Enlaces accesibilidad

Participamos en un experimento sobre meditación con Nirakara Lab y la Universidad Complutense de Madrid

El mindfulness tiene ya cátedra en la Universidad Complutense de Madrid

  • La Cátedra va a permitir el desarrollo de investigaciones en el contexto de las neurociencias, psicología e inteligencia artificial. 

  • En uno de los experimentos quieren demostrar las interacciones entre cerebro, corazón, intestinos y respiración durante la meditación y la influencia de la meditación en el estrés y la regulación de las emociones. Un redactor de Para Todos La 2 ha participado en este experimento. 

  • El papel de la educación en la salud será cada vez más importante en los próximos años y formará parte de nuestro día a día. 

Por
Para Todos La 2 - El mindfulness tiene ya catedra en la Universidad Complutense de Madrid

No son nuevas las chocantes fotografías de monjes y meditadores conectados a numerosos sensores, que aparecen participando en experimentos que tienen como objetivo estudiar los mecanismos de la atención voluntaria, la gestión emocional y los procesos internos de la regulación del estrés.  Se han empleado muchos recursos en comprobar científicamente las posibles aplicaciones clínicas o preventivas que puede tener la práctica de la meditación mediante experimentos con gran rigor científico, realizados habitualmente fuera de nuestras fronteras.

El mindfulness tiene ya cátedra

El mindfulness tiene ya cátedra

La Universidad Complutense de Madrid Nirakara Lab, firmaron hace un año un convenio para potenciar estas investigaciones y crearon la Cátedra Extraordinaria de Mindfulness y Ciencias Cognitivas que vivió el 24 de enero su presentación, en Madrid, llevada a cabo, entre otros, por Carlos Andradas, rector de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), Ignacio Lizasoain, vicerrector de Política Científica, Investigación y Doctorado de la UCM y el director de la Cátedra Fernando Maestú, catedrático también en la misma Universidad.

La Cátedra va a permitir el desarrollo de investigaciones en el contexto de las neurociencias, psicología e inteligencia artificial así como la organización de congresos, conferencias, seminarios y proyectos de I+D nacionales e internacionales.

Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de ver un reportaje en Para todos la 2 donde se explicaba el riguroso estudio científico llevado a cabo por el equipo de Nirakara en el CTB (Centro de Tecnología Biomédica) utilizando una sofisticada tecnología llamada magnetoencefalografía combinada con un registro de la respiración y sensores en corazón, estómago e intestino, aplicada a cincuenta meditadores voluntarios.

En este vídeo el físico Gustavo G.Diex y la física y doctora en Medicina Nazareth Castellanos resaltaban sus objetivos de demostrar las interacciones entre cerebro, corazón, intestinos y respiración durante la meditación y la influencia de la meditación en el estrés y la regulación de las emociones. 
A todos los que estén interesados en este experimento les satisfacerá, sin duda, visionar un reportaje ampliado del mismo que ofrecemos en esta página en exclusiva.
 
Gustavo G.Diex y Nazareth Castellanos explicaron durante la presentación de la Cátedra la etapa actual de este experimento y las directrices de otra esperanzadora colaboración científica que están llevando a cabo con BTI (Biotechnology Institute) cuyo director  Eduardo Anitua es pionero en investigación en terapias regenerativas basadas en plasma y plaquetas.

El desarrollo extraordinario de la tecnología y nuestra habilidad para procesar los datos y extraer predicciones mediante algoritmos avanzados del campo de la inteligencia artificial, probablemente nos permita conocer condiciones subclínicas o preclínicas de las personas; es decir, adelantarnos a la enfermedad. El desarrollo de dispositivos de medida conectados a nuestros teléfonos móviles, que almacenen información de biomarcadores de nuestra salud, reforzará el papel de la medicina preventiva a un nivel nunca antes desarrollado. En este contexto, el papel de la educación en la salud será cada vez más importante en los próximos años y formará parte de nuestro día a día. 

En este contexto, en el laboratorio BTI, en colaboración con la Cátedra y el laboratorio del profesor Carmelo Vázquez de la UCM están generando un programa de intervención para personas que tienen dolor de espalda. Estudios previos apuntan a que hay una correlación clara entre la inflamación y el estrés crónico. La inflamación, a su vez, es un factor clave en la sintomatología del dolor. El estudio pretende mostrar cómo un programa de reducción del estrés puede influir en la sintomatología, además de detectar marcadores tempranos que permitan actuar en los posibles pacientes antes de que se produzcan las discopatías. Los proyectos en esta línea pueden llegar a revolucionar la forma en la que actualmente tratamos algunas enfermedades y prevenir por tanto el sufrimiento que generan.