Enlaces accesibilidad

'Nubes', la danza que sube al cielo el surrealismo de Magritte

  • Este espectáculo de Aracaladanza atrapa a los espectadores desde 2009
  • Reivindica la imaginación libre y se dirige a un público infantil y familiar
  • Las imágenes y las metáforas de Magritte les han servido de inspiración

Por
Una de las señas de identidad de Aracaladanza es la interacción con los objetos. EDUARDO GARCÍA

Maestro del humor absurdo, el chiste visual y emblema del surrealismo belga, el pintor René Magritte, del que se cumplen 50 años de su muerte, manipulaba objetos de la realidad cotidiana para devolver un chispazo visual al observador. Una pátina de normalidad que escondía una fantasía maravillosa y un torrente de ingenio punzante.

De este surrealismo puro, en apariencia sin sentido pero que cabalga sutil al subconsciente, se nutre Nubesuna de las producciones más exitosas de la compañía Aracaladanza que retorna a los escenarios estas navidades (Teatros del Canal, Madrid. Hasta el 30 de diciembre).

“Hemos visto pinturas de Magritte y nos han quedado unas ideas, unas sensaciones, unos sentimientos y unas imágenes que hemos interpretado, pero no somos reproductores de sus cuadros”, explica a RTVE.es sobre el proceso creativo, Javier Torres, productor de la obra.

El baile de los objetos

Nubes abre la puerta de par en par al poder de la imaginación más libre y desbocada. Lo hace a través de juegos visuales y metafóricos que cada espectador interpreta a su manera.

Sobre el escenario, una falda es una silla, y una silla es una oveja, y vuelta a empezar. La interacción con los objetos, que son protagonistas casi como un bailarín más, es una de las señas de identidad de esta compañía pionera en la danza contemporánea madrileña, en una creación pensada para un público infantil y familiar.

“Los pequeños se quedan alucinados y generalmente en silencio. Y a los mayores les sirve para sacar al niño que llevan dentro”, detalla Torres.

'Nubes' abre la puerta de par en par al poder de la imaginación más libre y desbocada. Foto: Eduardo García.

En la representación, de 50 minutos de duración, no encontramos una historia al uso ni personajes concretos, pero conecta con pequeños y mayores invocando la ternura, el humor y los recuerdos. A un ritmo efervescente con numerosos guiños a la magia. Una producción detallista, que cuenta en su equipo con varios premios Max como la prestigiosa figurinista Elisa Sanz o el iluminador Pedro Yagüe.

Nubes (2009) es la segunda obra de la celebrada trilogía de Aracaladanza inspirada por el arte de autores como El Bosco o Miró. La belleza y la delicada creatividad de la obra ha atrapado a los espectadores a través del tiempo, y atesora una larga lista de reconocimientos como el Premio Nacional de Teatro para la Infancia y Juventud, porque ¿quién no ha jugado alguna vez a adivinar las formas de las nubes en el cielo?.

Noticias

anterior siguiente