arriba Ir arriba

Hay entre los 22 ex altos cargos acusados, tres tipos de peticiones de penas del fiscal en función de los delitos atribuidos. Por presunta prevaricación solicita 10 años de inhabilitación para 7 encausados. Es el caso de Manuel Chaves, presidente 19 años de Andalucia y 12 del PSOE. A otros 15, el fiscal les atribuye además un delito de malversación. Por ello, pide penas de 6 años de carcel y 30 de inhabilitación para tres de ellos. José Antonio Griñán, porque antes de presidir la Junta fue Consejero de Hacienda, y como tal, ya el juez instructor consideró que tuvo que conocer las advertencias de la Intervención acerca del mecanismo para otorgar ayudas, arbitrario y sin control. La petición de penas se eleva a 8 años de prisión y 30 de inhabilitación para otros 12 encausados.. entre los que se encuentran los ex consejeros Antonio fernández y José Antonio Viera, o el ex director de Trabajo Francisco Javier Guerrero, que distribuyó la mayoría de las ayudas que se investigan.

El Gobierno ha propuesto como nuevo fiscal general del Estado al magistrado del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar. Sustituye a José Manuel Maza, fallecido el sábado en Buenos Aires. El nuevo Fiscal General tendrá que ser nombrado por el Rey a propuesta del Gobierno. Entre sus primeros cometidos, Julián Sánchez Melgar deberá afrontar las causas abiertas por rebelión contra los independentistas en la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo.

La exfiscal general del Estado Consuelo Madrigal ha destacado en Las mañanas de RNE el trabajo de José Manuel Maza, fallecido en Buenos Aires tras una infección, en el desafío independentista de Cataluña. A su juicio, es su legado más importante.

"Ahora, su legado más inmediato es el trabajo que ha hecho respecto a la querella en el tema de Cataluña, en la que él ha demostrado una independencia, sentido de Estado y defensa del Estado de Derecho muy alta, muy importante y muy responsable, y eso es lo que la institución tiene que seguir actuando, en este caso y en todos", ha dicho.

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha muerto en una clínica de Buenos Aires en la que estaba siendo atendido de un proceso de infección. Maza se había sentido indispuesto mientras participaba en la reunión de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP), que se ha celebrado en la capital de Argentina, y los médicos aconsejaron su ingreso hospitalario.