Anterior Hummus de garbanzos Siguiente Lo mejor de la temporada 18, según los actores Arriba Ir arriba

'Documentos TV'. "No llores, mujer"

  • Más de 500.000 mujeres al año mueren por complicaciones en el parto

  • EE.UU.es el país desarrollado con la mayor tasa de mortalidad materna

  • Documentos TV retrata la situación a través de la historia de cuatro embarazos

|

FICHA TÉCNICA:

Productora: CARGO FILMS (EE.UU.)
Duración: 53’
Calificación: apto para mayores de 7 años

Documentos TV emite este domingo una producción norteamericana sobre las barreras con las que se encuentran las mujeres en el mundo para acceder a una salud reproductiva de calidad. El documental "No llores, mujer" tiene su origen en las complicaciones que sufrió la modelo Christy Turlington durante su parto, circunstancia que la llevó a tomar conciencia sobre la gravedad de la mortalidad materna en el mundo

Cuatro países, cuatro historias de maternidad

Turlington eligió cuatro destinos: Tanzania, Bangladesh, Guatemala y Estados Unidos y a través de cuatro historias de mujeres embarazadas, se gestó este trabajo.

Janet es una masai, que tiene que caminar ocho kilómetros hasta la clínica para dar a luz. En Tanzania hay un tocólogo para dos millones y medio de personas. Es la tónica habitual en el África subsahariana. La escasez de infraestructuras y recursos sanitarios son los obstáculos que impiden a muchas mujeres africanas, salvar sus vidas.

Pero “la ironía se hace evidente en Estados Unidos”, dice Jennie, una matrona que atiende a mujeres que no disponen de seguro médico. “Los especialistas y la oferta de servicios son enormes, sin embargo la atención sanitaria dista mucho de ser gratuita”. Estar embarazada en Estados Unidos y no tener recursos económicos, nos cuenta en “No llores mujer” es un riesgo para la salud de la madre.

El mismo peligro que corren mujeres como Mónica en Bangladesh, donde el 91% de los partos se llevan a cabo en sus casas, debido a la vergüenza con la que la presión social y cultural las marca, si son atendidas en los hospitales. O en Guatemala, donde cada año, sesenta y cinco mil mujeres se enfrentan a abortos en condiciones de riesgo y muchas de ellas pierden la vida, a consecuencia de las infecciones que contraen.

En la mayoría de estos lugares del planeta el embarazo no es una elección, sino una obligación, y la muerte materna se percibe como un hecho natural. Todavía queda mucho por hacer para alcanzar con éxito el quinto Objetivo de Desarrollo para el Milenio de Naciones Unidas: reducir la mortalidad materna en un 75% para 2015.