Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El Gobierno quiere evitar las más de 2 millones y media de horas extra que se hacen cada semana en España y no se pagan y por eso está ya en vigor el control y registro del horario de empleados. Se comprobará que se registra la jornada de forma correcta o que, al menos los empresarios hayan comenzado a negociar con los trabajadores, para que se abonen y se coticen las horas extra.

La Ministra de Trabajo en funciones, Magdalena Valerio, advierte de que la medida ya ha entrado en vigor, por lo que las sanciones pueden comenzar a imponerse.


 

Muchas empresas afrontan con incertidumbre la puesta en marcha del control horario aunque -en algunos casos- ya ficharan su entrada y salida del trabajo. Esta medida entra en vigor dos meses después de su aprobación y el Ministerio de Trabajo ha anunciado que publicará este lunes una guía de aplicación, pero dice que ha habido tiempo para adaptarse. Los sindicatos ven con buenos ojos este control pero piden más concreción. Y un paso más allá van los autónomos. Los expertos recomiendan a las empresas que en las negociaciones con los trabajadores aclaren qué debe registrarse. Inspeccón de trabajo dirá en próximos meses qué tipo de excepciones habrá y cómo deberá amoldarse a determinados tipos de negocio.

 

Según la EPA, cada semana los asalariados hacen más de 2 millones de horas extras sin remunerar y, por tanto, sin cotizar. Una cifra nada desdeñable sobre la que el gobierno ha puesto el foco, con la entreda en vigor este domingo de la normativa que obliga a las empresas a registrar la jornada laboral de sus trabajadores para saber cuántas horas reales hace cada uno de ellos. La secretaria de Estado de Empleo Yolanda Valdeolivas visita Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso para resolver las dudas que han surgido al respecto y establecer diálogo con Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos ATA y Gerardo Cuervas, presidente de la Confederación Española de Pequeñas y Medianas Empresas CEPYME.

En España cada semana se hacen 5.700.000 horas extra y casi la mitad ni se pagan ni se cotizan. A partir de este 12 de mayo, los trabajadores deberán registrar la hora de entrada y de salida. Unos datos que la empresa tendrá la obligación de guardar y tener accesibles durante cuatro años por si los solicitan trabajadores, sus representantes o inspectores de trabajo.

Se celebra el Día Mundial de la enfermería y ha llegado con regalo. Después de diez años sin convocatoria alguna, este domingo día de celebración, en 13 comunidades autónomas 140.000 aspirantes concurren a 20.500 plazas, una por cada siete candidatos, a ocupar un trabajo de enfermera. Se quejan los sindicatos del sector que llegan tarde, que así no solucionarán la precariedad y en Galicia incluso lo han plasmado llegando al examen con vestido negro, de luto. 12/05/19

José Moreno es presidente de la Asociación de graduados sociales de la Comarca de Cartagena y nos ha hablado del nuevo control laboral que están obligadas a hacer las empresas. Afirma que es un tema controvertido y que no todas lo ven con buenos ojos. "Quien hace la ley hace la trampa", afirma en RNE, al ponernos ejemplos de control con firma en papel. Si alguién firma una entrada a las nuevas de la mañana y si luego se marcha a las 16:00 horas y firma como que ha salido a las 14:00 eso será difícil de controlar por parte de un inspector. Además, añade José Moreno, que en el tema del sector transporte la cosa se complica aún más. 12/05/19

Las empresas desde este domingo tienen que aplicar el Decreto-Ley aprobado en marco y registrar las jornadas laborales de los trabajadores. Eso también contempla las horas extras que en 2018 supusieron más de seis millones y medio, que afectan especialmente a mujeres y con contratos precarios. El control de esas horas supondría la creación de entre 60 a 97 mil empleos o la recaudación de más de 14.000 millones de euros. Afecta la nueva normativa a unos 16 millones de trabajadores. 12/05/19

El registro de la jornada laboral es obligatorio para todas las empresas desde este domingo 12 de mayo. Las compañías deben controlar los fichajes con independencia de su tamaño o el tipo de contrato de los trabajadores. La empresa está obligada a conservar durante cuatro años los datos de la jornada de sus empleados. El registro permite comprobar que se respetan los límites legales de tiempo de trabajo y descanso. Además mejora el control de las horas extras, cuyo registro ya era obligatorio.