arriba Ir arriba

El Herbalife Gran Canaria también cumplió y sigue presionando al Laboral Kutxa Baskonia en la lucha por la cuarta plaza, una victoria por debajo y con un partido más. Los canarios derrotaron (98-85) a un MoraBanc Andorra que se aferró a su pívot Shermadini (21 puntos, 8 rebotes y 34 de valoración), pero no fue suficiente para frenar el juego interior insular, liderado por Pablo Aguilar (14 puntos) y Alen Omic (18 puntos).

Por último, el Dominion Bilbao Basket se impuso (73-92) en Badalona a un FIATC Joventut sin aspiraciones, reforzando su plaza de 'play-off'. Mumbrú (20 puntos) y Hervelle (10 puntos y 7 rebotes) fueron lo más destacado de los vascos, que lograron generar ventajas con un buen movimiento de balón en ataque.

El Obradoiro no pudo con Gran Canaria (68-80) y se mete en apuros, mientras que los canarios cogen aire para afrontar la remontada de 14 puntos que necesitan ante el Galatasaray para repetir final de Eurocup. Los gallegos se vieron arrollados por los isleños en cada parcial. Al descanso, la diferencia ya era de 13 (26-19). A pesar de la buena salida tras vestuarios, salieron los visitantes con la caraja y los locales con ganas de voltear el marcador.

Juntar las palabras Real Madrid, Copa del Rey de basket y A Coruña en una misma frase siempre nos ha llevado al mismo sitio. El Real Madrid se proclama campeón de la Copa del Rey tras derrotar en la final a un combativo Herbalife Gran Canaria (81-85). Los de Laso entran así en la historia de la competición al sumar la tercera consecutiva (la 26ª en la casa blanca) y demuestran el embrujo especial que tienen con la ciudad gallega ya que han alzado el trofeo las cuatro veces que se ha disputado aquí el torneo (1972, 1989 y 1992).

Juntar las palabras Real Madrid, Copa del Rey de basket y A Coruña en una misma frase siempre nos ha llevado al mismo sitio. El Real Madrid se proclama campeón de la Copa del Rey tras derrotar en la final a un combativo Herbalife Gran Canaria (81-85). Los de Laso entran así en la historia de la competición al sumar la tercera consecutiva (la 26ª en la casa blanca) y demuestran el embrujo especial que tienen con la ciudad gallega ya que han alzado el trofeo las cuatro veces que se ha disputado aquí el torneo (1972, 1989 y 1992).