Enlaces accesibilidad

Pacto de Toledo

Los expertos proponen subir las cotizaciones y reformar el sistema fiscal para pagar las pensiones

  • Los catedráticos Santos Ruesga e Ignacio Zubiri comparecen en el Congreso
  • Ruesga alerta de que sin cambios las pensiones bajarán entre un 30 y 40%
  • Zubiri aboga por un impuesto sobre las transacciones y otro sobre la riqueza

Por
Imagen alegórica de las pensiones:dos ancianos sentados sobre una pila de monedas
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico apuesta por complementar las pensiones públicas con fondos de pensiones privados. THINKSTOCK

Los catedráticos en Economía y expertos en pensiones que han comparecido este martes ante la Comisión del Pacto de Toledo en el Congreso de los Diputados, Santos Miguel Ruesga e Ignacio Zubiri, han abogado por subir las cotizaciones de la Seguridad Social y por reformar el sistema fiscal, con nuevos impuestos si es necesario, para ingresar el dinero que se necesita para sostener el sistema.

Ruesga, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Madrid, ha estimado que en 2017 la Seguridad Social necesitará entre 5.000 y 7.000 millones de euros para poder pagarlas ante el final de la 'hucha de las pensiones' y que en años venideros será necesario incrementar los ingresos entre 3 y 4 puntos del PIB (unos 35.000-40.0000 euros).

Este experto ha augurado que sin cambios las pensiones caerán entre el 30-40%. En 2050 se prevé que haya 50 millones de pensionistas frente a los 9 millones de ahora.

Santos Miguel Ruesga, muy crítico con las reformas de las pensiones de 2011 y 2013 realizadas por los Gobiernos del PP y el PSOE, ha planteado este martes que lo más eficaz a corto plazo sería subir las cotizaciones entre 1 y 2 puntos, mientras que eliminar las cotizaciones máximas -'destopar'- supondría un aumento de los gastos en las Administraciones públicas, que es donde están los niveles salariales más altos.

Suprimir las rebajas fiscales del impuesto de Sociedades

En lugar de trasladar la financiación de las pensiones de viudedad y orfandad a los Presupuestos Generales del Estado como se está planteando en los últimos días, este catedrático de la Autónoma de Madrid ve mejor suprimir las rebajas fiscales dentro del impuesto de sociedades, bonificaciones o reducciones, que -en su opinión- se han convertido en subvenciones a determinadas empresas o en subvenciones dirigidas en disminuir los costes salariales, informa Efe.

Entre las otras medidas fiscales que ha planteado están la creación de una figura impositiva nueva, así como recaudar el dinero para las pensiones en impuestos como el de Transmisiones Patrimoniales, el Impuesto de Patrimonio o incluso implementar un complemento en el IRPF, según recoge Europa Press.

En todo caso, Ruesga ha incidido en la necesidad de modificar el sistema de revalorización de las pensiones, por lo que ha apostado por "suprimir el Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) y recuperar la revalorización en virtud de la inflación -mecanismo anterior- o incluso vincularlo a la productividad a través del crecimiento del PIB.

Zubiri aboga por gravar el capital para pagar las pensiones

Por su parte, el catedrático de Economía Aplicada y Hacienda Pública del País Vasco de la Universidad del País Vasco Ignacio Zubiri ha defendido ante el Congreso un impuesto específico sobre transacciones financieras y otro sobre la riqueza para proporcionar al sistema de pensiones 11.000 millones de euros anuales.

"O ponemos impuestos o iremos a un sistema en el que se generalizará la pobreza entre los pensionistas", ha afirmado Zubiri durante su comparecencia en la Comisión de seguimiento del Pacto de Toledo.

Junto con los impuestos, Zubiri ha abogado por aumentar las cotizaciones tres puntos a los trabajadores y un punto a los empresarios, por "destopar" las bases máximas de cotización y por transferir las cotizaciones por desempleo al sistema de pensiones, a lo que ha sumado el recurso al endeudamiento en el corto plazo.

Ingresos adicionales de 57.000 millones anuales

La adopción de todas estas medidas en materia de impuestos, cotizaciones y endeudamiento podrían proporcionar al sistema unos ingresos adicionales de 57.000 millones anuales, de acuerdo con los cálculos del catedrático, que eleva la cifra a 96.000 millones si se sumara el impacto de una lucha decidida contra el fraude y la elusión fiscal.

Ha añadido que también hay que recuperar el fondo de reserva de la Seguridad Social, que se ha dedicado a pagar el 15% de las pensiones, y ha advertido de que cuando se acabe, que será entre 2017 o 2018 dependiendo de la inflación y de la creación de empleo, habría que "o bien reducir pensiones en un 15% o sacar dinero de otro sitio".

Asimismo, ha apostado por acabar con el índice de revalorización de las pensiones que se estableció en 2013 y por volver a actualizarlas conforme a la inflación, así como por eliminar el factor de sostenibilidad que ajustará la cuantía de la pensión a la esperanza de vida.

Noticias

anterior siguiente