arriba Ir arriba

El esperado alto el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC ha comenzado a las 00.00 horas de este lunes 29 de agosto (07.00 hora española).

El fin de las hostilidades marca un hito en la historia de Colombia que durante 52 años vivió el conflicto armado con ese grupo guerrillero, el más importante del país, una contienda que se calcula ha dejado unos ocho millones de víctimas y cerca de 220.000 muertos.

El alto el fuego definitivo fue ordenado este domingo desde La Habana por el líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko". Tras cinco décadas de conflicto y pocos días después de haber firmado el acuerdo de paz, las partes resuelven este crucial paso hacia el fin del conflicto en Colombia.

Las FARC depondrán sus armas para siempre a partir de las 00.00 de este lunes tras el alto el fuego definitivo ordenado este domingo desde La Habana por el líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko", en un crucial paso más hacia la paz en Colombia tras cinco décadas de conflicto y pocos días después de haber firmado el acuerdo de paz.

Desde la capital cubana, sede durante cuatro años de las negociaciones de paz, "Timochenko" ha anunciado el fin de la actividad ofensiva: "Ordeno a todos nuestros mandos, a todas nuestras unidades, a todos y cada uno de nuestros y nuestras combatientes a cesar el fuego y las hostilidades de manera definitiva contra el Estado colombiano".

En una declaración ante los medios desde el Hotel Nacional de Cuba, flanqueado por el equipo negociador de la insurgencia y sin admitir preguntas posteriores, el líder guerrillero ha manifestado la "clara y definida vocación por la reconciliación" de las FARC tras el acuerdo de paz con el Gobierno colombiano logrado esta semana.

El nuevo camino que recorrerá Colombia ahora tras el acuerdo final de paz alcanzado permite la entrada de las FARC a la vida política del país. El movimiento político que surja tras el abandono de las armas contará con portavoces en el Congreso, con voz pero sin voto. Solo podrán abordar temas relacionados con la implementación de los acuerdos de paz.

Colombia y las FARC han firmado este jueves en La Habana un histórico acuerdo por el que ambas partes se comprometen a un alto el fuego bilateral y definitivo. El político y abogado Humberto de la Calle, en nombre de la delegación del Gobierno colombiano, y el guerrillero Iván Márquez, por parte de las FARC, han sido los primeros en rubricar el acuerdo, a las 19:30 hora española.

Les han seguido a título de mediadores y garantes, los representantes de Cuba y Noruega, para finalizar como acompañantes, dos firmantes de Venezuela y Chile. "El proceso de paz no tiene vuelta atrás", ha afirmado el presidente de Cuba, Raúl Castro. "Será la victoria de toda Colombia, pero también de toda América", ha dicho.

La firma pone fin a medio siglo de hostilidades que se han cobrado 300.000 muertos, 45.000 desaparecidos y decenas de millones de afectados, entre ellos más de seis millones de desplazados, según informes oficiales. El documento despeja el camino hacia el acuerdo definitivo de paz.

Las delegaciones las han encabezado el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en representación de su Gobierno, y el máximo líder de las FARCRodrigo Londoño "Timochenko".

Colombia y las FARC han firmado este jueves en La Habana un histórico acuerdo por el que ambas partes se comprometen a un alto el fuego bilateral y definitivo. El político y abogado Humberto de la Calle, en nombre de la delegación del Gobierno colombiano, y el guerrillero Iván Márquez, por parte de las FARC, han sido los primeros en rubricar el acuerdo, a las 19:30 hora española.

Les han seguido a título de mediadores y garantes, los representantes de Cuba y Noruega, para finalizar como acompañantes, dos firmantes de Venezuela y Chile. "El proceso de paz no tiene vuelta atrás", ha afirmado el presidente de Cuba, Raúl Castro. "Será la victoria de toda Colombia, pero también de toda América", ha dicho.

La firma pone fin a medio siglo de hostilidades que se han cobrado 300.000 muertos, 45.000 desaparecidos y decenas de millones de afectados, entre ellos más de seis millones de desplazados, según informes oficiales. El documento despeja el camino hacia el acuerdo definitivo de paz.

Las delegaciones las han encabezado el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en representación de su Gobierno, y el máximo líder de las FARCRodrigo Londoño "Timochenko".

Colombia y las FARC han firmado este jueves en La Habana un histórico acuerdo por el que ambas partes se comprometen a un alto el fuego bilateral y definitivo. El político y abogado Humberto de la Calle, en nombre de la delegación del Gobierno colombiano, y el guerrillero Iván Márquez, por parte de las FARC, han sido los primeros en rubricar el acuerdo, a las 19:30 hora española.

Les han seguido a título de mediadores y garantes, los representantes de Cuba y Noruega, para finalizar como acompañantes, dos firmantes de Venezuela y Chile. "El proceso de paz no tiene vuelta atrás", ha afirmado el presidente de Cuba, Raúl Castro. "Será la victoria de toda Colombia, pero también de toda América", ha dicho.

La firma pone fin a medio siglo de hostilidades que se han cobrado 300.000 muertos, 45.000 desaparecidos y decenas de millones de afectados, entre ellos más de seis millones de desplazados, según informes oficiales. El documento despeja el camino hacia el acuerdo definitivo de paz.

Las delegaciones las han encabezado el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, en representación de su Gobierno, y el máximo líder de las FARCRodrigo Londoño "Timochenko".

El anuncio del cese el fuego bilateral y definitivo entre Colombia y la guerrilla de las FARC es una noticia muy relevante. La firma definitiva del acuerdo de paz no será hasta dentro de un mes, pero el paso para acabar con medio siglo de guerra ya está dado. Estos 50 años arrojan un balance dramático: más de 200.000 muertos y casi 7 millones de desplazados internos.

Representantes del gobierno colombiano y de la guerrilla de las FARC presentan este jueves en La Habana los detalles del acuerdo de alto el fuego bilateral y definitivo que han alcanzado. Una ceremonia a la que asisten varios mandatarios latinoamericanos y el secretario general de la ONU. El presidente de Colombia , Juan Manuel Santos, asegura que la paz está un poco más cerca. El acuerdo definitivo será rubricado el 20 de julio (23/06/16).

Del exterior, este jueves el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC darán a conocer los detalles del alto el fuego bilateral y definitivo pactado entre ambos. Es un acuerdo histórico, tras 50 años de conflicto que no supone, todavía, el final de la violencia. Desde el ejecutivo colombiano esperan concluir todo el proceso de paz antes del 20 de julio (23/06/16).

La ONU se ha unido al coro de voces internacionales que aplauden el acuerdo entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para desmovilizar a los menores de entre 15 y 18 años de las filas de la guerrilla. Los menores desmovilizados serán ademas beneficiarios de indultos y amnistiados por delitos relacionados con la rebelión. Por su parte, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ha hablado de "acuerdo histórico para sacar a los niños de la guerra", a través de un mensaje publicado en su cuenta oficial en la res social Twitter.

El Alto Comisionado para la Paz de ColombiaSergio Jaramillo, cree que el acuerdo definitivo de paz con las FARC está "en la fase final". "Sería perfectamente posible terminar en los próximos meses si hay una decisión" por parte de la guerrilla, ha explicado en una entrevista en Los desayunos de TVE.

A la pregunta de si sería posible que dicho anuncio se produjera antes del verano, Jaramillo ha respondido con un "perfectamente".

Jaramillo ha hablado también del proceso de negociación abierto recientemente con el Ejército de Liberación Nacional (ELN). "Son organizaciones diferentes", ha advertido, aunque el avance en el proceso con las FARC puede beneficiar a las conversaciones con el ELN.

El alto comisionado ha reconocido que hay críticas y cautelas ante el proceso en la sociedad Colombiana. "En el momento que lleguemos a un acuerdo va a haber un cambio de 180 grados en la actitud de las personas", ha manifestado.