Enlaces accesibilidad

'¡Universo!', el fascinante futuro de Albert Monteys

  • Tras su nominación a mejor cómic digital en los Eisner 2017, ahora se publica en papel
  • “En mi cómic hay mucho sentido de la maravilla, mucha invención loca", asegura el autor

Por
Fragmento de la portada de '¡Universo!'
Fragmento de la portada de '¡Universo!'

Conocido por sus chistes de una página en El Jueves, hace unos años Albert Monteys (Barcelona, 1971) decidió crear y explorar su propio ¡Universo! en las viñetas. El resultado es un cómic visionario que nos descubre un mundo futurista en el que lo único seguro es la imaginación desbordante de su autor. Un tebeo cuya versión digital fue nominada a los Premios Eisner (en 2017) y que ahora se materializa en un libro preciosamente editado por Astiberri.

¡Universo! –asegura Monteys- es una serie de relatos auto-conclusivos de ciencia ficción que he realizado durante los últimos tres años para una plataforma digital que se llama Panel Syndicate. Son historias que suceden en el mismo universo y, aunque están relacionadas, se pueden leer de forma independiente porque son autoconclusivas”.

Un mundo imaginario pero que surge de nuestra realidad actual. “Yo vengo del mundo del humor –asegura Monteys- y creo que la ciencia ficción funciona con mecanismos parecidos. El humor arroja luz sobre el mundo en que vivimos deformándolo a través de lo grotesco, y la ciencia ficción funciona hablando del mundo en el que vivimos pero proyectándolo hacia el futuro”.

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

“Por eso -continúa el autor- el mundo de ¡Universo! está dominado por las grandes empresas que manipulan a la gente y las relaciones entre las personas pasan por la tecnología. Pero pese a ese trasfondo real, en el cómic también hay mucho sentido de la maravilla, mucha invención loca. Y todo con una estética retrofuturista”.

En cuanto al origen de este universo, Monteys nos comenta que: “Yo siempre parto de la base de que el relato sea divertido, interesante y ameno. Y a partir de ahí, cuando empiezo a trabajar me doy cuenta, a posteriori, de lo que estoy hablando. Por eso en el primer número se habla de la alienación del trabajo, las grandes empresas y cómo nos dominan. Y en cada número utilizo la ciencia ficción para reflejar la realidad”.

“Por ejemplo -añade-, a través de una historia de alienígenas hablo de conocer y comprender al otro. Con los viajes en el tiempo puedes hablar de una relación de pareja. Hay un poco de todo pero siempre parto de la idea de que el relato tiene que ser apasionante y luego me doy cuenta de esas pequeñas metáforas o pequeñas cosas que exploro a posteriori”.

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

Del humor a la ciencia ficción

Monteys confiesa que pasar de sus historias cortas de humor costumbrista a la ciencia ficción: “No ha sido fácil. Yo estaba acostumbrado a las historias de humor de una página para El Jueves y el cambio a relatos de treinta páginas me resultaba complicado, pero a la vez era un desafío apasionante”.

“Por otro lado -añade- cambiar de registro con estas historias de ciencia ficción muy canónicas, pero sin abandonar la comedia, me ha resultado refrescante y divertido”.

El humor sigue presente pero “La comedia ha cambiado -asegura Monteys-. Antes era una cosa mucho más surrealista, loca y simbólica; ahora está subyacente pero manda el relato, quiero que todo tenga verosimilitud y una cierta lógica. Pero yo no abandonaré nunca el humor. Y por eso en ¡Universo! hay mucha sátira. Lo llevo en el ADN”.

“El mayor cambio –continúa Monteys- ha sido en el dibujo. Es mucho más realista. He pasado de las narizotas y de las expresiones grandilocuentes a una cosa más contenida. Era un registro que tenía abandonado y me apetecía retomar”.

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

Creando un nuevo mundo

Para crear este nuevo mundo, Monteys asegura que: “He tirado de cosas que he leído y me han impresionado. Una de las cosas que más me gusta de la ciencia ficción es el sentido de la maravilla, esta especie de cosa más grande que la vida. Desde los tebeos de Jack Kirby a la ciencia ficción de los años 50. Futuros imposibles llenos de máquinas absurdas de aspecto retro… esa estética me pierde”

“Lo bueno de la ciencia ficción es que no tienes que documentarte tanto y que a cada pequeño detalle que añades le puedes buscar su lógica. En un plano general puedes contar muchas historias usando edificios, máquinas, robots… cada cosa tiene su pequeña invención y su pequeña historia y eso lo hace muy entretenido”

“Por primera vez he mirado revistas de ciencia, porque intento que los inventos que pongo, aunque sean inventados tampoco sean absurdos. Pero lo único importante es que funcionen en el relato. Creo que nada de lo que he dibujado en ninguno de mis cómics, ninguno de esos inventos, se podría construir en el mundo real”

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

Viajes en el tiempo

Una de las cosas más sorprendentes de ¡Universo! es cómo Monteys aborda un tema tan trillado y delicado como los viajes en el tiempo. “Era un auténtico quebradero de cabeza. Es un tema tan manido que darle una nueva vuelta de tuerca siempre cuesta. Pero ese era el reto y dos de las historias giran en torno a ese tema. Fueron dos quebraderos de cabeza pero también dos puzles divertidísimos que logré resolver. Al final creo que todo funciona”

“Son las dos muy distintas y muy especiales -añade- La más complicado ha sido la última historia sobre una mujer que vive cinco minutos en el futuro. Fue un auténtico rompecabezas y estuve horas rompiendo partes del guion y pegándolas en otro sitio. Pero estoy muy contento con el resultado porque es la metáfora perfecta para la gente que está desubicada y no se termina de encontrar”

El protagonista de la primera historia es un viajero espaciotemporal. “Tony Marriott -asegura Monteys- lo imaginé como el funcionario atrapado en un trabajo horrible durante millones de años. La pesadilla del trabajo llevada a un extremo imposible”.

El Universo de Monteys está dirigido por las grandes empresas un futuro que según Monteys “Ya es una realidad. Estamos en un mundo en el que todo lo que sucede pasa por una gran corporación o grupos de inversión que lo dominan todo”.

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

Un dibujo más elaborado

Destacar también el cambio de dibujo, mucho más elaborado, y su excepcional uso del color. “En todo eso –asegura Monteys- tiene mucho que ver que ¡Universo! esté pensado para ser leído en una pantalla. La composición de página, que las páginas sean menos densas, que te puedas permitir las páginas que quieras para hacer experimentos gráficos o narrativos, la manera que vas a ver la siguiente página… hay muchas cosas que cambian en la lectura digital”.

“Con el color pasa lo mismo -continúa-. En cuatricomía hay colores imposibles de reproducir pero en digital los colores vibran mucho más. Por eso he usado una paleta mucho más loca, con colores de luz que encajan perfectamente en un relato de ciencia ficción”.

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

Nominado al Eisner

“La nominación al Eisner –confiesa- fue muy emocionante. Y a la vez pensé que qué hacía yo ahí, porque dos años antes estaba haciendo mis tebeos de risa sobre Rajoy y el costumbrismo y, de repente, salía en todos los periódicos. Fue muy surrealista pero estaba muy contento”.

En la génesis de ¡Universo! tuvieron mucho que ver Marcos Martín (Daredevil, Private eye) y Brian K. Vaughan (Private eye), los responsables de la página Panel Syndicate donde se publicó el cómic.

“Marcos y Brian empezaron esa plataforma para mejorar las condiciones en las que trabajan los autores, porque pensaron que la red les permitía vender la obra al lector sin intermediarios. Querían extender la idea a otros autores y me lo propuso justo cuando yo salía de El Jueves por la historia que ya conocéis. Y me pareció un momento ideal para reinventarme como autor bajo el paraguas de alguien que había tenido éxito”.

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

“También hay una labor de pedagogía, de explicarle a la gente que hay que pagar por los contenidos digitales, sobre todo cuando está el autor de por medio. Porque eso permite que esos autores puedan seguir haciendo las obras que te gustan. Implicar al lector en la realización del cómic me parecía importante para hacerlo comprender que, al final, la compra de un producto cultural implica que va a haber otros productos culturales”.

“El cómic sigue a la venta desde cero euros pero mucha gente entra y paga un precio justo por leerlo. Y además luego te dejan una nota de que les ha encantado y han decidido dejar dos dólares más. Son cosas que me han hecho recuperar la fe en la humanidad”.

Página de '¡Universo!'
Página de '¡Universo!'

Página de '¡Universo!'

Actualmente Monteys sigue trabajando en ¡Universo!: “Estoy ya con el número seis, pero voy más lento de lo que me gustaría porque cada historia es un parto. Paso muchísimo tiempo escribiendo, más que dibujando. Pero ya lo tengo muy avanzado y espero poder lanzarlo antes del verano en Panel Syndicate”.

No es su único proyecto: “Ahora mismo estoy empezando a dibujar el guion de otra persona para Francia, pero todavía no os puedo desvelar detalles. Nunca he dibujado un guion de otro y me resulta muy estimulante y divertido”.

A pesar de su éxito en digital, Monteys confiesa que: “Yo prefiero los cómics en papel. Creo que los tebeos son un medio muy complicado de pasar al digital, a pesar de que pienso que hemos hecho un gran trabajo. Pero para mí el papel sigue siendo un hardware que todavía no tiene sustituto en el mundo del cómic. Puedes avanzar, retroceder… cosas que en digital son más complicados. En los cómics, lo digital es como ver una serie; mientras que en una novela grárica sería como leerlo en pantalla grande”.

Portada de '¡Universo!'
Portada de '¡Universo!'

Portada de '¡Universo!'

Noticias

anterior siguiente