Enlaces accesibilidad

'La huella del crimen' nos traslada a 1888 con la emisión de 'El crimen de la calle Fuencarral'

  • El caso tuvo una gran repercusión mediática
  • Carmen Maura y Antonio Medina protagonizan este episodio
  • Este martes a partir de las 00.00h en La 2 de Televisión Española

Por

Dirección: Angelino Fons
Guion: Carlos Pérez Merinero
Intérpretes: Carmen Maura, Antonio Medina, Rafael Alonso, Luis Escobar, Francisco Vidal, Francisco Nieva.

El director madrileño Angelino Fons dirige este capítulo dentro de 'La huella del crimen'. Participan en el episodio Carmen Maura y Antonio Medina.

Sinopsis de El crimen de la calle Fuencarral

Una noche de verano de 1888, en un piso de la calle Fuencarral, fue descubierto el cadáver de una marquesa viuda a la que habían apuñalado. En el interior de la vivienda encontraron también a la criada, Higinia,  desvanecida a consecuencia de los gases producidos por un incendio provocado. Higinia es detenida como principal sospechosa. Pero pronto surgen otras pistas que apuntan al hijo de la viuda, un joven tarambana que cumple condena en la cárcel.

Un suceso que tuvo en vilo a España

Nos encontramos en Madrid de 1888. Luciana Borcio, una mujer de 50 años vivía en el centro de la ciudad, en la calle Fuencarral. Tenía un hijo, José Vázquez Varela, también conocido como “El pollo Varela”, que en esos momentos se encontraba en la cárcel tras cometer un robo. En el penitenciario había entablado amistad con el Director de la cárcel, José Millán Astray.
Seis meses antes de que ocurrieran los hechos, Luciana contrató a Higinia Balaguer, que traía malas referencias, como sirvienta.
Los hechos tuvieron lugar el 2 de julio de 1888 en la calle Fuencarral de Madrid. Esa noche, comenzó a salir abundante humo de una de las viviendas, hasta allí acudieron una patrulla policía y un coche de bomberos que habían sido llamados por el portero de la finca.
Cuando llegaron, encontraron en el suelo a dos mujeres, una de ellas era Luciana Borcino y otra Higinia Balaguer. Borcino, estaba ya muerta, además durante la autopsia se dieron cuenta que había muerto horas antes del incendio a causa de una apuñalada en el corazón.
La asistenta sólo se encontraba inconsciente. Cuando la preguntaron por lo sucedido, lo único que recordaba era que la dueña de la casa había pasado la noche con un hombre y que la había dicho que se podía marchar a su habitación.
Esta declaración no encajaba con la investigación y desde ese momento la asistenta se convirtió en la principal sospechosa.

Aparece la sección de sucesos en la prensa

El juicio comenzó el 26 de marzo de 1889, con una gran expectación mediática.
La conclusión del Tribunal había sido que Higinia desde le primer momento planeó el robo y además lo llevó a cabo con ayuda de dos o tres personas. ¿Pero quiénes eran esas personas? Durante el juicio, también participaron como imputados, el hijo de Luciana y el director de la cárcel, pero no quedó constatada su participación en los hechos.
Finalmente Higinia fue sentenciada a garrote vil el 19 junio de 1890, al acto se acercaron más de 20 mil personas.
A día de hoy no se conoce que es lo que pasó realmente en la noche del 2 de julio de 1888, en la calle Fuencarral.
El caso tuvo una gran repercusión hasta el punto que la sociedad se dividió a favor de la asistenta o del hijo de Luciana.  En este caso la prensa encontró un campo que hasta el momento no había entrado. Apareció la sección de sucesos.