Enlaces accesibilidad

'Un país para comérselo' recuerda, en un programa especial, los mejores momentos de sus viajes

  • Recordamos a muchas de las personas que nos acompañaron en nuestro viaje
  • Volveremos a Doñana, Sevilla, La Gomera, Jérez, Alicante, Zaragoza o Asturias
  • Un país para comérselo, el jueves en La 1, después de Cuéntame cómo pasó

Por
Un país para comérselo - Un país para creérselo

Juan Echanove e Imanol Arias proponen en este programa un viaje en forma de menú, en el que invitan a los espectadores a compartir una mesa en la que montañas, valles y mares se van transformando en apetitosos productos de las regiones de España.

En compañía de Tonino, se reencuentran con muchas de las personas que cuidan del producto autóctono con mágicas manos, y que han ofrecido a los viajeros sabiduría y hospitalidad.

Los mejores productos de nuestra tierra

La comida y el recorrido de este programa especial de Un país para comérselo comienzan con un paseo por Doñana , antes del aperitivo. Con vinos de Jerez, Imanol y Juan tapean en Sevilla, pican unos caracoles en Alicante, se desplazan a Zaragoza para saludar a los joteros, y terminan en Guipúzcoa con el chef David de Jorge.

No hay comida que no vaya acompañada por el pan, un producto que refleja tradiciones centenarias y variedades regionales: exquisiteces como el pan de cruz, hecho de nívea harina y sabrosa corteza: o el de Cea, o los picos de Sevilla o el pan de Mallorca, elaborado con variedades de trigo autóctono.

Pucheros para el frio

Entre los platos de cuchara, los favoritos de Imanol, Juan disfruta con un cocido en San Lorenzo de El Escorial, mientras que Imanol prueba el potaje de berros de La Gomera: las patatas revolconas y las alubias negras de Tolosa son algunos de los guisos para los que Juan propone vinos de Mencía.

Con el mar como protagonista, los compañeros de viaje y sin embargo, amigos, recuperan el recuerdo de las diversas singladuras que les han llevado desde pescar gambas rojas en Alicante, a surcar aguas canarias tras el preciado marlín.

Imanol también recuerda la búsqueda de percebes en tierras gallegas, o la de oricios en Asturias. Para acompañar los pescados, Imanol propone un albariño recogido en aguas atlánticas.

Carnes, vinos y postres

Las carnes de nuestras razas vacunas autóctonas, como la retinta , la gallega o la avileña bien se merecen un recuerdo especial, en un menú que también incluye aves y sabrosos cortes de cerdo preparados a la parrilla, regados con los vinos de uva garnacha del Priorato.

En los postres, quesos y frutas, acompañados por Ribeiro y Fondillón. Una ocasión para tener un recuerdo emotivo de los pastores que viven en las diferentes regiones de nuestro país.

Las flores fritas de la Mancha , el panetone de Paco Torreblanca y el bienmesabe canario son algunos de los exquisitos postres que cierran, con broche de oro, este festín para los sentidos.