Enlaces accesibilidad

'Nisman', Globo de Oro al mejor reportaje de investigación en el World Media Festival de Hamburgo

Por
En Portada - Nisman - Premiado en el World Media Festival de Hamburgo

José Antonio Guardiola, director de En Portada, recogió en el World Media Festival de Hamburgo el premio al mejor reportaje de investigación por 'Nisman', un trabajo que aborda todas las hipótesis sobre la muerte del fiscal argentino que quiso imputar a la presidenta Kirchner. 

Para todos los públicos En Portada - Nisman - ver ahora
Transcripción completa

(VOZ RADIO) En la puerta del edificio del fiscal Alberto Nisman

sí podemos contar el gigante operativo que hay alrededor.

Lo que pasó adentro, evidentemente, no es grave,

es muy grave por el temor de los móviles

y de quienes están dentro del edificio.

-A las 23:00 recibí la información de una fuente

avisándome de lo que ocurrió en la casa del fiscal.

Una vez que se hizo el chequeo, mandé el primer tuit.

-Vi el tuit que había lanzado Damián Patcher

y a los 15 minutos agarré el auto y me fui a Puerto Madero.

(VOZ RADIO) Donde vive Alberto Nisman

hay otro móvil de la unidad médica forense,

y además, hay que contar la presencia de una fiscal.

-Me dijeron que había un tuit circulando

que manifestaba que había incidentes en la casa de Nisman.

Yo contesté, "si hay incidentes, lo mataron".

-El primer mensaje que veo es uno de mi hermano Adrián,

que decía, "che, se murió Nisman".

(VOZ RADIO) La fiscal Viviana Fein confirmó

que efectivamente le habían llamado porque algo ocurrió

en el departamento del fiscal Alberto Nisman.

-¿Cómo no se enteró? ¿Qué pasó? Murió Nisman.

-Fui corriendo a la televisión

y había una placa que decía que Nisman había muerto.

No lo podía creer.

-Vacío institucional, fue muy duro.

(VOZ RADIO) Este fuerte operativo

que se liberaba por la gente de la prefectura,

y lógicamente por Sergio Verne y por el secretario de seguridad

que llegó al lugar y se encuentran en el interior del edificio

donde vive Alberto Nisman.

-Hasta hoy estamos tratando que la justicia nos explique

qué pasó allí esa noche.

-Es muy probable que dentro de 20 años

sigamos sin saber qué pasó con Nisman.

-Efectivamente, se había encontrado sin vida el cuerpo de Alberto Nisman

en su departamento.

(VOZ RADIO) Vamos a recordar que el fiscal Alberto Nisman

hoy debería presentarse en el Congreso

para explicar la acusación contra la presidenta Cristina Kirchner.

-El cadáver se encuentra vestido con una remera

y un pantalón corto de color oscuro.

Es un cadáver en posición cúbito dorsal, esto es boca arriba.

Hay una serie de manchas de sangre distribuidas en el lugar,

inclusive sobre el lavatorio.

En el lado izquierdo de su cabeza hay una pistola marca Versal,

y al lado de su pie derecho una vaina servida de calibre 22

compatible con el arma que se halla en el lugar.

-¿Y la rigidez del dedo índice?

-La rigidez del dedo índice, como se ve en esta fotografía

le permitió inferir a los médicos,

tanto a la médica de la Policía Federal Argentina

que examina el cadáver en el lugar del hecho,

como al doctor médico autopsiante,

que habría presencia de un espasmo cadavérico

propio de las muertes instantáneas cuando se han lesionado

sitios vitales del organismo.

(GRITAN) ¡Asesina!

La bala que perfora el cráneo del fiscal Alberto Nisman

impacta en la moral de toda Argentina.

Es el vacío que deja toda muerte inesperada.

Unos reaccionan con rabia.

Otros con incredulidad.

Argentina se polariza y el caso Nisman lo retrata.

Para unos, el estudio de las pruebas solo lleva a una conclusión,

el fiscal se suicidó.

Otros creen que todo se truca para que nunca se sepa

que a Nisman lo mataron.

Y aún más, la tercera hipótesis,

¿y si lo hubieran inducido al suicidio bajo amenazas?

Quizás contra algún ser querido.

Suicidio, homicidio, suicidio inducido,

cada argentino macera su propia teoría.

La sociedad tiene un veredicto,

a Nisman lo mataron, y lo mató el poder.

-Es un favor que se le hacía la presidenta.

-Creo que el objetivo era destituir a Cristina.

-Se trató de quitarle un cadáver al gobierno.

-Esto es Argentina, Welcome to Argentina.

El 12 enero en Nisman adelanta su regreso de España.

El 14 enero firma una denuncia de 300 folios

en la que solicita la imputación

de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Ese día argumenta su decisión en un programa de televisión.

Si tengo las pruebas, mi obligación es presentarlas a un juez,

y es el juez quien me va a decir si tengo o no razón.

Ante la gravedad de la denuncia, la diputada Bullrich,

presidenta de la Comisión de Legislación Penal

le cita a declarar el lunes 19.

Él me dijo ese día, "mire, diputada, yo necesito tiempo

porque voy a dar pruebas muy contundentes".

El 17 enero, Nisman se encierra en su casa,

prepara su intervención en el Congreso,

intenta localizar sin éxito a Stiuso,

el espía que le ha pasado la información

para imputar a Cristina Fernández.

Pide a su asistente informático que le preste una pistola.

Se la entregué y la dejó en el apoyabrazos del sillón

envuelta en un paño verde.

El 18 enero hallan su cadáver.

Sus escoltas tardan 11 horas en irrumpir en su domicilio.

Tenían que subir si a la media hora no respondía nadie,

tenían que tirar la puerta abajo, y no lo hicieron.

La escena dibuja un claro caso de suicidio,

pero todo resulta mucho más complejo.

No puedo aventurar en este momento ningún tipo de pronóstico,

no sería prudente.

La crónica de esta muerte arranca en este edificio

a pocos metros de la Casa rosada.

Aquí tiene su despacho el fiscal Alberto Nisman,

y aquí empieza a redactar los 300 folios de un informe

que directa o indirectamente le cuesta la vida.

Sacó ese informe de dentro de un placard y me dijo algo así,

"con esto me llevo puesto a Cristina".

-Un pequeño matiz, ¿Cuándo te enseña eso?

-Por lo menos ocho o nueve meses atrás.

-Me dijo que lo iba a denunciar al día siguiente

que ella dejara el gobierno.

Yo se lo recriminé, le dije que si tenía los elementos de un delito

de tal gravedad hacía la denuncia de forma inmediata

y me dijo, "esto me puede costar la vida, me pueden matar por esto".

Y la verdad, lo digo con culpa, me reí.

Para entender en qué trabaja Nisman y por qué muere,

hay que retroceder 21 años, al 18 julio de 1994.

(GRITA) Acá una ambulancia, por favor.

Aquí hay alguien, una ambulancia, por favor.

-¿Está viva?

Murieron 85 personas, 300 quedaron heridas.

En un edificio militar fuertemente protegido

está almacenada la historia judicial de este atentado

contra la mutualidad judía amia.

Miles de folios con miles de testimonios

para esclarecer quién ordenó colocar una furgoneta cargada de explosivos.

Toda esta documentación

apunta a Irán como responsable del atentado,

pero solo apunta, porque el caso sigue abierto.

Fue en ese momento cuando llegué al fondo del edificio,

en donde se produjo el atentado.

Alguien me agarró de la mano y no me dejó avanzar.

Entendí que ahí terminaba y era el borde del precipicio.

Anna Weinstein pertenece a una estirpe de supervivientes.

Ella sobrevivió al atentado amio. Sus padres, al holocausto.

Para Anna, como para toda la comunidad judía,

la designación hace 11 años de otro judío, Alberto Nisman,

como fiscal de la causa supone un soplo de esperanza.

Pero los años pasan, la causa se estanca

y la impunidad se perpetúa.

¿Qué pasó en estos 20 años?

¿Nos habremos acostumbrado a que las cosas sean así?

Centrado en la causa amia,

Nisman descubre una suerte de diplomacia paralela

supuestamente ordenada por el gobierno de Argentina

para exculpar a Irán del atentado.

Ahí comienza su calvario. Sabe que toca fibra sensible.

Pretende imputar a la presidenta, al canciller

y a otras personas por urdir este plan.

Se basa en escuchas que le filtra un espía,

que revelan negociaciones secretas con Irán

por parte de políticos afines al kirchnerismo.

Creo que a Nisman lo intoxicaron con pescado podrido,

con información falsa.

Cuando se dio cuenta de lo que había hecho,

y que el FBI y la CIA lo dejaron solo,

terminó como terminó.

¿Usted se reconoce en esas escuchas? Sí, por supuesto.

Lo que digo siempre, habré sido un mal cartero,

no un traficante de influencias

y mucho menos un traficante de impunidad,

que era de lo que nos acusaba el fiscal Nisman.

Cuando dice usted, "habré sido un mal cartero",

¿qué carta llevaba usted?

Algún mensaje, alguna cosa informal...

Aquí estoy con el comandante Fidel Castro.

Luis D'Elía lidera un partido de izquierda

con sabor a años 70.

Reconoce haber viajado cuatro veces a Irán

y allí haberse reunido con algunos de los supuestos responsables

del atentado amia.

Aquí estoy con uno de los imputados en la causa amia.

Según Nisman, su mediación habría permitido al gobierno argentino

alcanzar el acuerdo con Irán.

D'Elía prefiere quitarse protagonismo.

Se firmó el acuerdo el día de mi cumpleaños.

El 27 de enero de hace dos años.

Me enteré, como bien sale en las escuchas,

me llama Khalil.

-Con ese memorando se estaba consagrando la impunidad

de quienes habían sido los responsables

de la muerte de 85 argentinos.

-La presidenta Cristina Fernández de Kirchner

le ordena a su canciller que hay que desinvolucrar a Irán

de la causa amia.

Lo cierto es que el acuerdo nunca entra en vigor

porque Irán no lo llega a ratificar.

Eso, según algunos juristas, desarma toda la denuncia de Nisman.

Los documentos de las 300 páginas son un disparate.

Todo lo que se denuncia no entra en actos de tentativa.

Son actos preparatorios.

Se nota que es un cortar y pegar de la computadora.

A mi juicio, no lo hizo Nisman, ni siquiera un abogado.

Si el fiscal Nisman no ha escrito ese documento,

¿quién lo ha podido escribir y con qué intención?

¿Por qué lo firmó él? Las hipótesis son hipótesis.

Ese documento tiene una factura de servicio de información.

-Antonio Horacio, alias Jaime Stiusso,

uno de los espías más importantes... Agente de inteligencia, no espía,

más importantes de los últimos 30 años en la República Argentina.

Stiusso es el agente secreto de esta trama.

El hombre y el nombre donde confluyen muchas de las sospechas

y todas las hipótesis.

Un espía ligero de escrúpulos que trabaja por igual

para la dictadura y para la democracia.

Stiusso es un ser amoral capaz de cualquier cosa.

Cuando digo cualquier cosa, es cualquier cosa.

-Si yo tengo que dar un juicio de valor,

era un muy buen oficial de inteligencia.

Como buen gente,

toda Argentina sabe quién es Stiusso,

pero casi nadie le ha visto. De él apenas circula una imagen.

Es un hombre menudo y anodino, el mejor agente de Argentina,

es decir, el peor.

Stiusso es quien aporta a Nisman

las grabaciones en las que basa su denuncia.

El fiscal depende de él para imputar a la presidenta,

pero en el momento de la verdad,

cuando Nisman más le necesita para enfrentarse al poder,

Stiusso desaparece.

Como Stiusso sabe lo que él mismo hizo,

sabe lo que el gobierno puede hacer.

Pactamos un encuentro con la única persona que se comunica con Stiusso.

No hay imagen, no hay sonido, solo una libreta.

Nos confirma que él y Nisman reciben amenazas conjuntas

desde el momento en que empiezan a preparar la denuncia.

Por eso, Stiusso abandona Argentina y no desmiente el rumor

de que estaría protegido en Estados Unidos.

Stiusso era el hombre de la CIA en Argentina.

Las filtraciones de WikiLeaks confirman que Nisman

llega a tener una relación muy estrecha

con la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires.

Incluso, anticipa algunas decisiones.

Se trata de un homicidio.

Acá puede haber la intervención de una potencia extranjera

interesada en que Nisman no diera a conocer

todos los elementos probatorios que tenía para exponer ante el Congreso.

Con Stiusso huido, Nisman se siente traicionado.

Es sábado, se recluye en casa

para preparar la comparecencia del lunes en el Congreso.

Mantiene una actividad difícilmente compatible

con la preparación de un suicidio.

Patricia es quizás la persona con la que más mensajes

y llamadas intercambia.

A mí durante el sábado me llamó en varias oportunidades.

En la primera me dijo, diputada, ¿voy a tener seguridad?

Le dije que lo máximo que podría pasar

es que hubiera una palabra de más, algún insulto...

Eso a mí me replica en mi cabeza todo el tiempo.

Yo le dije que lo máximo que podría pasar es un insulto.

Diego Lagomarsino es informático.

Trabaja para Nisman hasta el último día.

Cobra un salario de unos 4000 euros al mes,

que le paga la fiscalía

y del que el propio Nisman se queda una parte.

Hasta hoy, es el único imputado por prestarle la pistola.

La última persona, que se sepa, que le ve con vida.

Motivos suficientes para que muchos argentinos sospechen de él.

Me llama a eso de las 16:30 de la tarde.

Yo estoy en el parque con mi familia.

Suena el teléfono y era Alberto que me decía,

¿puedes venir? Alberto era así,

no te decía mucha información vía telefónica.

Subo, me cambio y voy.

Subo y una de las cosas que me preguntó es, ¿tienes un arma?

Obviamente yo no la tenía conmigo. Fui a mi casa a buscarla.

Esperé a que se fueran de mi casa

porque no quería formar mucho alboroto, volví y se la llevé.

Está probada la segunda entrada de Lagomarsino

en casa de Nisman a las 19:59 del sábado,

pero no hay registro de su salida.

Solo que su furgoneta pasa un peaje de regreso a su casa

45 minutos después,

¿pudo haber estado Diego en casa de Nisman

en el momento de su muerte? No hay unanimidad.

La mayoría de los peritos coinciden en que Nisman murió horas después,

pero los de la familia de Nisman

sostienen que sí pudo haber estado presente.

Alberto Nisman,

gracias por estar con nosotros en "A dos voces".

-Buenas noches.

A Nisman le obsesiona la seguridad de sus hijas.

Durante los días previos a su muerte

parece llevar con entereza la avalancha de descréditos

que le lanza el poder.

No da signos de temor salvo por la integridad de sus dos hijas.

Yo antes de todo esto avisé a mi hija diciéndole

que quizás iba a escuchar de su padre

las cosas que jamás se hubiera imaginado.

Me dijo que me conocía. Es tremendamente doloroso.

-Me dijo una frase que decía,

¿sabes lo que es que tus hijas no quieran estar contigo

por miedo a que les pase algo?

Esta frase se me quedó pegada en la mente.

-¿Qué se estaba haciendo?

Alimentando para que el fiscal se fuese,

dejase su causa por miedo a represalias contra sus hijas...

¿Tenéis pruebas de eso? Sí, sí. Él lo había escuchado.

Escuchó una conversación

donde un agente argentino pasaba información.

Él lo escuchó. Y él dijo:

"había detalles de la vida de mis hijas que ni yo conocía".

¿Hay miedo en el entorno de Nisman?

Muchísimo, tanto en la familia como en los que fueron sus funcionarios.

Puerto Madero es un pequeño Manhattan,

un viejo barrio de portuarios despreciado durante años

por los bonaerenses pero que ahora concentra lujo y exclusividad.

El sábado 17 de enero, Alberto Nisman no sale a la calle.

Confiesa a sus allegados que siente temor.

Sus escoltas se inquietan pero él los ignora.

Yo esto lo declaré y si no lo declaré voy y se lo digo

a la fiscal.

Estuve con él cuando los custodios lo llamaban y le decían

"doctor, llegamos". Y Alberto no les contestaba.

Al momento le volvían a decir, "doctor, ya llegamos".

Y él les contestaba

"sí, ya les escuché, no hace falta que me repitan".

La actividad se detiene en un momento aún sin aclarar

entre la noche del sábado y la mañana del domingo.

El ordenador languidece, los teléfonos duermen,

nadie del edificio escucha la detonación de la Bersa calibre 22.

El cadáver se consume en el suelo del baño.

Desde que sus escoltas se alertan hasta que descubren el cuerpo inerte

pasan casi 11 horas.

Incomprensible, incluso aunque sus custodios se sintieran cohibidos.

¿En qué momento se dispara cierta alarma?

Yo diría una hora, dos horas, tres horas...

Ya si uno dice "estuvo un custodio esperando tres horas para activar

algún sistema de prevención", ya eso es mucho.

Bueno, pues pasaron 11 horas.

10:30 de la noche del domingo.

Entran dos custodios y la madre de Nisman.

A través de la puerta del baño se filtra un charco de sangre.

Desplazan la puerta y hallan el cadáver de Nisman.

A partir de ese momento el ministro Berni primero,

la fiscal Fein después, y policías y más policías

comienzan un trabajo plagado de irregularidades.

Hay una famosa foto de la fiscal Fein con su cartera

en el brazo y nueve personas ensuciando todo lo que es

el lugar del hecho.

-Esa escena está demasiado pisoteada.

Ya uno sabe que, en un caso así,

cuando esa escena se pisotea demasiado,

después da lugar a que nunca se sepa.

-Ahí ves el vestidor, que es el pasillo que está antes del baño,

ves cómo quedó el baño.

Lo limpian.

Recordemos que en todo este operativo ...

-No hay destrucción de pruebas, nadie se llevó nada,

no se pisoteó nada más que lo necesario para entrar.

Hubo que mover el cadáver, claro,

el cadáver estaba obstruyendo la puerta, hubo que moverlo.

-Ahí ves los peritos.

El vídeo de la policía roza el surrealismo.

Peritos que se chocan por los pasillos,

que levantan pruebas sin guantes,

que las destruyen con papel higiénico,

que descubren la sangre en el arma para anotar su número de serie,

una zafiedad que explicaría porqué no están las huellas

de Lagomarsino en la pistola.

El ADN de contacto tiene menor adherencia que el ADN en sangre,

el ADN en sangre barre el ADN de contacto,

por eso no aparece.

Por el contacto que tú tuviste con el arma,

debería haber algún tipo de huella.

Tal cual, pero el comentario que hace el personal

que hizo los peritajes es ese.

Y el no va más del absurdo,

un diálogo entre el ministro Berni y la fiscal Fein

cuando llevan ya al menos 1 hora en la casa de Nisman.

Una hora después de haber llegado,

Berni se pregunta si Nisman está agonizando.

Demasiado tosco para ser premeditado y demasiado disparatado

para ser cierto.

Para quienes ven la serie de televisión CSI,

olvídense de eso. Argentina no tiene la opción CSI.

No hay peritos forenses que vienen, investigan el ADN,

con computadoras... olvídense.

Acá tenés al sargento García de El Zorro que entra pensando

si pude comer pizza en vez de hacer una investigación del cuerpo

que está al lado de él.

Un paseo por el perímetro de Le Parc permite identificar al menos

18 cámaras de seguridad.

Sus grabaciones son unos de los grandes enigmas del caso.

Han tenido que pasar cinco meses para comprobar que es cierta

la versión de entradas y salidas de Lagomarsino

y hay que añadir la extrema lentitud del peritaje de los teléfonos

y ordenadores de Nisman.

Apenas se sabe que en su portátil alguien repasa

las portadas de los periódicos el domingo por la mañana,

cuando quizás el fiscal ya está muerto.

Sí, puede ser que un tercero acceda remotamente, que no fue el caso.

¿No fue el caso?

No, no fue el caso porque primero, yo digo que no fui, y fue así,

y segundo, los peritajes demuestran que fue un acceso local.

Y también debe ser un acceso local el trabajo que alguien desarrolla

en la computadora de Nisman el mismo domingo a las ocho de la tarde.

Conecta tres lápices de memoria y mueve archivos.

Realiza un trabajo sofisticado pero sorprendentemente deja rastro.

Y eso, se supone, en la casa de Nisman,

con el fiscal seguramente muerto y mientras los custodios

debaten si entran o no.

Las pruebas en el piso 13 de Le Parc se evaporan

o se manipulan en secreto. Quizás por precaución se impone silencio.

Argentina ignora qué ha pasado hasta que un periodista lanza un twit.

Recibí la información de una fuente aproximadamente a las 6 de la noche

avisándome de lo que había ocurrido en el edificio del fiscal,

en Puerto Madero.

A Damián Pachter las 25 palabras de este twit le cambian la vida.

A los tres días de lanzarlo se siente perseguido

y huye a Israel. Ahí le localiza "En portada".

Hoy tiene muy claro lo que pasó ....

Al fiscal Alberto Nisman lo asesinaron. ...

Y lo que supuso ese twit.

Yo creo que están trabajando planteando un escenario de suicidio,

cuando en realidad lo que ocurrió, según la querella, fue un asesinato.

Intencionadas o no,

las aberraciones periciales en la escena generan confusión

y ceban los argumentos de unos y otros en el gran debate nacional

sobre el caso Nisman, ¿lo mataron? ¿Se suicidó?

Doy por sentado y terminado que la escena del crimen se manipuló.

-Esta es la demostración del homicidio,

de que el cuerpo fue corrido después de morir.

-La fiscal Fein miente.

La escena del crimen fue manipulada y a Nisman lo mataron.

"En portada" recurre a uno de los criminólogos

más prestigiosos de Argentina para que, alejado de la lucha maniquea,

exponga sus conclusiones.

Se ha hablado mucho de que se movió el cadáver.

Parece evidente que se movió.

El cadáver ha sido movido sin ninguna duda.

Eso, ¿qué información nos da?

A ver, para la versión homicida indican que el autor del hecho

ha tenido que mover el cadáver para poder regresar del baño.

En cambio, quienes sostienen la versión suicida,

indican que esto responde al movimiento de cuando se empujó

el cadáver con la puerta.

La muerte de Nisman desconcierta a todos por igual.

Pocos creen en la teoría del suicidio

pero la tesis del homicidio solo se sustenta en sospechas,

en coincidencias, pero no en pruebas.

El Gobierno, acorralado por las críticas,

se lanza a una carrera desbocada para desprestigiar a Alberto Nisman.

Generaban los fondos para que se esclarezca el caso

y ver quiénes eran los responsables.

Él los dedicaba para salir con minas y pagar ñoquis,

un sinvergüenza de los que pocas veces se ha visto en este país.

-La pistola que ha producido la muerte del fiscal Nisman

pertenecía a un empleado de su propia fiscalía,

experto en informática y tenía una íntima relación con el fiscal.

-La relación íntima o como quieran llamarle no es así.

-No hay nada malo en que hubiera una relación homosexual,

pero la verdad es que no la había.

-A mí también me afecta porque dicen cosas que no soy

y mis hijos no tienen la edad para entenderlo.

Lagomarsino es un hombre que genera empatía,

le gusta agradar.

Escucha y asiente sin apenas llevar la contraria.

A estas alturas parece claro que con Nisman

tenía una relación de dependencia incluso emocional.

Los observadores que estuvieron en ese lugar

dijeron que a primera vista, la sangre que había en el baño

era oscura, es decir, que había pasado bastante tiempo.

Vemos ahí que hay un rastro de sangre cerca del lavabo,

pero igual no sabemos deducir qué significa, qué quiere decir.

Tengo la convicción de que está perpendicular

al plano en el que se encuentra o sea que, efectivamente,

se encontraba frente al espejo y probablemente no sea sangre

directamente del orificio de entrada,

sino que esa sangre provenga de la pérdida que ha tenido

por nariz y por boca.

En cambio, lo que sostiene la versión homicida

es que esto proviene, efectivamente, del momento del disparo,

del orificio de entrada y que ha sido proyectado en este sentido,

encontrándose de rodillas en ese lugar.

-No me adelantó cuáles eran esas pruebas consistentes

y contundentes pero me pidió que necesitaba audios.

Imagino que seguramente iba a dar a conocer algunas escuchas,

algunas grabaciones.

Los altavoces de esta sala del Congreso argentino quedan mudos

en la mañana del lunes 19.

Nunca llegan a reproducir las pruebas contundentes

de las que presumía Nisman.

Le pregunté si tenía la prueba, me dijo que la tenía,

que era absolutamente contundente y que era de tal gravedad

que la tenía depositada en tres lugares diferentes.

-Pero lo que pasó es que las pruebas no existían.

Eso no lo sabemos.

Bueno, hasta hoy no han aparecido. ¿Qué otras pruebas hay?

Cuando la fiscal del caso averigua que Nisman

tiene una caja fuerte en un banco de Avenida Corrientes de Buenos Aires

se acerca hasta ahí y descubre que el cofre ya ha sido abierto

y seguramente vaciado por Sara Garfunkel, la madre de Nisman.

-En Argentina hay un grupo de inteligencia

manejado por el jefe del Ejército,

el jefe del Estado Mayor del Ejército, el general Milani,

que a mí me genera enormes desconfianzas.

El poder pudo haber recurrido a este sector de la inteligencia argentina.

La insinuación de la diputada Bullrich es contundente

y da una idea de cómo se las gastan en la política argentina.

Sea o no el Ejército quien esté detrás de la muerte

de Nisman, parece cierto que los militares

sí desarrollan labores de inteligencia

dentro del país, algo expresamente prohibido por la ley.

Sé que sí hay gente, sé que tienen un presupuesto inmenso,

sé que Milani es el hombre más importante

de la inteligencia en Argentina.

-Y esto, que es algo que uno dice "qué horror", todos lo sabemos,

todos. Yo trabajo, por ejemplo, con un teléfono celular

que cambio cada 15 días.

-La única posibilidad de que esta arma no deje rastro,

señora fiscal, es con un guante.

Y salvo que Nisman se haya suicidado y luego se haya sacado el guante ...

-Los que interpretan que la acción es homicida,

indicarían que Nisman utilizaba el arma en su mano derecha

y alguien le colocó la mano por encima para direccionar el disparo.

En cambio, aquellos que sostienen la versión suicida,

indicarían que de esta manera

en realidad se ayudó con ambas manos.

En los dos casos se ve que aquí no existen manchas de sangre,

lo que indica,

conforme a las proyecciones que hay en el resto de la mano,

que hubo un telón en interposición que no permitió precisamente esto.

(Gritos)

Sandra Arroyo es jueza y madre de las dos hijas de Nisman.

Su insistencia, a veces su obstruccionismo,

garantiza al menos la hipótesis de investigación más amplia.

En nombre de la familia, sobre todo de los herederos,

rebate con contundencia todos los argumentos que apuntan al suicidio.

Nisman no sufrió un accidente, Nisman no se suicidó,

a Nisman lo mataron y su muerte es un magnicidio

de proporciones desconocidas.

Sandra Arroyo encabeza el 18 de febrero

una descomunal manifestación de apoyo a Nisman.

Hoy sería irrepetible. Su imagen ya no está inmaculada.

Algunos caprichos de su vida privada y los excesivos gastos

en nombre de la Fiscalía han minado su prestigio.

Lejos del griterio y a esa misma hora

un hombre se encamina hacia una iglesia en busca de paz.

El famoso 18 de febrero yo fui a un cura.

Hacía mucho que no me acercaba a un cura, sí a Dios a mi forma,

pero no a través de la Iglesia.

Le pedí por el alma de Alberto, haya sido lo que haya pasado...

y el padre me dijo "Dios lo perdonó" y ahí...

Te liberaste.

Me liberé por él, o sea, sentía mucha...

no sé cómo explicarlo.

Una persona a uno le tiene afecto, sea bueno, sea malo, te trate bien,

te trate mal, era un tipo con el cual trabajé mucho tiempo

y me parece bueno que se vaya en paz.

Las flores se marchitan,

las piedras perduran si no las arrastra el viento.

Así lo dice la tradición judía.

Un manto de piedras cubre hoy la lápida de Natalio Alberto Nisman

en el cementerio judío de La Tablada, en Buenos Aires.

Nisman reposa a pocos metros de la línea de monolitos

que homenajea a los héroes de Israel y a pocos metros también

de las hileras de tumbas por el atentado de AMIA.

Todas ellas, muertes violentas,

muertes que Argentina no ha sabido o no ha querido resolver.

¿Cuál es su hipótesis de lo que pasó?

Mi hipótesis de la muerte del doctor Nisman

es que no hay nada que me indique que no sea suicidio.

-La logística era argentina, el asesino entró desde Uruguay

con un pasaporte falso y se fue al día siguiente

con el pasaporte falso. Tocó Uruguay y se fue muy lejos.

Eso lo hizo un servicio de inteligencia extranjero.

Más no le digo, no puedo.

-Le hicieron firmar este escrito,

le aseguraron que era indispensable hacerlo

porque le estaban persiguiendo y después,

el que se lo hizo firmar desapareció.

Y de pronto uno se encuentra que está solo,

no solo, sino en una posición muy negativa y muy peligrosa.

Si hay reservas, uno reacciona y si no hay reservas, se cae.

Mi hipótesis es esa.

-Todos dicen tres hipótesis, yo le doy una cuarta.

¿Qué pasa si se la pegó jugando?

Y no sé, no sé, se me mezcla todo, se me mezcla todo.

Lo único que te puedo decir es que yo, el domingo,

que fue la fecha de muerte, no estuve y yo no fui.

Es muy difícil tener que andar diciendo

yo no maté a alguien.

En Portada - Nisman

El reportaje termina con una confesión del único imputado en el caso Nisman: “Yo no fui... Y es muy difícil tener que andar diciendo que no maté a alguien”. Antes de escucharla, nos esperan 40 minutos de una narración frenética con testimonios tan brutales como estremecedores. 

'Nisman', que se estrenó el 11 de junio de 2015, tiene guion de José Antonio Guardiola; realización de Susana Jiménez Pons; imagen y sonido de Vicente Gil y Juan Lage; y montaje de Javier Mula.

#EnPortadaNisman en el World Media Festival y en las redes sociales

El director del programa, también autor del guión de 'Nisman', nos contó en las redes sociales cómo transcurrió la jornada en Alemania.

Televisión

anterior siguiente