Anterior Más de 23.000 votos deciden que Alba forme parte del grupo de trabajo de Nerea y Rafa Siguiente Pacino y Alonso viajan hasta la conquista de América para encontrar a Jerónimo de Aguilar Arriba Ir arriba
Redes - Nuestros primos hermanos los Bonobos

Nuestros primos hermanos los bonobos

  • Con los bonobos compartimos más del 98% de nuestro genoma

  • La primatóloga Isabel Behncke nos introduce en las vidas de los bonobos

  • Descubramos qué pueden enseñarnos sobre nuestra propia naturaleza

  • Y Elsa analiza con Berto Romero el papel del humor y el sexo en nuestras vidas

  • Redes se ha emitido el domingo, 18 de noviembre, en La 2

|

Redes

 Eduard Punset y su equipo han logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

  • El programa Redes se emite en La 2, todos los domingos, a las 21:30 horas
  • En el Canal 24 horas, los jueves, a las 15:00h
  • En TVE Internacional, según el siguiente horario:
  • En Europa y África: los domingos, a las 23.30 horas
  • En América: los miércoles, a las 6.30 horas, y los domingos, a las 4.15 horas

¿Sabían que tenemos unos primos que consiguen vivir en paz, en sociedades gobernadas por las alianzas entre hembras, y armonizadas por el juego y la generosa práctica del sexo?

unos primos que consiguen vivir en paz, en sociedades gobernadas por las alianzas entre hembras

Son los bonobos, con los que compartimos más del 98% de nuestro genoma.

Eduardo Punset ultima su recuperación de fractura de tibia y peroné, y charla por videoconferencia con la primatóloga Isabel Behncke, que nos introduce en las vidas de los bonobos.

Descubramos qué pueden enseñarnos sobre nuestra propia naturaleza.

Y Elsa analizará hoy el papel del humor y el sexo en nuestras vidas.Cuenta para ello con la ayuda del cómico Berto Romero.

Redes - La mirada de Elsa - El humor y el sexo en nuestras vidas

Los bonobos representan la inteligencia emocional;
los chimpancés la inteligencia tecnológica.
Isabel Behncke

Eduard Punset:
Isabel, has dedicado varios años de tu vida a estudiar a los bonobos. ¿Quiénes son? Todos conocemos a los chimpancés, con los que compartimos más del 98% del genoma; pero no todo el mundo ha oído hablar de los bonobos, otra especie de grandes simios con los que compartimos genes y bastantes características que comentaremos luego… ¿De donde vienen los bonobos?

Isabel Behncke:
Los bonobos son nuestros primos, nuestros parientes vivos evolutivos más cercanos, al igual que los chimpancés.

Muchas veces se preguntan ¿quién es más cercano, los chimpancés o los bonobos?

Es lo mismo que preguntar ¿quién es más cercano el primo de tu lado materno o el primo de tu lado paterno? Son los dos nuestros primos. El punto es que compartimos un ancestro evolutivo.

Cuando tú tienes primos compartes un ancestro que es tu abuelo, que son tus abuelos. Nosotros igual. El ancestro evolutivo que compartimos con los bonobos y los chimpancés, o sea nuestra abuela evolutiva, vivió entre unos 6 y 7 millones de años atrás.

Y los chimpancés y bonobos se separaron… el ancestro en común entre ellos se separó entre un millón y medio de años atrás y dos millones de años atrás, cuando se formó el río Congo. Entonces los bonobos son distintos de los chimpancés.

Redes - Nuestros primos hermanos los bonobos - avance

Eduard Punset:
Jane Goodall, la gran primatóloga que tuvimos el placer de tener en Redes y que ya en los años 60 convivía con los chimpancés en libertad para estudiar su comportamiento dijo que en su caso "se puede ver la compasión entre la madre chimpancé y su cría, pero rara vez se halla en algún otro aspecto".

Llegó a decir que "la compasión es una característica muy humana". Ahora que estamos descubriendo el mundo de los bonobos, ¿sigue siendo así? ¿Somos los únicos realmente compasivos?

Isabel Behncke:
Esa es una gran pregunta. La respuesta corta es no, no somos la única especie que siente compasión.

Los bonobos sienten compasión, pero no son solamente los bonobos. Más y más hay evidencia que muestra que de los animales altamente sociales y altamente inteligentes empezamos a tener ejemplos, por ejemplo, en loros, en elefantes, en los cánidos, en lobos, etc… y en primates y no solamente bonobos.

Los bonobos tienen una sociedad muy pacífica donde hay relaciones y vínculos fuertes entre miembros adultos, juveniles, infantes y machos y hembras. Entonces yo he visto ejemplos de compasión en cualquiera de estas combinaciones.

Eduard Punset:
¿Y de dónde vendrían tales diferencias? Los antepasados de chimpancés y bonobos debieron vivir en ambientes diferentes… con restricciones distintas en cuanto a alimentación o peligros potenciales…

Isabel Behncke:
Cómo se generaron las diferencias entre chimpancés y bonobos es una de las grandes preguntas que tenemos hoy.

No tenemos la respuesta definitiva pero hay dos áreas que son fundamentales para empezar a dilucidar este misterio.

Uno, es los recursos, la ecología. En general, los bonobos parecieran vivir en bosques que son mucho más ricos en recursos, tienen mucha fruta.

El hecho de tener mucha fruta y que estamos en los trópicos, de manera que hay fruta todo el año, no es un clima estacional, permite que las hembras que necesitan más recursos para poder alimentar a las crías, anden juntas.

Y eso es lo crucial de los bonobos, porque las coaliciones entre hembras es lo que, en su turno, influencia toda la dinámica que resulta más pacífica.

Hay recursos que permiten que hembras que no están emparentadas hagan coaliciones porque en el fondo quieren prevenir, les interesa prevenir, el infanticidio. Eso es uno entonces, la ecología.

Pero dos, y obviamente está muy ligado, es que estamos hablando de especies altamente inteligentes, sociales, que tienen tradiciones culturales.

Entonces, cuento corto, creo que la diferencia entre los chimpancés y los bonobos tiene que ver con una interacción entre una ecología más rica y un proceso de tradición cultural que ha mantenido el tipo de sociedad que tienen hoy día.

O sea reglas que una vez que existen en una sociedad tienden a mantenerse y a reforzarse entre los individuos. Eso quiere decir que una vez que tienes un sistema donde hay hembras que están en coaliciones porque, en el fondo, quieren proteger la vida de los infantes y de los hijos de los hijos, se pone en efecto, una cierta cultura de la tolerancia que ellas mantienen. No es que sea una utopía pacífica y que las hembras sean pacíficas pero mantienen la paz, que es distinto.

Eduard Punset:
¿Qué implica que los bonobos hayan desarrollado una sociedad basada en el poder y la jerarquía de las hembras?

Isabel Behncke:
La sociedad de los bonobos está fundamentalmente organizada alrededor de las jerarquías, de las coaliciones de las hembras. Hay jerarquías pero son más fluidas.

Estas jerarquías están organizadas en cuanto a edad, mientras mayor es la hembra, en general, mayor jerarquía. Lo que esto significa, es que las hembras… déjame decirlo de otra manera.

Desde el punto de vista evolutivo, el interés de una hembra, esto no necesariamente es a nivel conciente, el interés de una hembra es que no solo sobreviva el hijo sino que sobreviva el hijo de hijo.

Ya eso te impone una perspectiva a largo plazo, yo creo que eso es fundamental. Eso quiere decir que la dinámica que imponen las hembras es de un interés de mantener buenas relaciones sociales, o sea, es el interés de largo plazo, es el interés evolutivo.

Y de eso sale todo el resto, que es fundamentalmente distinto a una motivación más cortoplacista que tiene que ver con las estrategias reproductivas de los machos.

Eduard Punset:
El sexo tiene un papel fundamental en los grupos de bonobos, más allá de su función reproductora.

El primatólogo y etólogo Frans de Waal habla de la resolución de conflictos en los primates y dice que los chimpancés resuelven los conflictos de sexo con poder, y que los bonobos resuelven los conflictos de poder con sexo. ¿Es así?

Isabel Behncke:
Sí, es así. La manera de resumirlo de Frans de Waal es fantástica. El sexo cumple muchas funciones en la sociedad de los bonobos y es muy importante, es como darse la mano, es parte del leguaje social del día a día.

Sirve, por ejemplo, para prevenir conflictos, para solucionar conflictos, para hacer las pases, como elemento de exploración social, dentro y fuera del juego.

Hay sexo que es en un contexto de alto stress. Hay sexo que es en contexto mucho más relajado, dentro de lo que podríamos entender como ocio. Te doy un ejemplo: están viajando los bonobos y llegan a un árbol donde hay mucha fruta y esta fruta es como llegar a un lugar donde hayan trufas, algo altamente deseado.

Entonces cómo se va a ordenar eso, ¿quién come primero? Entonces esta situación de tensión se resuelve mediante los primeros cinco minutos, por ejemplo, hay mucho sexo y es sexo promiscuo y rápido,

Y queda claro que no hay ninguna connotación sensual ni de largo… hay una tensión fuerte. Luego de esa interacción seguramente tienes todo tipo de consecuencias como de, por ejemplo, se producen endorfinas, hay más calma, se establecen las jerarquías relativas y luego todos se ponen a sentar a comer.

Si tú piensas, hay un símil humano, que las bromas a veces, cumplen una función similar en un cierto contexto. Las bromas en ese sentido son parecidas a los juegos de los bonobos porque son rápidas, son promiscuas, son para todos, y son al principio de una interacción.

Luego las bromas generan risa, la risa genera endorfinas, además nos conocemos a través de esa interacción, y nos podemos sentar a comer.

Isabel Behncke:
Eduard te quería confesar algo. El año pasado fue el matrimonio de mi tía y me pidieron hablar "¿ah, qué voy a hablar?". Y me acordé de ti, de lo que dijiste en La Ciudad de las Ideas, en Puebla, cuando hablaste de los orígenes biológicos del amor y dijiste cómo en un principio una bacteria buscó a otra bacteria y quisieron juntarse para ser algo mejor. "Espiroqueta, espiroqueta, no me dejes tan solo".

Y me basé en eso y dije unas palabras con respecto a tu pensamiento y la verdad fue un éxito, así que te quería confesar que ocupé tu idea pero, la verdad, fue muy bonito. Así que muchas gracias, te lo agradezco mucho, un abrazo muy grande.

Eduard Punset:
Muchas gracias, Isabel.