Enlaces accesibilidad

Al menos tres muertos, entre ellos una española, por la explosión en una panadería de París

  • Los indicios apuntan a una fuga de gas como causa del suceso
  • Hay una decena de heridos graves y 37 leves, entre ellos, dos españoles

Por
Dos bomberos y una turista española mueren tras la explosión de una panadería de París

Al menos tres personas han muerto, entre ellos una española, por una fuerte explosión ocurrida este sábado en una panadería en el centro de París.

Según ha confirmado la Prefectura de Policía, dos de las víctimas son bomberos. La tercera víctima es una española, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Además de los bomberos muertos, una decena personas se hallan "en urgencia absoluta" y otras 37 han resultado heridas leves. Entre los heridos breves también hay un español y una española, según han afirmado fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Los indicios apuntan a una fuga de gas como causa

Según los primeros indicios, los bomberos se habían desplazado al lugar para tratar un escape de gas en la panadería, que puede haber sido el origen accidental de la explosión y el consiguiente incendio que ha llenado de humo las calles del centro de París.

"Primero hubo una fuga de gas, y llegaron los bomberos para atenderla. Después se produjo la explosión que provocó el incendio consiguiente", explicó a la prensa Heitz, lo que explicaría el número de bomberos afectados. Sin embargo, ha añadido que se debe ser "prudentes" hasta que se esclarezcan las causas.

La deflagración se registró sobre las 09.10 hora local y la policía pidió a través de Twitter que que se evitara la zona y se facilite el paso a vehículos de emergencia.

La explosión hizo temblar las ventanas y cristales y causó una columna de humo visible desde muchos puntos de la ciudad. 

El balance de heridos puede aumentar

El ministro francés del Interior, Christophe Castaner, ha alertado de que el balance de víctimas por la explosión puede ser "fuerte y grave", por lo que no se descarta que el número de afectados pueda aumentar. 

En declaraciones a la prensa, Castaner, que se personó en el lugar de la deflagración junto al primer ministro, Édouard Philippe, explicó que más de 200 bomberos y un centenar de policías se han movilizado tras la explosión, que calificó de "muy espectacular"

Un radio de 500 metros en torno a la calle Trévise, donde se halla la panadería, ha sido acordonado por la policía, lo que ha obligado a cortar los Grandes Bulevares y algunas de las calles más concurridas por los turistas de París.

Junto a la explosión se encuentran, entre otros, el Museo de Cera de la ciudad y el teatro Follies Bèrgeres.

 El ministro del Interior francés, Christophe Castaner, llega visita el lugar de la explosión de una panadería en París.

El ministro del Interior francés, Christophe Castaner, llega visita el lugar de la explosión de una panadería en París. noticias

Como pudo comprobar Efe, los vecinos y clientes de los numerosos hoteles que hay en la zona han sido evacuados por seguridad, lo que ha dejado de cientos de personas en la calle.

Jean, un joven que vive enfrente de la panadería, ha relatado a Efe que varias ventanas de su casa se han roto después de un estruendo “que parecía un terremoto”.

Pedro Gonçalves, trabajador de un hotel cercano y que sufrió cortes superficiales en la cabeza, relató a Efe el pánico desatado tras la explosión y cómo ayudó a sacar a algunos de los heridos a la calle para que fuesen atendidos.

"Sentí una gran presión sobre mi, como si alguien me empujara. No entendía nada, pero no perdí la conciencia. Estaba todo lleno de polvo y cascotes del techo, así que salí corriendo, pero luego volví a entrar para ayudar a los clientes heridos", dijo.

Gonçalves ha explicado que consiguió sacar a un hombre herido en la cabeza que estaba inconsciente y a otros clientes del hotel, entre gritos y escenas de pánico.

Las fachadas de la calle quedaron calcinadas y sin cristales, con varios vehículos volcados por la onda expansiva.

Numerosos daños materiales

Un portavoz de los bomberos, Eric Moulin, ha advertido de que "algunos edificios están realmente deteriorados y podrían derrumbarse en cualquier momento".

Los temores se centran sobre todo en el edificio de la panadería y los dos inmuebles anexos, cuya estabilidad ahora no mismo no puede ser asegurada por los técnicos.

Todo esto ha obligado a las fuerzas de seguridad a evacuar a vecinos y clientes de los hoteles, acogidos en diferentes establecimientos y en la Alcaldía del distrito IX de París, que daba cobijo a primera hora de la tarde a más de 150 personas.

Los servicios de socorro han detectado varias bolsas de gas en varios pisos del edificio que registró la explosión y ahora tratan de verificar que los inmuebles cercanos no presentan ningún riegos para que los vecinos y los clientes de los hoteles puedan volver a sus alojamientos.

La explosión ha tenido lugar en un momento en que las calles de París se hallan tomadas por las fuerzas de seguridad a causa de una nueva jornada de protestas de los llamados “chalecos amarillos”, que se teme pueda degenerar en disturbios

Noticias

anterior siguiente