Anterior El PSOE confirma que se abstendrá en el CETA para cumplir el mandato del 39 Congreso Federal Siguiente Dan por controlado el incendio forestal de Moguer, Huelva Arriba Ir arriba
Festival de Cannes
La actriz francesa Isabelle Huppert y el director holandés Paul Verhoeven durante la presentación de la película 'Elle' en el Festival de Cannes. AFP noticias

Paul Verhoeven revoluciona Cannes con el cine libre y divertido de 'Elle'

  • Isabelle Huppert borda un complejo y controvertido papel protagonista

  • El filme relata la historia de una mujer que ha sido violada

  • Asghar Farhadi presenta también Forushande, sobre violencia doméstica

  • Paul Schraeder empuja las fronteras del cine policiaco en Dog Eat Dog

|

Había mucha expectación por ver a Paul Verhoeven en Cannes y, a sus 77 años, el cineasta holandés no decepcionó con Elle, una película polémica, divertida, inteligente y tremendamente libre, con una Isabelle Huppert que borda un complejo papel que puede provocar reacciones contrapuestas.

Un personaje nada fácil el que interpreta la actriz francesa, el de Michelle, una mujer que es violada en su casa, un punto de partida que no da paso al esperado drama sino a una historia que va mucho más allá, un "thriller", una tragedia, una comedia, una especie de "cuento, una fantasía y la fantasía no es necesariamente algo que ocurre".

"Es algo que está en tus pensamientos", explicó Huppert, que resaltó que Elle "no debe tomarse como una historia realista, no es un declaración general sobre una mujer que es violada y que acepta esa violación".

Es sobre una mujer en concreto, "su historia como individuo", y en la película queda muy claro que Michelle no es alguien que ha tenido una vida normal. Es la hija de un asesino y su carácter y reacciones, completamente delirantes en algunos momentos, son el resultado de todo lo que le ha pasado.

Al respecto, Djian hizo hincapié en que la historia "no es sobre una mujer que se enamora de su violador", como algunas críticas han resaltado, sino sobre "alguien que no obedece todos los códigos de la sociedad normal".

Basada en una novela de Philippe Djian -"Oh..."- Verhoeven vuelve con Elle a la competición de Cannes 24 años después de haber presentado Instinto Básico y lo hace con fuerza para cerrar las proyecciones de una edición que ha estado marcada por los cineastas veteranos.

Solo Ken Loach, de 80 años, supera en edad a Verhoeven, que pese a sus años, demostró hoy en Cannes que tiene aún mucho que decidir en el cine y con películas como Elle, su primer trabajo en francés y completamente diferente a todo lo que ha hecho hasta ahora.

Las grandes producciones de Hollywood han quedado atrás para Verhoeven, que hace años que no dirige películas en Estados Unidos porque no encuentra guiones interesantes.

"O son cosas que ya he hecho o no me interesan mucho", dijo sobre los guiones americanos que le proponen. Sin embargo, en la historia de Philippe Djian encontró "algo diferente", porque "tiene cosas nuevas".

Realismo y violencia doméstica con 'Forushande',

En esta jornada del Festival de Cannes también se ha presentado el último trabajo de Asghar Farhadi, que realiza con Forushande un contenido y delicado ejercicio de reflexión sobre la violencia ideológica que hay en el mundo a través de una violencia doméstica, "un ejemplo de cómo va el mundo de hoy", en palabras del cineasta iraní.

Farhadi compite en Cannes con una película que ha sido muy bien recibida y con la que regresa a Irán tras haber realizado su último trabajo en Francia (El pasado, 2013) y mientras ultima su siguiente proyecto, en España y con la coproducción de Pedro Almodóvar.

Un matrimonio tiene que abandonar su casa porque está a punto de derrumbarse y acaba alquilando un apartamento en el que antes vivía una prostituta. Un día que la mujer está sola un hombre entra en la casa buscando a la anterior inquilina y la agrede -sin que se vea lo que realmente pasa-, lo que desencadena un enorme deseo de venganza en el marido, un tranquilo profesor.

"La dicotomía entre hombres y mujeres es algo que se enseña en nuestro país", donde los asuntos íntimos son realmente reservados, por lo que "puede que en otra sociedad este hombre no hubiera tenido esa reacción extrema", opinó el director.

Pero en Forushande es la mirada del otro, los juicios de los demás, lo que dicen los vecinos, la opinión que puedan tener de ellos lo que "alimenta la violencia" del marido, un hombre encantador, dulce, tranquilo y amable, explicó Farhadi.

Paul Schraeder empuja las fronteras del cine policiaco en 'Dog Eat Dog'

Desaforado y frenético, el "thriller" del director estadounidense Paul Schraeder Dog Eat Dog da una vuelta de tuerca al género, con Nicolas Cage y Willem Dafoe en la piel de dos criminales sanguinarios destinados a fracasar.

Ubicado en Cleveland, el filme recoge la historia de tres exconvictos, Troy (Cage), Mad Dog (Dafoe) y Diesel (Christopher Matthew Cook), que vuelven a sus fechorías después de salir de un largo período entre rejas.

Tan desalmados como torpes, el mafioso El Greco (interpretado por el propio Schraeder) les ofrece la oportunidad de dar el golpe de sus vidas, secuestrando a un bebé por el que pedirán un rescate. Cuesta poco imaginar que todo acabará saliendo mal y que los tres se verán abocados a un negro destino.

Más allá de la incorrección política, Dog Eat Dog plantea dónde queda la frontera de la transgresión en una sociedad que ya apenas conserva capacidad para escandalizarse.

En la cartera de proyectos del realizador estadounidense figura ahora una película que rodará con Ethan Hawke en la primera mitad del año que viene, una cinta que será "completamente distinta" a la que acaba de presentar en la Quincena de Realizadores de Cannes. "Es una película muy tranquila, introspectiva. Espero que podamos hacerla en primavera, cuando Ethan esté libre", explica.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente