Anterior Agua: las grandes expediciones acuáticas del equipo de "Al filo de lo imposible" Siguiente Saúl Craviotto se convierte en el ganador de MasterChef Celebrity Arriba Ir arriba
Redes - Quiero tener un dinosaurio... en casa

Quiero tener un dinosaurio... en casa

  • Por qué querría alguien resucitar los dinosaurios?

  • Jack Horner, paleontólogo habla con Pusent

  • Elsa Punset, nos muestra el camino que siguen las ideas creativas hasta transformarse en algo palpable

|

Redes

Eduard Punset y su equipo han logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El programa se emite en La 2, todos los domingos, a las 21:30 horas; y se repite los domingos, a las 3:15 horas, y los jueves, a las 13:00 horas.

y en el Canal 24 horas, según el siguiente horario:

  • Los jueves, a las 15:00 horas
  • Los viernes, a las 21:00 horas
  • Los sábados, a las 10:30 horas

¿Por qué querría alguien resucitar los dinosaurios? Al igual que en la película Parque Jurásico, el paleontólogo Jack Horner quiere tener un dinosaurio. Horner estuvo en el congreso de El Ser Creativo, en Madrid, y explicó a Punset que nuestros conocimientos sobre la evolución de las especies se beneficiarán del intento de revivir un dinosaurio… además de alegrar a millones de niños que sueñan con estos animales. Y en su sección, Elsa Punset, siguiendo el ejemplo de Jack Horner, nos muestra el camino que siguen las ideas creativas hasta transformarse en algo palpable.

Entrevista de Eduard Punset a Jack Horner, paleontólogo de la Universidad de Montana. Madrid, 7 de noviembre del 2012.

Al recrear un dinosaurio, los niños estarán contentos y los adultos sabremos más sobre la evolución.
Jack Horner


Eduard Punset:
Todos recordaréis aquella película de dinosaurios, Jurasic Park, que tuvo tanto éxito en los años 90. Esa película, que sembró de animales terribles el imaginario de los niños de toda una generación, está inspirada en un hombre que, desde su infancia, nunca ha renunciado al sueño de tener su propio dinosaurio. Y ese hombre es Jack Horner, el paleontólogo invitado de hoy en Redes.
Horner lo ha intentado todo para cumplir su sueño. Ha buscado ADN de dinosaurios para clonarlos pero no lo ha encontrado. Y ahora tiene un nuevo plan. Los pájaros –que son descendientes directos de los dinosaurios– guardan en su ADN mucha información sobre sus antepasados. Horner y su equipo están tocando los genes de una gallina para transformarla en un “gallinosaurio” y poder, finalmente, cumplir su sueño de la infancia y el de millones de niños y, de paso, lograr un avance científico fundamental que tendrá aplicaciones trascendentes en la medicina.
¿Cómo demonios, cuando piensas en esas características comunes de los seres vivos…? ¿Cómo demonios empezaste a pensar en pasar de un pollo a algo parecido a un dinosaurio?

Jack Horner:
Bueno, un amigo mío estaba estudiando cómo habían evolucionado los dinosaurios hasta llegar a las aves y le comenté que, si lo descubría, yo podría invertir el proceso y hacerlo al revés.

Eduard Punset:
Invertir la evolución.

Jack Horner:
Invertirla, sí. Bueno, en cualquier caso, pudimos hacerlo con algunas características. En realidad, no podemos crear un antepasado pero podemos conseguir ciertas características de aquellos antepasados.
¿Les gustaría a vuestros hijos tener un dinosaurio? ¿Es ético tener un dinosaurio? Asumo que todo el mundo sabe que Jurassic Park no era real, ¿verdad? Lo sabíais, ¿no? Lo cierto es que no podemos simplemente salir ahí fuera, conseguir un trozo de ámbar con un insecto y suponer que obtendremos ADN, aunque el caso es que no siempre lo tuvimos tan claro. De hecho, hubo una época en que pensamos que podríamos obtener el ADN de un dinosaurio o como mínimo del ámbar; lo intentamos y no lo logramos. Hemos aprendido mucho sobre los dinosaurios. Sabemos que crecieron muy rápidamente, sabemos a qué edad murieron y cómo eran fisiológicamente. O sea que los dinosaurios se han conservado muy bien pero, lamentablemente, el ADN no dura lo suficiente por lo que no podemos clonar un dinosaurio como hicieron en Jurassic Park.


Jack Horner:

En suma, sabes, la pregunta que se plantea es qué define a un dinosaurio, pues las aves son dinosaurios.

Eduard Punset:
Aunque llegaron después.

Jack Horner:
Así es. Las aves son dinosaurios así que aunque consigas que se parezcan un poco más a un dinosaurio, siguen siendo un dinosaurio.
Entonces, ¿cómo podemos conseguir un dinosaurio? Si yo quiero un dinosaurio, ¿cómo podré conseguir uno? Bien, pues resulta que los dinosaurios no se han extinguido. ¿Lo sabíais? Los grandes y pesados sí se han extinguido, pero no todos los dinosaurios se han extinguido. De hecho, las aves son dinosaurios vivientes. Actualmente, dividimos a los dinosaurios en dos grupos. Están los dinosaurios aviares, que son aves vivas y los dinosaurios no aviares que son los que se extinguieron. Así que no tenemos que fabricar dinosaurios, ¡ya los tenemos! Entonces, ¿qué hago aquí arriba? Bueno, pues el problema es que las aves no se parecen a los dinosaurios. Y si intentáis hablar con un niño y decirle: «sabes, un pájaro es un dinosaurio», ellos…, bueno ya sabéis, no se quedarán satisfechos.
El esqueleto de un pollo sencillamente no es guay. El de un dinosaurio sí que es guay. Y ¿por qué es guay? Porque tiene una cola muy larga, unas manos y dientes. Ahora sabemos que los dinosaurios evolucionaron hasta convertirse en aves, así que nuestro cometido ahora, si queremos crear un dinosaurio, es invertir esa evolución, tenemos que retroceder. Entonces, vamos a coger nuestras aves e involucionarlas o… o invertir la evolución hasta un cierto punto.

Eduard Punset:
Los dinosaurios se extinguieron hace muchos millones de años. Sin embargo, sus descendientes –los pájaros– siguen vivos. Algunos científicos como Jack Horner consideran que los pájaros son dinosaurios en realidad. Dinosaurios aviares.
Y por eso, resulta que los pájaros guardan mucho material genético de sus antepasados que está dormido en su ADN. Reactivando esos genes dormidos podemos suprimir las principales diferencias anatómicas entre un pájaro y un dinosaurio. ¿Y cómo sería un el «gallinosaurio» que Horner quiere fabricar? Sería una gallina con dientes, con dedos en la punta de sus alas y con una cola larga, no ya de plumas, sino de carne y hueso. Un animal lo suficientemente extraño como para contentar a niños y científicos a la vez.

Jack Horner:
Asumo que todos sabéis que de vez en cuando hay niños que nacen con una cola. A veces, hay niños que nacen con una cola y los médicos se la cortan. Pero puesto que un niño puede nacer con una cola, sabemos que la vía genética existe. Cada cierto tiempo nos encontramos con serpientes que tienen patas, o con ballenas que tienen patas traseras. Se trata de características primitivas, lo que llamamos atavismos. Son características que, de forma accidental, aparecen cada cierto tiempo. Y estas son las características que realmente nos demuestran que la evolución funciona. Si la evolución no funcionara, no tendríamos esas vías genéticas. Y esto lo hemos probado con pollos. Hemos activado el gen de los dientes por lo que ahora podemos crear pollos con dientes –no demasiado buenos, todavía pero estamos en ello–pero al menos podemos comprobar que la maquinaria está ahí, tenemos la capacidad de crear ese tipo de animal. Queremos crear una cola y unas manos, así que vamos a empezar con el pollo y vamos a convertirlo en un pollosaurio, ¿de acuerdo? Para convertirlo en un pollosaurio, tenemos que encontrar el gen atávico de la cola y los genes atávicos de las manos porque las aves han evolucionado a partir de aquellos dinosaurios que tenían manos y no alas.

Eduard Punset:
La verdad es que al pensar en cómo convertir un pollo en un dinosaurio, lo que hemos logrado es en convertir todo esto en una investigación científica.

Jack Horner:
Yo quiero, sin dudas, tener un dinosaurio.

Eduard Punset:
¿En casa?


Jack Horner:
Y los niños quieren tener un dinosaurio. A medida que vayamos aprendiendo a encender y apagar los genes, sabremos muchas más cosas y esto nos ayudará en medicina. Porque tenemos muchas enfermedades que son genéticas.

Eduard Punset:
¿Y cuáles serían los peligros, si es que los hay…?

Jack Horner:
No creo que haya ninguno.

Eduard Punset:
¿No?

Jack Horner:
Quiero decir que modificamos genéticamente muchas plantas e incluso cuando criamos perros los estamos modificando genéticamente.

Eduard Punset:
O sea que no te preocupa lo que dicen los críticos. Ellos suelen decir: “bueno, es una forma de degradar a los individuos”. ¿Qué te parece?

Jack Horner:
No creo.

Eduard Punset:
No crees. Así que realmente…

Jack Horner:
Son los políticos los que degradan a los ciudadanos… Son los políticos los que lo hacen, no los científicos.
De modo que cuando finalmente tengamos a nuestro pollosaurio, probablemente se parecerá a un pollo con una cola. No es gran cosa, ¿verdad? Lo que realmente queremos es que se parezca a un dinosaurio. Nuestra primera generación de dino-pollos probablemente tendrá este aspecto. Nuestra segunda o tercera generación de dino-pollos se parecerán mucho más a éste, más como un dinosaurio. Y eso pondrá contentos a los niños. No sé por qué, la verdad. Pensadlo, si creas un dinosaurio es probable que te devore. Entonces, ¿por qué crear un dinosaurio? Bueno, yo quiero crear un dinosaurio porque quiero uno. Y los niños también. Y sabremos más sobre el desarrollo y sobre la evolución y también haremos otros descubrimientos médicos muy importantes. Sabemos que si somos capaces de crear una cola, aprenderemos mucho sobre la médula espinal, sabremos mucho más sobre las distintas enfermedades genéticas. Seguramente aprenderemos muchas cosas sobre la regeneración. Así que tenemos muy buenas razones para crear a un dinosaurio, porque al menos es algo útil para la gente. Por otro lado, creo que la mejor razón es sencillamente porque yo quiero uno.