Maquillaje y bronceado en verano

  • En verano hay que aplicar crema de protección solar antes de la base
  • Por la mañana, un maquillaje ligero. Por la tarde, tonos flúor o tropicales
  • Repasa los consejos para tomar el sol de forma coherente
MÁS GENTE/RTVE.es 

El calor veraniego nos ha sorprendido antes que otros años. Con él ha llegado la ropa ligera, las sandalias, y una duda... ¿es compatible maquillarse y tomar el sol?

Si quieres tapar alguna imperfección con maquillaje o, simplemente, eres de esas personas a las que les gusta maquillarse antes de salir de casa, es conveniente que sepas que los expertos recomiendan proteger la piel

Según el especialista de la Academia Española de Dermatología entrevistado por Más Gente, el doctor Hugo Vázquez, es posible maquillarse en verano pero los productos que usemos deben tener unas "condiciones especiales":

  • Deben ser hipoalergénicos (es decir, que produzcan una reacción alérgica muy reducida o nula).
  • No deben tener ningún componente tóxico para la piel en su contacto con el sol.

Es importante que, antes de aplicarse la base se proteja la piel con una crema fotoprotectora con un índice de protección solar al menos del 20 y resistente al agua.

Maquillarse y tomar el sol

Es posible tomar el sol con maquillaje tomando las precauciones recomendadas. Foto: Thinkstock

¿Cómo maquillarse antes de tomar el sol?

Según explica el peluquero Juan Belmonte, lo ideal es tomar el sol con look sencillo. Por la mañana, ponerse una base neutra. Por la tarde podemos llevar un toque de color con tonos tropicales o flúor para resaltar el bronceado.

Para desmaquillarnos después de haber tomado el sol podemos usar los productos que utilizamos frecuentemente.

Claves para tomar el sol

El sol tiene muchos beneficios pero también sus riesgos si no se toma con preocupación. En la web de la Academia Española de Dermatología encontramos los siguientes consejos para prevenir el cáncer de piel:

  • Aplicar protector solar con un factor a partir de 30 cada 2 horas.
  • Acostumbrar a la piel al sol de forma gradual. Evitar tomar mucho sol un día y quemarnos.
  • Evitar el uso de cabinas de bronceado.
  • Buscar sombra y no exponernos al sol en las horas centrales del día (entre 12 y 16 horas).
  • Si la piel se enrojece después de ponernos al sol, eso significa que nos hemos quemado.
  • Proteger la piel y los ojos con gorra, camiseta y gafas.
  • Los niños tienen que usar un protector con un factor a partir de 30, camiseta y gorra.
  • Cuando aparecen ampollas o dolor que duran más de 2 días, se considera una quemadura grave.
Espacio reservado para promoción
cid:54512