Enlaces accesibilidad

Los Chiripitifláuticos se reúnen casi 40 años después

  • El motivo ha sido la publicación de un libro dedicado a ellos
  • Sus autores son Cruz Delgado y Jorge San Román
  • Santiago Segura es el autor del prólogo

Por
Un libro recoge la historia de los Chiripitifláuticos

"Somos malos, Malasombra,  somos malos de verdad. Somos como una espina que solo sabe pinchar. ¡Y más malos que la quina!". Qué adulto de más de cuarenta años no recuerda esta canción de los Hermanos Malasombra, los "malos" de Los Chiripitifláuticos, el primer programa infantil de TVE (1965-74)

Casi cuarenta años después de su última emisión se han vuelto a reunir casi todos los miembros de Los Chiripitifláuticos: Paco Cano (Locomotoro, "conductor de todo menos del codo"), Mari Carmen Goñi (Valentina, "Dulce y fina como una mandarina"), Luis González Páramo (uno de los hermanos Malasombra), Nicolás Romero (Paquito) y Santiago Martínez (Barullo). Faltaban Félix Casas (El Capitán Tan), Roberto Mosca (Fileto Capocómico) y los desaparecidos Miguel Armario (El Tío Aquiles), Carlos Meneghini (el otro hermano Malasombra) y el creador del programa, Oscar Banegas (aunque ha estado representado por su viuda, Rita Varola, que colaboró con él en este programa mítico).

El motivo, la presentación de un libro sobre ese mítico programa: Chiripitifláutico ¡...Es Don José! (Diábolo Ediciones), escrito por Cruz Delgado Sánchez (hijo del mítico director de dibujos animados, Cruz Delgado) y Jorge San Román.

"Fuímos niños de la generación Chiri y el libro surgió de ese vacío en torno al fenómeno Chiripitifláutico, que nos tenía obsesionados -asegura Jorge- y a los que debemos nuestros mejores recuerdos de la infancia. Ni siquiera se conservan aquellos más de cuatrocientos programas que se hicieron. Se han perdido porque se regrabó encima de las cintas".

"Y nos preguntábamos por qué, de una cosa que había dejado tanta huella en nuestra generación, las canciones, los personajes, las historias... no había nada -comenta Cruz- ningún estudio, ni libro. y decidimos hacer ese libro".

Oscar Banegas, el creador

"Nos reunimos con Rita Varola, la viuda de Oscar Banegas, el creador de la serie, y ella fue la que nos facilitó un archivo importante, incluso los guiones originales, y nos puso en contacto con todos los Chiripitifláuticos -asegura Cruz- además de facilitarnos cientos de fotografias".

"Me produce una gran emoción este libro -asegura Rita- Yo trabajaba a su lado y era la encargada de copiar los guiones. Había momentos que los actores iban a ensayar a mi casa y había un ambiente estupendo. Y luego cuando salíamos de gira yo iba con ellos. En el estadio Sanchez Pijuán, de Sevilla, reunieron a más de setenta y cinco mil personas".

El libro tiene tres partes -afirma Jorge- La primera se llama "Chiricrónicas" y recoge toda la historia del programa, desde sus inicios en 1965 hasta 1981, cuando se producen un reencuentro coincidiendo con un aniversario de televisión. La segunda, se llama "Chiriografía" y recoge las biografías de todos los actores que dieron vida a los personajes y su trayectoria posterior. Y en la tercera parte hablamos de todo lo que ha generado el fenómeno de los Chiris. y al final añadimos una serie de personajes públicos hablan de sus recuerdos del programa. Todo muy relacionado con el pan con chocolate que era lo que merendábamos mientras veíamos Los Chiripitifláuticos".

Caurenta años después, seguimos recordando algunas de sus canciones: "Creo que las más famosas son Somos malos malasombra y la sintonía principal Chiripitifláuticos, sin olvidar otras como El barquito chiquitito, La canción de poquito o La brujita Ye-Yé -nos comenta Jorge-.

Los Chiripitifláuticos ahora

También algunas de sus ideas más descabelladas siguen de actualidad. "Los hermanos Malasombra nos espíaban a través de una ventana portátil. Y el otro día me sorprendió ver que Jose Mota hacía lo mismo en uno de sus programas. La vieja del visillo tiene su propia ventana" -asegura Nicolás Romero".

El público asistente a la presentación preguntó a Paco Cano (Locomotoro) cómo lograba inclinarse tanto hacia adelante, un truco que le copiaría el mismísimo Michael Jackson: " Voy a hablar de mi muerte -respondió él-. Tengo ochenta y cinco años y quiero llegar a los cien porque me pienso cuidar mucho a los noventa y nueve. Fuera bromas, en los tacones se lleva una chapa con una uve y en el suelo hay una cabeza de tuerca. Vienes caminando, te enganchas y te vas inclinando, inclinando, ¡Hasta que te das el porrazo!".

Por cierto que Paco ha vuelto a pronunciar su famosa frase: "Se me mueven los mofletes", para regocijo de los asistentes.

"Cuando ví el libro lo leí de una tacada -asegura Mari Carmen Goñi-, y es tal cual. Somos nosotros, aunque un poco más jóvenes".

"A Oscar se deben de verdad los Chiripitifláuticos -asegura Luis González Páramo- el era el alma mater. Y gracias a él nos siguen recordando. Yo he visto llorar a gente de cuarenta años diciéndome: "Ustedes no saben lo que han sido para nosotros, han sido mi juventud". Y eso no tiene precio. Y le debemos a Oscar habernos conocido"

Páramo también bromeó respecto a su parecido con otro gran cómico: "Una vez en Facebook una chica dijo: el malasombra, el de las gaffas, ahora es famoso porque está haciendo una serie que se llama Benny Hill".

Otro de los desaparecidos fue Leocadio, el león de trapo que acompañaba a Fileto en sus gags: "Leocadio fue un fiel compañero de todos porque cuando no tenías almohada en el autobús lo usábamos para dormir. Era una vida de nómadas pero era maravillosa" -asegura Rita-.

"A Leocadio lo trajimos de París mi marido y yo, Óscar -comenta Rita Varola-. Trabajó en todos los programas y terminó en la habitación de mi hija. Aunque ya no lo conservamos".

Santiago Segura y los fans de los Chiripitifláuticos

"Santiago Segura es el prologuista del libro y el mayor fan de los Chiripitifláuticos -asegura Cruz Delgado- e incluso quiso hacer una película con ellos. Pero entre sus fans también están Pablo Carbonell, Pepa Fernández, Ramón García, Fernando Romay, Segio Sauca... que han querido participar en el libro".

"Yo no entendía por qué era mala la Quina porque mi abuela nos daba unos lingotazos impresionantes -bromea Santiago Segura- Me acuerdo que había una canción en la radio que decía  "Quina Santa Catalina es medicina y es golosina. Alguién oyó la aberración, les obligaron a cambiarlo y los tíos dejaron.. es golosina y es golosina".

Segura asegura que incluso quiso rodar Chiripitifláuticos The Movie, en 1993: "Tras el fallecimiento del tío Aquiles, los Chiripitifláuticos se encontraban en su funeral, sin acordarse los unos de los otros. El Capitán Tan trabajaba en la Empresa Municipal de Transportes, conduciendo autobuses, Locomotoro tenía una cafetería, Valentina era bibliotecaria, Fileto vendía enciclopedias a domicilio y Poquito trabajaba en un bufete de abogados. Sus vidas eran tristes y grises. De pronto algo les hacía recordar una frase de Locomotoro acerca de sus mofletes e intentaban volver a su vida".

Por cierto que Santiago Martínez (Barullo) ha sido el único que ha tenido la oportunidad de trabajar con santiago Segura en una de las entregas de Torrente.

Tras diez años de éxito los Chiripitifláuticos dijeron adiós: "Los Payasos de la Tele llegaron en la etapa final de los Chiripitifláuticos -comenta Cruz Delgado-. Llegaron con mucha fuerza y precedidos de un enorme éxito en Hispanoamérica y Televisión española apostó por los Payasos que se quedaron como los héroes de las nuevas generaciones".

RTVE

anterior siguiente