Anterior Frecuencias de emisión en onda corta Siguiente ¡Vuelve 'Radiopasión'! Arriba Ir arriba
 Daniel Alonso Simón, presidente de la Asociación Española de Coleccionistas de Lotería (AECLOT)
Daniel Alonso Simón, presidente de la Asociación Española de Coleccionistas de Lotería (AECLOT) tve
Lotería de Navidad 2017

La segunda vida de los décimos de Lotería de Navidad tras el sorteo

  • Los décimos tras los sorteos se convierten en objeto de coleccionistas

  • En España hay unos 200 coleccionistas de décimos de Lotería

  • Los décimos de 1812 son los más valiosos y pueden costar unos 3.000 euros

|

Todo décimo de Lotería de Navidad nace con una finalidad muy concreta: repartir ilusión y millones de euros el 22 de diciembre, pero no todos lograrán tal propósito pues solo unos pocos resultarán agraciados con algún premio. ¿Pero qué pasará con los demás?

Si no es uno de los afortunados, la mayoría de los boletos correrán la misma suerte: serán rotos o tirados a la basura… Pero algunos pueden tener una segunda oportunidad en manos de los apasionados por la loterofilia o coleccionistas de lotería, que los guardarán con mimo como si fueran preciados cromos.

Precisamente así empezó Daniel Alonso, presidente de la Asociación Española de Coleccionistas de Lotería (AECLOT), a coleccionar décimos de lotería: "Tenía 10 ó 12 años cuando encontré una caja de mi padre en la que guardaba los décimos que jugaba y que no resultaban premiados. Eran como cromos, pero más fáciles de conseguir. Así que empecé a ir a las administraciones a buscar los décimos que tiraba la gente para recogerlos", explica a RTVE.es cómo se inició en este hobby.

Además, añade que "lo interesante de coleccionar décimos de lotería es que puedes ver la evolución de la sociedad a través de ellos".

La colección del presidente de AECLOT es bastante amplia y contiene décimos de lotería de muchísimos años, pero que no ha terminado aún. Su décimo más querido es uno de 1938 que le costó mucho conseguir, que es de uno de los sorteos que se hicieron en Burgos durante la Guerra Civil.

Daniel Alonso posee un décimo de cada sorteo que ha habido desde 1936 hasta la actualidad, de entre 1900 y 1936, tan solo tiene boletos de cuatro sorteos de cada año (Navidad, El Niño, un sorteo ordinario y uno especial), y en cuanto a los décimos entre 1812 y 1900, trata de conseguir uno de cada año.

Tipos de coleccionistas

Cada coleccionista persigue un propósito diferente. Hay quienes hacen la colección numérica, que consiste en tener todos los números de la lotería: del 00000 al 99.999, o incluso el 100.000 –pero es número que no se ha puesto en todos los sorteos-.

La colección más habitual que se suele hacer es un décimo de cada sorteo que ha habido a lo largo de un año, independientemente del número. Esto sumaría unos 102-103 décimos distintos. También hay quienes coleccionan un número concreto de cada sorteo.

Otras colecciones menos frecuentes son la de conseguir números capicúas o números bajos o quienes prefieren tener un décimo de cada administración de lotería que hay en España.

De hecho, hay algunos coleccionistas que, según Daniel Alonso, “en su afán por tener todos los números, si alguno es premiado con poca cantidad, incluso declinan cobrarlo para quedarse con él”.

La forma de conseguir los décimos va desde el mero intercambio, hasta la adquisición en ferias o a través de internet. Un lugar frecuente de encuentro de coleccionistas de décimos de lotería es la Plaza Mayor de Madrid, donde cada domingo, hay puestos donde se pueden comprar boletos para aumentar la colección.

El valor de los décimos no premiados

No todos los décimos no premiados tienen el mismo valor entre los coleccionistas. Los más codiciados son los del siglo XIX, de cuando comenzó la Lotería Moderna, y de los que no quedan muchos.

De ese siglo, un coleccionista puede llegar a pagar unos 100 euros por décimo, aunque hay excepciones como los décimos de 1812 –año del primer sorteo de la lotería actual-. Precisamente los décimos más valiosos son los de los de 1812, que pueden llegar a venderse por 3.000 euros cada uno.

“Coleccionar décimos de lotería del siglo XIX hasta la Guerra Civil es caro, pero luego es más asequible, sobre todo a partir de los años 70”, afirma el presidente de AECLOT.

Hacerse con décimos desde los años 70 a la actualidad es “relativamente barato” y puede costar unos 3-4 euros el año completo. El año 1967 marca un antes y un después en los décimos de lotería pues entonces se cambió el tamaño al actual. Precisamente los boletos de ese año son más caros y el año completo puede costar unos 70-75 euros.

Por décimos anteriores a los años 70, pero dentro del siglo XX, un coleccionista puede pagar por el año completo entre 300 y 400 euros.

El coleccionismo de lotería en horas bajas

Aunque todavía hay bastante gente que se dedica a coleccionar décimos de lotería, la época dorada fue en los años 80, cuando llegó a haber en España unos 3.000 coleccionistas. Ahora, sin embargo, la asociación que preside Daniel Alonso tiene solo unos 200 socios.

“En la década de 1980 había mucha afición por coleccionar lotería. Y fue porque un año la Sociedad Estatal de Loterías y Apuestas del Estado (SELAE) dedicó las ilustraciones de los boletos a la Filatelia. Entonces, los filatélicos comenzaron a interesarse por coleccionar los décimos”, asegura Daniel Alonso.

En aquellos años, la SELAE contaba además con un servicio dedicado a los coleccionistas, los “apoyaba y los ayudaba a conseguir los décimos para sus colecciones”, según Alonso. Pero ese servicio se cerró en los años 90. Años después, en 2010 Daniel Alonso junto a otros apasionados del coleccionismo de décimos de lotería crearon la AECLOT como punto de encuentro de los buscadores de estos peculiares cromos.

Más contenidos de RTVE

anterior siguiente