Enlaces accesibilidad

'El hombre sin talento', un manga entre el arte y la locura

  • Es la obra maestra de Yoshiharu Tsuge y su primera publicada en España
  • La historia de un dibujante de manga que lo deja todo para buscar piedras especiales

Por
Fragmento de la portada de 'El hombre sin talento'
Fragmento de la portada de 'El hombre sin talento' Gallo Nero

"Todavía no me he rendido, tengo sueños...' (El hombre sin talento)

Por fin llega a España una de las grandes obras del manga japonés que, como tantas otras, los aficionados esperábamos desde hace décadas: El hombre sin talento (Gallo Nero) una obra de culto firmada por Yoshiharu Tsuge que nos hace volver a plantearnos la relación que hay entre el arte y la locura y si la gente con trastornos mentales puede ser más creativa que los considerados normales.

Y es que Yoshiharo Tsuge (Tokio, 1937) es un artista que tuvo graves problemas mentales. Ya desde muy joven le diagnosticaron Eritrofobia (el miedo a ruborizarse frente a los demás), lo que le impidió relacionarse normalmente con el resto de la gente. Intentó desaparecer en varias ocasiones (a veces nadie sabía nada de el durante días) y con sólo 25 años intentó suicidarse.

Viñeta de 'El hombre sin talento'
Viñeta de 'El hombre sin talento'

Viñeta de 'El hombre sin talento' Gallo Nero

Fue asistente del gran dibujante Shigueru Mizuki (fallecido esta misma semana a los 93 años) y consiguió un gran prestigio como dibujante de manga en el Japón de los años ochenta, pero al ver la primera traducción de una de sus obras al francés (El hombre sin talento) se llevó tal cabreo que dejó de dibujar para siempre (en 1987).

Renunció al éxito y a su propia obra, lo abandonó todo, quedándose al margen de la sociedad. Desde entonces vive entre la pobreza y la depresión. También prohibió que sus obras se tradujesen a otros idiomas, lo que nos había privado de su arte hasta ahora.

Viñetas de 'El hombre sin talento'
Viñetas de 'El hombre sin talento'

Viñetas de 'El hombre sin talento' Gallo Nero

Un manga autobiográfico

Esas obsesiones, su arte y su locura quedan reflejadas en esta obra, con una gran carga autobiográfica, que es la obra de un loco, pero no un loco maravilloso sino de un loco pesimista e incluso cruel consigo mismo. Pero que, a través de sus obsesiones, nos va lanzando reflexiones y cuestiones que nos hacen pensar sobre las cosas realmente importantes.

Preguntas para las que no tiene respuestas (ni siquiera se lo plantea) y con las que comparte sus miedos e inseguridades, que también son los nuestros. Cómo los afrontemos ya es cosa nuestra. De hecho, las pocas veces que el responde a una de sus preguntas, siempre lo hace con una gran carga de pesimismo.

Un auténtico delirio creativo, salpicado de tintes oníricos y surrealistas, que nos incomoda; pero que también nos invita a reflexionar sobre la vida, el arte y la locura. Como las grandes obras.

Portada y página de 'El hombre sin talento'
Portada y página de 'El hombre sin talento'

Portada y página de 'El hombre sin talento' Gallo Nero

Una obra excepcional

Publicado en Japón en 1985, El hombre sin talento es la historia de Sukezo Sukegawa, un dibujante de manga (con esposa e hijo) que deja de dibujar para intentar sobrevivir con oficios tan peregrinos como vendedor de cámaras fotográficas antiguas (qué el mismo repara sin tener ningún conocimiento) e incluso vendiendo piedras del río cercano a su casa. Pero fracasará en todo sin excepción, lo que le llevará a fantasear con hacerse monje o descubrir una cura para el cáncer o las hemorroides.

Este manga también es un reflejo de la sociedad japonesa de los ochenta, en lucha constante entre el progreso y la tradición. Su transformación inevitable en una sociedad de consumo al estilo occidental; y donde seguían abiertas las heridas de su derrota en la Segunda Guerra Mundial (todavía lo están).

Una obra que, como comentábamos, también plantea debates sobre la creación artística, sobre la relación del artista con su obra, las raíces de la sociedad japonesa y la relación del hombre con la naturaleza. De hecho el protagonista manifiesta en varias ocasiones su intención de esfumarse en la naturaleza.

Viñetas de 'El hombre sin talento'
Viñetas de 'El hombre sin talento'

Viñetas de 'El hombre sin talento' Gallo Nero

El ‘Suiseki’, el arte de encontrar piedras

Una piedra perfecta encierra dentro de sí una montaña, nos enseña el valle, sugiere el viento y las nubes. Nos revela el universo (El hombre sin talento).

Todas esas reflexiones las lleva a cabo a través del "Suiseki", el arte de encontrar piedras; una disciplina milenaria en Oriente que consiste en buscar piedras que, sin ningún tipo de manipulación, nos recuerden a un paisaje. También se admiten las que nos recuerden a algún objeto o animal, pero siempre que estén relacionados con la naturaleza. Se lelgan a pagar cantidades millnorias por algunas y hay numerosas subastas en internet. Aunque su época de mayor popularidad ya ha quedado atrás.

En esas piedras, Yoshiharu Tsuge encuentra la forma de mostrarnos la mirada del artista y del que observa el arte y se deja fascinar por el, y por la belleza de la naturaleza.

Aún así, siempre se deja llevar por el pesimismo, de forma que el protagonista admira a esa gente que ha encontrado piedras con formas especiales, y a las que ponen nombres rimbombantes, mientras que las suyas tienen nombres como soledad y tristeza. Y es que en esas piedras, el dibujante encuentra una forma de dar salida a sus sentimientos. Porque este cómic es, ante todo, un manga de sentimientos.

Viñetas de 'El hombre sin talento'
Viñetas de 'El hombre sin talento'

Viñetas de 'El hombre sin talento' Gallo Nero

Una obra de gran belleza

El Hombre sin talento también es una aguda reflexión sobre las tradiciones japonesas y sobre cómo Japón ha entrado en la modernidad sin renunciar a sus costumbres más antiguas. En el manga hay pequeñas descripciones de la vida en Japón, de las tradiciones e incluso de alguna leyenda. Porque también es un manga que habla de muchísimas cosas sin que te des cuenta.

Destacar, por último, la belleza de sus páginas. Algunas son auténticos poemas visuales. Como en muchas grandes obras japonesas del cine y el manga, todo transcurre con un tiempo muy pausado, que nos da la oportunidad de disfrutar de los pequeños detalles de los que están llenos estas páginas.

Viñetas de 'El hombre sin talento'
Viñetas de 'El hombre sin talento'

Viñetas de 'El hombre sin talento' Gallo Nero

Varias grandes editoriales llevaban años intentado conseguir los derechos para la publicación de El hombre sin talento en España, sin conseguirlo. No sabemos cómo lo ha logrado Gallo Nero pero se lo agradecemos, destacando la cuidada edición, muy fiel a la original, y la excelente traducción de Yoko Ogihara y Fernando Cordobés.

Para terminar os recomendamos la entrevista de nuestra compañera Laura Barrachina (La hora del bocadillo) al experto en cómics Álvaro Pons, en la que cuenta todas estas cosas, y muchas más, de una forma mucho más amena e interesante.

La hora del bocadillo - "El hombre sin talento" de Tsuge con Álvaro Pons - 21/11/15

RTVE

anterior siguiente