Enlaces accesibilidad

La Policía holandesa detiene con cañones de agua una marcha de turcos en Ámsterdam

  • Se concentraron para protestar contra el veto a los ministros y a favor del referéndum constitucional de Erdogan
  • Los manifestantes obstaculizaron el tráfico y lanzaron petardos y cohetes
  • La protesta estaba autorizada pero se suspendió por alteración del orden público

Por
Imagen de una de las manifestaciones ocurridas en Holanda durante los últimos días en contra del veto a los ministros turcos
Imagen de una de las manifestaciones ocurridas en Holanda durante los últimos días en contra del veto a los ministros turcos REUTERS

La Policía antidisturbios holandesa ha dispersado en la noche de este domingo con cañones de agua una manifestación en Ámsterdam de ciudadanos turcos partidarios del presidente Recep Tayyip Erdogan.

La protesta ha comenzado a última hora de la tarde, y ha alcanzado su punto más tenso en torno a las 22.45 horas, lo que ha acarreado la intervención de un equipo especial de la Policía antidisturbios que ha utilizado cañones de agua para dispersar a los manifestantes.

Ciudadanos turcos han convocado en las redes sociales una protesta contra el veto holandés a la visita de dos ministros de Ankara a los Países Bajos, que pretendían celebrar un mitin a favor del referéndum constitucional del próximo 16 de abril convocado por Turquía, que pretende ampliar los poderes del presidente Erdogan.

El alcalde de Ámsterdam, Eberhard van der Laan, quien autorizó la protesta, la dio por terminada a raíz de los disturbios y de la alteración del orden público que se produjo.

Petardos, cohetes, material pirotécnico,...

Los manifestantes, que han portado banderas turcas y gritaban consignas a favor del Gobierno de Ankara, han obstaculizado el tráfico, bloqueando carreteras e intersecciones, y lanzando petardos, cohetes y material pirotécnico.

Otros grupos también se han concentrado al mismo tiempo en Ámsterdam, pero su protesta ha transcurrido de manera pacífica, al igual que ha ocurrido en La Haya.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha pedido a los turco-holandeses que mantengan "la cabeza fría" para que no se vuelvan a repetir los enfrentamientos de la pasada madrugada frente al Consulado turco en Rotterdam.

Al menos doce personas fueron detenidas en esa protesta, y un agente resultó herido cuando la Policía intentó poner fin a la marcha usando cañones de agua y perros.

Las autoridades holandesas impidieron el pasado sábado el aterrizaje del avión del ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, y su compañera de gabinete, la ministra de Asuntos Familiares, Fatma Betül Sayan Kaya, fue expulsada de los Países Bajos a Alemania.

Noticias

anterior siguiente