Enlaces accesibilidad

El terror según Richard Corben

  • Se publica una antología de relatos cortos del gran dibujante norteamericano
  • Un libro que coincide con la exitosa exposición del autor en el reciente festival de Angulema

Por
Fragmento de una portada de 'Sombras en la tumba', de Richard Corben

Este año lo más comentado y visitado del Festival Internacional del Cómic de Angulema ha sido la gran exposición dedicada al dibujante norteamericano Richard Corben (Missouri, 1940), que en la anterior edición recibió el Gran Premio del Salón. Algunos visitantes tuvieron que esperar colas de más de una hora para poder visitarla. Por cierto que gran parte de esa exposición podrá verse próximamente en Palma de Mallorca.

Casi coincidiendo con ese gran acontecimiento, Planeta Cómic publica el último trabajo del dibujante, Sombras en la tumba, una antología de relatos de terror que recoge la miniserie de Dark Horse, del mismo título, y es una especie de continuación del publicado en 2014, Los espíritus de los muertos (Planeta Cómic), en el que Corben adaptó casi todos los relatos de Edgar Allan Poe.

Este tomo sigue la misma estructura, con pequeños cuentos terroríficos que siempre cuentan con un final inesperado, al estilo de los relatos clásicos de Poe y La Dimensión Desconocida (otra de las grandes influencias de este libro).

Fragmento de una portada de 'Sombras en la tumba', de Richard Corben

Corben está considerado uno de los más grandes dibujantes de cómic de todos los tiempos y puede permitirse hacer lo que quiera. Por eso ha querido regresar a ese tipo de cómics con los que comenzó su carrera, en los 70, en las revistas de terror de Warren, y similares. Y que también son el tipo de tebeos los que se crió, porque siempre ha confesado su admiración por los míticos cómics de terror de EC

Por cierto que el volumen se cierra con una historia más larga, que mezcla el terror, las tragedias griegas y la fantasía heróica; y que nos narra la epopeya de un guerrero griego llamado Denaeus. Un autohomenaje a la obra más famosa de CorbenDen, que fue un hito de los 70 y80. Una saga mítica que estaba protagonizada por un musculoso guerrero (que tenía un miembro viril descomunal), con la que se adelantó a las novelas gráficas, y que protagonizó uno de los fragmentos de la famosa película de animación Heavy Metal (Gerald Potterton, 1981).

Viñetas de 'Sombras en la tumba', de Richard Corben

 

Recuperando los añorados cómics de EC

Como decimos, la mayor influencia de este volumen son los famosos cómics de Terror de EC, que causaron furor en los años 40 y 50, que terminaron siendo prohibidos y provocando la aparición de la censura en los comics. Una de las características de esos tebeos es que las historias estaban presentadas por un terrorífico anfitrión (el Guardian de la Cripta, la Vieja Bruja...) . Eso fue imitado por las famosas revistas de terror de Warren de los años 70 (Creepy, Vampirella...) Y también lo utiliza Corben en este volumen, con dos anfitriones: la vieja arpía Mag y Gurgy Tadd. Dos personajes que también sirven al autor, como sus referentes, para meter algunos interludios cómicos en las terroríficas historias.

Historias con un sabor clásico en las que abundan payasos, monstruos legendarios, casas encantadas, apariciones, muertos que se levantan de sus tumbas. Y en las que lo más importante es esa sorpresa final que nos deja con la boca abierta. Y en las que el villano también suele recibir su merecido, como pasaba con las revistas de EC.

Con este volumen Corben rinde un divertido homenaje a esas historias de EC, con las que creció, y a las de Warren, en las que publicó sus primeros trabajos, hace ya casi 50 años.

Viñetas de 'Sombras en la tumba', de Richard Corben

Terror en Blanco y negro

Una de las cosas que elevaron a Richard Corben a la categoría de mito fue su excepcional uso del color (utilizando todo lo que caía en sus manos, desde el lápiz al aerógrafo, pasando por el óleo las maquetas, el modelado en 3D...). De hecho, muchos opinamos que, en ese aspecto, todavía no ha logrado ser superado. Pero en este volumen renuncia conscientemente a ese color (salvo en las impactantes portadas) en beneficio de la atmósfera. Y es que en los cómics el terror siempre es mejor en blanco y negro.

Con historias de seis u ocho páginas casi no hay tiempo para nada. Por eso la atmósfera es fundamental, y Corben consigue que nos metamos inmediatamente, en esos malsanos ambientes, gracias a su excepcional uso del blanco y negro. 

Y es que aquí nos demuestra que, a pesar de sus 50 años de carrera, sigue siendo uno de los mejores dibujantes del mundo, con un estilo en constante evolución. Y en el que mezcla el realismo con la caricatura para conseguir el máximo de expresividad en sus personajes. 

Viñetas de 'Sombras en la tumba', de Richard Corben

Destacar también los colaboradores de Richard Corben en este volumen, como su esposa, sin la que no podríamos leer sus cómics, y su hija Beth, que es la coguionista de dos de las historias. También destacamos el talento de uno de los colaboradores más antiguos de Corben, el escritor de ciencia ficción y guionista de cómic Jan Strnad. (Mundo mutante).

En fin, una estupenda antología de relatos de terror de uno de los mejores dibujantes de la historia. Para disfrutar en solitario a la pálida luz de las velas y procurando no mirar por encima del hombro.

Portada de 'Sombras en la tumba', de Richard Corben

Noticias

anterior siguiente