arriba Ir arriba

El presidente de ColombiaJuan Manuel Santos, ha ordenado el regreso de Quito del equipo del Gobierno que negocia la paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), después de que esa guerrilla reanudara las acciones armadas horas después de concluir un cese bilateral del fuego.

"Ante esta situación he conversado con el jefe de delegación del Gobierno en Quito, doctor Gustavo Bell, para que se regrese de inmediato para evaluar el futuro del proceso", ha dicho Santos en una declaración en la casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

El Gobierno y el ELN tenían previsto instalar este miércoles en la capital ecuatoriana la quinta ronda de diálogos de paz, un día después de concluir el alto el fuego bilateral que estuvo en vigor desde el 1 de octubre de 2017 hasta este martes.

En los últimos días tanto el Gobierno como el ELN habían manifestado su intención de prorrogar el cese el fuego bilateral, una medida que se esperaba fuera anunciada este miércoles en el inicio de la nueva ronda de diálogos en Quito.

Colombia se encara hacia un año fundamental para decidir qué tipo de país será en los próximos años. El proceso de negociación con el ELN, la aplicación del acuerdo con las FARC y las elecciones legislativas y presidenciales en la primera mitad del año marcarán el futuro más cercano de lo que está por venir para un pueblo que aspira a salir de la espiral de violencia que ha manchado de sangre su territorio durante medio siglo.

Colombia, camino de la paz (III)

La paz no ha llegado al Chocó

  • Este departamento ha sufrido en 2017 más de 5.000 desplazamientos forzados
  • El territorio dejado por las FARC ha sido ocupado por el ELN o grupos paramilitares
  • Los desplazamientos y confinamientos han provocado una crisis humanitaria

En el primer aniversario del Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y las FARC, entrevistamos al general Óscar Naranjo, vicepresidente colombiano. Asegura que la paz es irreversible a pesar de la confrontación legislativa en torno a algunos puntos, como la justicia, que la tasa de criminalidad hoy es la más baja de la historia y que, cuando se mire en perspectiva, se verá como un proceso acordado.

El jefe de la Misión de la ONU en Colombia, Jean Arnault, ha dado por finalizado el abandono de armas de las FARC y ha mostrado su esperanza de que con el fin de este capítulo no terminen los esfuerzos de paz, sino que se relancen. "Confiamos en que la finalización de la dejación de armas no sea también el fin de los esfuerzos de paz, sino que al contrario sean la señal de su relanzamiento", ha dicho Arnault en el acto final de inutilización de las armas que fueron de las FARC.

El papa Francisco ha advertido este viernes en Villavicencio, una de las ciudades de Colombia más golpeadas por el conflicto armado y que aún alberga a muchos de los antiguos guerrilleros de las FARC, que "la paz sin la reconciliación será un fracaso", insistiendo en el mensaje de apoyo al proceso de paz que se ha convertido en el principal argumento de su visita al país latinoamericano.

El papa Francisco comenzó este miércoles su viaje a Colombia donde permanecerá hasta el 10 de septiembre. El vuelo había comenzado con una ligera preocupación ya que se tuvo que cambiar la ruta debido al huracán Irma que amenaza la zona del Caribe, pero se comunicó que el horario de llegada no sufriría ningún cambio.

La paz y la reconciliación serán elementos centrales de las intervenciones públicas de Francisco en un país que ha sido capaz de impulsar un proceso que pone fin a décadas de conflicto armado con la guerrilla de las FARC.

Nuevo nombre con las mismas siglas, una rosa en lugar de dos fusiles, caras nuevas en la dirección y un proyecto para ganar el poder en las urnas: la que hasta hace dos semanas era la guerrilla más antigua de América Latina ha completado esta semana su transformación en un partido político, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que toma el relevo de las ya desparecidas FARC para enfrentarse al reto de consolidarse en la democracia de Colombia. Las elecciones legislativas de marzo de 2018 servirán para medir el respaldo con el que cuenta la nueva formación. Los acuerdos de paz conceden a la FARC un mínimo de representación en el Congreso colombiano en estas elecciones y en las siguientes: cinco senadores y cinco miembros de la Cámara de Representantes.

  • Santos da por "cerrado" el conflicto y "Timochenko" mira al parlamentarismo
  • Un punto sensible del proceso es la integración política de los guerrilleros
  • El acto se desarrolla en La Guajira, Mesetas, ante Santos y Londoño
  • Los guerrilleros mantendrán algunas armas para su seguridad
  • Momentos clave del proceso de paz en Colombia

En Portada ha sido testigo de la desmovilización de las FARC, la guerrilla más antigua de Latinoamérica. Para todos, sociedad civil, gobierno e insurgentes, comienza la paz, tras medio siglo de conflicto.
¿Se puede superar un conflicto que a lo largo de 52 años ha causado 220.000 muertos; 5 millones de desplazados; más de 40.000 secuestros; 60.000 desaparecidos que yacen en fosas comunes repartidas por todo el país? ¿Se puede poner a cero el contador de la historia?¿Por qué el gobierno de Juan Manuel Santos ha conseguido lo que intentaron, sin éxito, anteriores presidentes? .
Nadie sabría responder con certeza, pero los analistas y expertos en el conflicto más antiguo de la región latinoamericana, coinciden en que sólo ahora se han dado circunstancias que antes no existieron: discreción en las negociaciones que han durado seis años y de las que sólo se tuvo noticia en el último tercio; una férrea voluntad por parte del gobierno y de las FARC para llegar a un acuerdo y la externalización del diálogo que transcurrió fuera de Colombia y con la mediación de gobiernos extranjeros y de Naciones Unidas.
El proceso está en una de las fases más delicadas: la de la desmovilización de las FARC, la guerrilla que en los 90 estuvo a punto de ganar la guerra al Estado; la entrega de las armas y la puesta en marcha del calendario de incorporación de los guerrilleros a la vida civil. El llamado Mecanismo de Monitoreo y Verificación –del que forman parte el gobierno, la guerrilla y Naciones Unidas-, tenía una hoja de ruta para la entrega de las armas que debería finalizar el 1 de junio.