Anterior Bueno, mejor, ¿vegano? Siguiente Ruth Lorenzo, Maldita Nerea y Alejandro Parreño, invitados en la Gala 4 de OT Arriba Ir arriba
Metrópolis - VAD 1.0

VAD 1.0

Emisión 21 de octubre de 2012 · La 2

|

Metrópolis dedica un programa a VAD 1.0, la 10ª edición del Festival Internacional de Video y Artes Digitales celebrada del 4 al 11 de octubre en Girona.

Haciendo frente a los recortes económicos los organizadores idearon un formato especial que en cierto modo resume la trayectoria del festival a través de las obras de 10 artistas y colectivos que han estado presentes en varias de sus ediciones.

El resultado se podría definir como una “exposición expandida” de excelente  calidad y muy representativa de los enfoques y objetivos del VAD desde sus inicios: la sinergia entre arte y nuevas tecnologías; la interactividad y la participación del espectador; la diversidad de formatos y la coexistencia y convergencia de las artes audiovisuales y escénicas, características que han convertido al VAD en un género único.

Beatriz Sánchez (Córdoba, 1977; vive y trabaja en Granada) participó con la instalación interactiva Set de muerte (2012), que invita al visitante a participar a modo de figurante en una puesta en escena. Al entrar en la sala éste se adentra en un espacio de ficción donde supuestamente se ha cometido un crimen y dónde unas cámaras de vigilancia registran sus acciones a la vez que una pantalla muestra las de los visitantes anteriores en un mosaico de animaciones en formato GIF.

Fenster (2012) de Vicent Gisbert (Ontinyent, 1976; vive y trabaja en Berlín) es una pieza escénica que nace con el objetivo de ofrecer diferentes ventanas a través de las cuales se puedan observar, interpretar y sentir distintas realidades. Cada una de ellas es planteada con la intención de alejarse de lo conocido y concreto, permitiendo lecturas y reflexiones abiertas al espectador, sumergiéndolo en una propuesta en la que no sólo se trata de ver, sino también de experimentar.

El videojuego Iconclástia FPS (First Person Shooters) (2012) presentado por Manel Bayo (Salt, 1966; vive y trabaja en Girona) establece un diálogo irónico con una tradición artística que ha devenido icónica, encabezada por la «pintura de caballete». La acción se sitúa en escenarios perfectamente reconocibles de Girona, contrastando elementos locales -o, incluso, anecdóticos- con un dispositivo tecnológico -el videojuego- de alcance global y, en este sentido, esencialmente anodino e impersonal.

Dionís Escorsa (Tortosa, 1970; vive y trabaja en Berlín) mostró la videoinstalación La Por (2012), compuesta por tres piezas proyectadas en un loop contínuo: un recién nacido abandonado en el bosque; unos niños yugoslavos que encuentran el cuerpo de un soldado flotando en el río; y una abuela desmemoriada, perdida en su casa, confrontada con su soledad. Tres escenas semilla, aisladas en su significado potencial y cortadas justo en el momento en que empezarían a enhebrar una narración.

La Cisterna del Museu d’Història de Girona se llenó de luz y sonido de la mano de Eloi Maduell (Barcelona, 1975; vive y trabaja en Mandremanya), Álex Posada (Santander, 1976; vive y trabaja en Bordils) y Santi Vilanova (Villareal/Castellón, 1980; vive y trabaja en La Pera). Blaus (2012), un espectáculo audiovisual donde haces laser, luces y música generan una atmósfera cambiante fue concebida expresamente para este espacio impactante, que transcendiendo su función de mero contenedor se vio convertido en punto de partida y protagonista de una obra de arte sinestésica.

El gran inflador (2012) de Juan Domingo Ferris (Valencia, 1971) es un proyecto de net.art presentado en el VAD 1.0 en formato de instalación interactiva, donde los jugadores deben superar una serie de inocentes pruebas para convertirse en un perfecto soldado Globo. El juego utiliza la estética de un serial de animación infantil, combinando los dibujos naif con una crítica feroz de la violencia y de la estupidez del ser humano, y creando una fuerte oposición entre forma y contenido.

El documental expandido La ciutat transformada – GV (2012) de Jacobo Sucari (Buenos Aires, 1958; vive y trabaja en Barcelona) se compone de tres trabajos audiovisuales, documentación gráfica y archivo web sobre el conflicto urbano en el Poblenou y en Can Ricart. En su conjunto propone una reflexión sobre el desarrollo urbano y los violentos cambios que esta transformación genera en el paisaje y en sus habitantes, mientras que cada una de las piezas  ofrece una aproximación al tema desde una narrativa diferente.

Marcel·lí Antúnez (Moià, 1959; vive y trabaja en Barcelona) puso en escena su nuevo montaje Pseudo (2012) en el Centre Cultural La Mercè. Se trata de una secuela de Cotrone (2010) dónde inventó un cuarto acto para Los gigantes de la montaña de Pirandello. Ahora, a los relatos que formaban parte de aquel acto final imaginario se añaden las historias de un Acto cero. Todas estas escenas y relatos se descomponen y entrelazan para originar nuevas narraciones en una especie de caleidoscopio teatral forjado con la ayuda de las más nuevas tecnologías y del público, parte integral de la obra.

Swing (2010) es una videoinstalación de dos canales que mantiene la línea de investigación empezada por Bettina Hoffmann (Berlín, 1965; vive y trabaja en Montreal) con La Ronde (2004). Son trabajos que muestran a diversos personajes que, inmóviles, ocupan un mismo espacio sin comunicación verbal. La cámara gira en torno a ellas convirtiendo en espectador privilegiado al visitante, libre de crear sus propias narrativas a partir de estos escenarios impregnados por tensiones y conflictos personales y sociales.

El programa se cierra con un fragmento del cortometraje de animación Tralala (director’s cut) (2012) de Magalí Charrier (Marsella, 1975; vive y trabaja en Londres), a quien el festival dedicó una pequeña retrospectiva. Tralala es un buen ejemplo del estilo distintivo de esta creadora que, siempre partiendo del cuerpo y del movimiento, combina imágenes grabadas con elementos pintados, trazos y formas animadas para contar historias y recrear momentos de un modo poético y muy personal.

Metrópolis agradece la colaboración del VAD, del Centre Cultural La Mercé y de L’animal a l’esquena en la realización de este programa.