Dirigido por: Jose Antonio Guardiola

Espacio que ofrece reportajes que acercan al espectador a la actualidad internacional a través de situaciones conflictivas que sufren determinados países.

Desde 1984, En Portada analiza en sus reportajes situaciones de conflictos internacionales de actualidad y los problemas sociales, políticos y económicos que se producen en diversos países.

Cada programa tiene un cuadro técnico responsable. En Portada ha recibido premios nacionales e internacionales muy importantes a lo largo de todos estos años de emisión.

Contacto

Escriba al programa En portada: enportada.tve@rtve.es

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5926253
No recomendado para menores de 12 años En Portada - El orfanato - Ver ahora
Transcripción completa

No podíamos hacer nada.

En el momento en el que hacías algo,

te pegaban.

"Miles de rumanos recuerdan con pavor

su paso por los orfanatos".

Me han dicho cosas feas.

He sido violado.

-No por casualidad,

muchos de mis colegas se han suicidado.

"Miles de niños murieron en esos centros,

construidos por Ceausescu".

Comían una vez al día,

no tenían calefacción,

las ratas se paseaban por las habitaciones,

los bañaban con agua fría...

"Treinta años después, buscan justicia".

"Hoy, 'En portada - El orfanato'".

Me llamo Visinel Balan.

Tengo 33 años.

Aquí está mi pasado.

He crecido aquí.

En este lugar

he vivido alguna de las experiencias más duras.

Aquí está el orfanato número 6

o centro de acogida número 6.

Aquí empezó mi vida.

(Música)

Aquí viví experiencias que me han marcado,

me han dibujado

y me han creado tal y como soy hoy.

"Cuando tenía dos meses,

a Visinel Balan

lo amamantaba una cabra".

"Su madre no podía cuidarlo".

"Visinel terminó en un orfanato,

como sus doce hermanos".

"Era 1987,

el primero de los 26 años

que pasaría bajo custodia del Estado".

(Música)

Veo a Celina,

a Casandra...

y a otras educadoras.

Recuerdo que solo podían controlar su frustración

con la violencia.

No podíamos hacer nada.

En el momento en el que hacías algo, te pegaban.

Éramos muchos.

En el momento en que hablabas,

te pegaban.

Tenías miedo de expresarte.

"Visinel Balan sobrevivió a la degradación moral y física

infligida en los orfanatos

creados durante la dictadura comunista".

"Hoy es un abogado que ha perddo el miedo a hablar

y que busca un mínimo de justicia".

No existe hoy en día

en Rumanía

una condena...

Atención,

no existe una condena

contra aquellas atrocidades.

(Música)

"Cuando llegó al poder,

Nicolae Ceausescu tuvo el sueño de cualquier dictador:

tener un país grande y poderoso

y una población rendida a sus pies".

"Para ejecutarlo, tomó medidas drásticas".

"La primera: aumentar la población".

"En 1966,

Ceausescu prohíbe el aborto

y el uso de métodos anticonceptivos".

"La propaganda oficial lo deja claro:

la obligación de la mujer es traer al mundo

a una legión de trabajadores al servicio del Estado".

"Tener un hijo es un regalo para el país".

"Miles de mujeres mueren en abortos clandestinos,

pero la tasa de nacimientos se duplica en poco tiempo".

El crecimiento artificial de la población

provocó que miles de niños fueran abandonados.

Eran huérfanos que provenían, por ejemplo,

de lo que Ceausescu definió como "la mamá heroína",

una mujer que tenía 10 o 15 hijos

y no podía mantenerlos como corresponde.

Algunos los enviaba a los orfanatos.

"Ceausescu construye cientos de orfanatos

por todo el país

y difunde una consigna:

el Estado cuida mejor de los niños que sus propias familias".

"Pero al padre de la patria no le valen todos los niños:

hay que esconder

a los discapacitados físicos e intelectuales".

El modelo humano era el de un joven vigoroso,

presentable

y profundamente ideologizado, por supuesto.

"Ceausescu dividía a los huérfanos en tres categorías:

sanos, parcialmente recuperables e irrecuperables".

"Estos últimos están condenados a morir".

(Disparos)

"En diciembre del 89,

cuando el dictador muere ajusticiado

por un pelotón de fusilamiento,

hay unos 100 000 niños en orfanatos del Estado".

(Música)

"El camino que lleva a Cighid

es largo y tortuoso".

"Cighid está a 600 kilómetros de Bucarest".

"Una zona agrícola escondida y remota".

"El lugar perfecto para esconder a cientos de niños con discapacidad

en este antiguo hospital psiquiátrico".

"En Rumanía, todos lo llaman 'el castillo del terror'".

(Música)

En 1987,

se convirtió en una residencia-hospital

para menores con discapacidades neuropsíquicas graves,

declarados irrecuperables.

Por aquel entonces,

el personal estaba formado por enfermeras, cuidadoras,

probablemente un médico y algunos asistentes.

Ni se preguntaban si estos niños podrían ser reeducados

y no existía personal especializado para su recuperación.

"Daniela Nistor empezó a trabajar en Cighid

en el verano de 1990".

"Meses antes,

una televisión alemana mostró al mundo

lo que ocurría en el interior del 'castillo'".

"Treinta años después,

sigue siendo imposible encontrar palabras

para describir todo esto".

"Más de 100 niños encerrados como animales

en el más absoluto abandono".

"Lo peor de la condición humana reina a sus anchas

entre las paredes sordas del castillo de Cighid".

Comían una vez al día,

no tenían calefacción,

las ratas se paseaban por las habitaciones,

los bañaban con agua fría...

Eran unas condiciones

que difícilmente nos podríamos imaginar

hoy en día.

"Decenas de niños alimentados únicamente a base de sémola".

"Decenas de niños compartiendo cuna

en condiciones higiénicas deplorables".

"Los más inquietos, directamente encerrados en celdas".

Se les había puesto la etiqueta de irrecuperables sin ningún futuro.

De hecho, fueron enviados aquí para morir.

Estaban aislados y alejados de la sociedad.

Presentaban un estado de salud deplorable.

En primer lugar,

tuvimos que intervenir en el aspecto médico,

en el sentido de que era necesario hacer análisis,

diagnosticar y cuidarlos.

Porque la mayoría de ellos

presentaba un alto grado de desnutrición.

"Esta legión cadavérica de seres en los huesos

es la imagen con la que muchos identifican

el periodo final de la dictadura de Ceausescu:

la escasez".

"Si el pueblo lo pasó mal,

los últimos de los últimos,

los niños que no encajaban en su modelo de 'hombre nuevo',

estaban sentenciados".

De 1987 hasta 1990,

aproximadamente el 70% de ellos logró sobrevivir.

El resto no resistió las condiciones inhumanas

en las que vivían.

"Tres décadas después,

Daniela Nistor sigue cuidando con mimo

a aquellos niños de Cighid".

(Música)

A este niño lo abandonaron en el hospital.

Tiene varios problemas de salud:

microcefalia,

un retraso neurológico y motor.

"El pequeño Erik

hubiera sido uno de los miles de huérfanos

desahuciados,

condenados a morir

en la época de Ceausescu".

"Hoy recibe todo el cuidado del mundo

por un equipo de profesionales que ama su profesión".

Con él no puedes hacer mucho,

pero le damos amor

y tratamos de darle...

¿Cómo decirlo?

Tratamos de darle el mejor cuidado

y hacerle sentir bien durante las terapias.

"En Rumanía, cada año se abandonan unos 9000 niños,

más que en cualquier otro país de Europa".

"Pero, 30 años después de la dictadura,

hay una nueva generación

de educadores,

de terapeutas,

que trata de paliar el horror y el estigma de Cighid".

Ser amado es una necesidad,

como respirar, comer, beber agua o dormir.

Amar también es una necesidad.

-Para mí, la bomba de extracción

fue una zona de refugio psíquica.

El sonidito de la bomba...

me ayudaba a olvidarme,

a evadirme.

Estaba roto.

Salía de esa zona de agitación,

de tensión,

y escuchaba ese ruidito hasta que me quedaba dormido.

Me encantaba.

"El sueño no siempre llegaba con placidez".

"Lo normal era dormir por agotamiento".

Si no dormías la siesta, te pegaban.

Era una lucha difícil, fea.

Te golpeaban con dureza hasta que te entraba sueño.

Es decir, te quejabas del dolor hasta que te entraba sueño.

Te pegaban muy fuerte hasta que te quedabas medio muerto.

Realmente, llegó un momento en que, si te hacías pipí encima,

te desnudaban y te paseaban por todas partes.

Y después te pegaban, te humillaban.

No por casualidad,

muchos de mis colegas se han suicidado

porque a nivel mental no podían aceptarse a sí mismos.

Era difícil asimilar

que tú has pasado por esto,

que has podido resistir...

este tipo de trauma.

Muchos de ellos se orinaban porque estaban enfermos.

A este lugar lo llamábamos

"el cementerio de los muertos sin nombre".

Hay muchos niños enterrados aquí que tenían un nombre.

Pero, con el paso del tiempo,

la cruz de madera se ha descompuesto

y su identidad "post mortem" también ha desaparecido,

igual que la cruz.

"La muerte de varios amigos

llevó a Visinel a investigar el pasado,

a buscar responsables

y a recopilar pruebas por todo el país

sobre los niños muertos en los orfanatos de Ceausescu".

"Muchos de aquellos centros siguen hoy en pie".

Hay más de 130 o 140 centros antiguos.

Escucha, orfanatos antiguos del modelo de Ceausescu hoy en día

mientras estamos hablando ahora mismo.

-Esta es, de alguna manera, mi segunda casa.

Los niños son como si fueran los míos

e intento tratarlos

como si fueran mis propios hijos.

"El orfanato Pinocchio parece un lugar feliz".

"O eso, al menos, transmiten todos:

los niños, los monitores

y los responsables que nos abren las puertas".

Tenemos personas especializadas,

como psicólogos,

que se ocupan

del estado emocional de los niños.

-En mi centro hay niños que reciben tratamiento psiquiátrico.

Pero lo proporciona un médico especialista,

un psiquiatra externo.

Nosotros no proporcionamos tratamientos directamente,

pese a que tenemos en el centro a un médico y a un enfermero.

Solo administramos el medicamento con el visto bueno del psiquiatra.

"Este orfanato se construyó en tiempos de Ceausescu

para albergar a más de 100 niños".

"Hoy, apenas queda una veintena,

y no por mucho tiempo".

"Rumanía se comprometió ante la Unión Europea

a cerrar todos los orfanatos heredados de la época comunista".

"En los próximos meses,

Pinocchio y el resto de orfanatos

deberán cerrar sus puertas".

"Los niños que siguen allí

se mudarán con familias de acogida

o vivirán en apartamentos sociales".

"En Rumanía hay más de 53 000 niños bajo custodia del Estado;

casi 5000 en antiguos orfanatos del periodo comunista".

"Para ellos, la adopción internacional

hace tiempo que dejó de ser una opción:

está prohibida desde el año 2004".

Me llamo Pandaru Carmen Iulia Florentina,

tengo 18 años y estudio ballet.

Vivo aquí desde los 13 años.

Y antes he estado en un orfanato.

En el apartamento, hay mucha más tranquilidad

y nos prestan más atención que en un orfanato.

"Carolina vive

en un apartamento social del Gobierno".

"Es una de las alternativas a los orfanatos".

"Pisos pequeños, pero correctos,

donde los jóvenes huérfanos

están acompañados por una educadora social".

Cuando no saben ir al médico,

cuando no saben cómo ir,

los acompañamos.

Les indicamos cómo ir a la policía,

al doctor,

con la idea de que se desenvuelvan solas

más tarde.

"Carolina y cientos de huérfanos

se enfrentan a una dura realidad:

qué hacer cuando salen del orfanato o del apartamento social,

qué hacer cuando se acaba la protección del Estado".

He crecido en un orfanato.

Mi madre me abandonó a las tres semanas.

"El circo le dio a Alina una nueva oportunidad".

"Ionut Jugureanu la recogió en la calle".

"También a Alin".

"Salieron del orfanato con 18 años".

"Cada año, unos 3500 niños

abandonan la red de protección del Estado".

El Estado no nos ayudó.

Nos arrojaron como perros de los centros, como perros.

"Ionut Jugureanu lleva más de 20 años

ayudando a huérfanos en la calle".

Y las familias les abandonan

porque no tienen los recursos

para alimentarlos.

Prefieren abandonarlos

esperando que sus hijos

encuentren un futuro mejor

en los orfanatos.

"Cuando acaba el sueño del circo,

vuelve la realidad de sus vidas".

"La idea romántica de un futuro próspero

se diluye en la orilla del río que les sirve de hogar".

Cuando llegas a la calle, no dices:

"Ya está, esto está bien".

No.

La calle es muy peligrosa

porque, por la noche, no te defiende nadie.

Estás solo.

Solo dependes de ti para poder sobrevivir.

-Todo lo que acumulo en mi memoria

del periodo de mi niñez,

todo el sufrimiento,

tiene efectos perversos

de manera sorprendente

30 años después,

27 o 30 años después.

Y, entonces, muchos de nosotros morimos.

Morimos a una edad muy frágil.

A los 30 o 40 años.

El sistema nos ha preparado para morirnos.

Eso es lo que ha hecho.

"La vida de Visinel tiene también buenos recuerdos".

"Sus amigos, su graduación como abogado".

"Pero, irremediablemente,

hay un momento en que todo vuelve a Comanesti,

al orfanato número 6,

y se reabren heridas imposibles de curar".

Los abusos sexuales venían de los mayores.

Ellos tenían relaciones sexuales con los pequeños.

En general, empezaba...

a los ocho o nueve años.

Se empezaba con una caricia.

Luego, sexo oral.

Penetración.

Si los pillaban,

los sancionaban.

Pero solo eso.

Luego, tú seguías en contacto con ellos.

Y sufrías.

Mejor no decías nada.

Te lo tragabas.

Esperabas a ser mayor.

"Visinel ha intentado romper el silencio,

pero se ha topado siempre con un muro insalvable".

"El Palacio del Parlamento es una mole descomunal,

como todo lo que ordenó levantar Ceausescu".

"Tan grande

como el silencio impuesto en Rumanía

cuando se quiere abordar el pasado".

"En 30 años de democracia

ha sido imposible establecer una comisión de investigación

para saber qué ha pasado en los orfanatos".

"Solo hay declaraciones de buena voluntad".

Veremos si...

podemos empezar algo

con el Ministerio de Justicia o algo

para tratar de averiguar cuál es la verdad

y quiénes fueron los responsables de aquello.

"Las pruebas contra los responsables

se acumulan bajo tierra".

"En Cighid,

casi todas las víctimas del 'castillo del terror'

apenas tenían tres años".

"Los investigadores han estudiado con detalle

lo que ocurrió en ese centro

y en otros dos hospitales para niños con discapacidad".

En estos centros hospitalarios,

en estos campos de exterminio,

en estos centros de Pastraveni,

Sighet y Cighid,

hubo un aumento considerable de muertes.

Una mortalidad infantil inimaginable.

Allí se produjo la mayor tasa de mortalidad infantil

de Europa.

"En este rincón de Cighid

solo hay lápidas sin flores".

"No hay familias que acompañen".

"No hay visitas".

"La soledad de los huérfanos

dura incluso después de su muerte".

Cada día recuerdo cuando se llevaban a los muertos

con el tractor.

Un tractor con remolque.

Cargaba a los muertos

y los llevaba al cementerio.

Es lo que vimos.

"Calin Lacatus y Iosif Valov

sobrevivieron

al 'castillo del terror' de Cighid".

"Crecieron juntos y hoy comparten

un pequeño apartamento en Oradea".

"Si algún fiscal busca pruebas de aquel horror,

solo tiene que entrevistarlos".

No había agua caliente.

No había calefacción.

Había días que comíamos.

Otros no.

El personal laboral

intentó por todos los medios que hubiera comida,

pero, en esa época,

así funcionaban las cosas.

Por eso se denominó a Cighid

como un campo de exterminio de niños.

Eso está claro.

Los niños que eran enviados allí era prácticamente para que murieran.

-Estaba en la habitación número 9.

Era el pequeño salón número 9.

-Éramos niños pequeños y estábamos en grupos.

-Estábamos en un grupo con chicas.

Se paseaban, comían cerca de nosotros.

Había muchas ratas que se paseaban por allí.

Venían desde el baño.

Realmente, teníamos mucho miedo

y no sabíamos cómo cubrirnos para que no nos comieran.

Llamábamos a los educadores

para decirles que venían ratas pequeñas y grandes.

-Un compañero nuestro

vio a varios niños muertos.

Fue a la habitación número 5.

Ahí llevaban a los niños que morían.

La sala 5 era la habitación

donde llevaban a los niños que morían

o estaban en estado terminal,

por los que no se podía hacer nada, lamentablemente.

Muchas almas inocentes se perdieron

porque el sistema comunista decidió

que los niños con discapacidad no debían existir, por desgracia.

-Me gustaba estar en la estación,

sentir cada traviesa de la línea de la vía,

sentir el olor del gasoil,

de la gasolina, del aceite quemado.

Esos símbolos me ayudaban a refugiarme en otra realidad

y me permitía rechazar también la realidad en la que vivía.

"La estación de tren,

parada obligatoria para olvidar los traumas del orfanato".

Teníamos una educadora que un día nos llevó a su casa

para que viéramos una cosa.

Quería dejarnos claro

que no solo nos pegaba a nosotros,

sino que también pegaba a sus hijos.

Y esa imagen la llevo grabada.

Cogió una silla

y golpeó a su hijo con ella.

Y lo hizo estando nosotros allí,

invitados a comer en su casa.

¿Qué ha cambiado entre 1989 y 2021?

Ahora no podemos hablar de una violencia física

del nivel de entonces.

No podemos hablar de abusos sexuales del nivel de entonces.

No podemos hablar de aquella tortura.

Porque, realmente, era una tortura.

Una tortura.

"A Visinel Balan le importa el pasado y el presente".

"Por eso visitó unos 250 orfanatos

desperdigados por todo el país".

"De aquel viaje junto al exsenador Vlad Alexandrescu

nació 'Hijos de Herodes'".

"Es un informe demoledor

sobre el estado actual de los orfanatos rumanos".

Hay muchas cosas que se han mantenido

de la época de Ceausescu.

En primer lugar, la mentalidad.

La mentalidad

de que el niño está ahí

y que debe obedecer

en todo aquello que el educador le dice.

Una mentalidad de campo de concentración

que siempre está ahí presente.

"Para los rebeldes,

para los díscolos,

para los inquietos,

siempre está la medicación".

En general, es una medicación neuropsiquiátrica,

neuroléptica,

que te emblandece,

que te aplaca.

Aunque quieras expresarte, no puedes,

porque ese medicamento no te da la libertad de expresarte.

-Hace falta hablar de los psiquiatras

que han conservado costumbres antiguas,

de antes de la Revolución.

Hoy persisten hábitos del periodo comunista,

cuando toda revuelta,

toda insubordinación contra el Estado,

se castigaba con tratamientos psiquiátricos.

"Viorel Iordan tiene pocos recuerdos

de su paso por el orfanato,

básicamente, por la medicación que le administraron".

"Apenas lleva un par de años en la calle".

"Hoy vive en un apartamento

de la ONG que fundó Visinel

para ayudar a los huérfanos que salen del sistema".

Aquí están todos los expedientes sociales.

-¿Todo tu historial desde pequeño?

-Sí.

-¿Hasta qué año tomaste la medicación?

-Por lo que sé,

hasta los 18 años.

Cuando estaba en el orfanato,

yo sé que tomaba pastillas

porque tenía unos problemas,

no sé cómo decirlo,

que me hacía...

-Enuresis, ya lo conozco.

-A los 14 años, me hacía pipí.

-¿En la cama?

-En la cama.

-¿Te hacías pis o...?

-Sí, me hacía pis y ellos pensaban que,

como ya era mayor,

mejor que tomara las pastillas para que no volviera a hacerlo.

Piénsalo, con 14 años orinarse en la cama.

Pero eso, probablemente, se debía al "shock",

a las locuras que te provocaba el miedo.

-¿Debido a la violencia?

-Sí, sí.

Te sentías así como...

No sé.

-¿Un vegetal? -Un vegetal.

-Me quedé sin pelo en la cabeza muchos años

porque el castigo más doloroso era el tirón de pelo o de oreja.

Nos decían cosas feas, como:

"No mereces vivir,

por eso fuiste abandonado.

Gitano, feo, negro...".

Me han pegado.

He sido humillado, insultado...

Me han dicho cosas feas.

He sido violado.

Pero todo esto no me ha frenado,

sino todo lo contrario.

Me ha dado más fuerza para estudiar aún más.

"Andreas Novacovici

transformó lo peor del orfanato

en una fuerza motor".

"Está a punto de empezar un doctorado

y sigue dentro del sistema".

"Andreas representa a los 53 000 niños

que están bajo custodia del Estado".

"En esta oficina recibe

todo tipo de quejas y denuncias:

abusos físicos,

abusos sexuales,

altas dosis de medicación".

Eso ocurre todavía

porque los educadores

quieren que los niños estén tranquilos,

que sean buenos.

Y nosotros no creemos que los niños tengan que ser buenos,

que tengan que ser tranquilos.

Queremos que los niños sean activos,

que hagan preguntas,

que se involucren en toda clase de actividades

que les ayuden a quemar la energía que llevan dentro.

"Para muchos niños,

lo peor viene cuando dejan los orfanatos".

Hay informes oficiales

que dicen que el 65% de los chicos

que son víctimas de la trata de personas

para la prostitución o los trabajos forzados

vienen de Rumanía.

Y esto es un informe de la Comisión Europea.

De este 65%,

el 40% vienen de instituciones de protección de menores.

-He tenido momentos en los que quería morir.

Me parecía...

una oportunidad única.

Te preguntabas

cómo puedes huir del sufrimiento.

"Mejor me muero".

"La vida de Visinel

ha estado a punto de descarrilar".

"Cuando nació su hijo,

Visinel comenzó a ver las cosas de otra manera".

"Pero los recuerdos siguen ahí,

golpe a golpe,

como un martillo pilón".

En general,

la despedida de los compañeros...

fue una experiencia horrible.

Me sucedió hace cuatro o cinco años,

cuando ya no estaba en el sistema,

cuando un compañero de habitación

se suicidó.

Simplemente fue hallado en su apartamento.

Tomó 30 pastillas.

Sobredosis.

Hace un mes,

otro niño de un centro

se lanzó desde un tejado.

Desde lo alto del edificio.

Hace un mes,

un niño del centro dijo que ya no podía más.

-¿Por qué crees que hay suicidios de chicos

en los orfanatos?

-¿Por qué creo que se suicidan?

En primer lugar, se suicidan

porque no los entendieron en su debido momento.

Influye la falta de apoyo afectivo,

la falta de amigos,

de conocidos,

la carencia de apoyo,

la falta de personas de referencia.

Ese es un elemento crucial y esencial.

"Virgil Balan sabe de lo que habla".

"Pasó toda su infancia

en el mayor orfanato

de la Rumanía de Ceausescu:

Targu Ocna,

1100 niños".

"Virgil es el hermano mayor de Visinel,

otro superviviente, que estudió psiquiatría

y que vuelca su conocimiento

en esta residencia,

uno de los centros donde ahora se atiende

a los grandes olvidados de Ceausescu:

las personas con discapacidad".

(Música)

Aquel niño

al que el Estado comunista declaró como irrecuperable

se ha convertido hoy en día en un joven.

Un joven que tiene sus propias necesidades

y sus propios deseos.

Un joven que puede cuidarse,

que puede unirse a la sociedad cuando quiera,

junto con los otros,

aunque no todos puedan integrarse.

Un joven, en definitiva,

que se siente parte de la comunidad en la que vive.

Y eso es algo extraordinario.

Hace 30 años,

aquello fue un verdadero desafío para aquellos niños

y para nosotros también,

pero lo logramos.

Porque lo que les faltaba, sobre todo, era afecto.

Y ganamos su confianza.

(Música)

Ahora tienen una vida normal,

podríamos decir.

Han llegado a tener una vida normal.

Tienen sus propios deseos,

pueden expresar su opinión.

(Música)

Aquí les ofrecemos consulta psicológica,

asistencia social,

les enseñamos cómo ser independientes,

tareas domésticas...

Les enseñamos a cuidarse ellos mismos.

Hay prácticas de movilidad cognitiva,

actividades lúdicas...

Fue muy bonito.

Nunca olvidaré cuando Renata,

la primera niña con la que trabajé,

después de cuatro meses

en los que repetíamos distintos nombres

como...

boca, nariz, mano,

me dijo por primera vez "mano".

Fue su primera palabra.

Fue una sensación maravillosa.

-Mira tu reloj.

Coge tu mano

y míralo.

Mira cómo transcurre el tiempo.

Quiero que te imagines

durante unos pocos segundos

qué significan para ti 30 años.

Treinta años

en los que hemos estado esperando a que alguien responda

por los horrores de los orfanatos.

Esperamos,

pero no ha respondido nadie.

Nadie ha sido condenado

por los crímenes de los niños

que estaban en los orfanatos de Rumanía.

Y, pese a eso, esperamos.

(Música)

En Portada - El orfanato

02 jun 2021

Programas completos (346)
Clips

Los últimos 857 programas de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios