado definitivamente con la decisión del gigante tecnológico Apple, que se ha negado a desbloquear el teléfono móvil de uno de los autores del tiroteo de San Bernardino, en el que murieron 14 personas, lo que representa el inicio de lo que promete ser un largo y tenso pulso judicial. Una jueza federal, Sheri Pym, había ordenado este martes a Apple que ayudará a la Oficina Federal de Investigación (FBI) a desbloquear y acceder al teléfono móvil usado por Syed Rizwan Farook, que murió por disparos de la policía junto con su esposa, Tashfeen Malik, después de que ambos atacasen a sus compañeros de trabajo en San Bernardino.

  • La decisión de la firma tecnológica desata una batalla legal con las autoridades
  • Una jueza había ordenado a Apple que ayudará al FBI y desencriptara el terminal
  • El consejero delegado de la compañía, Tim Cook, se ha negado a crear un acceso
  • "La técnica podría utilizarse una y otra vez en muchos dispositivos", argumenta