Enlaces accesibilidad

Federico Andahazi: "El amor en situaciones extremas se vuelve mucho más intenso"

  • El escritor argentino presenta la novela romántica Los amantes bajo el Danubio
  • Una historia, con tintes autobiográficos, ambientada en Budapest en la II G. M.

Por
El escritor bonaerense es uno de los más reconocidos en su país. SEIX BARRAL.

La novela Los amantes bajo el Danubio (Editorial Seix Barral, 330 páginas, 19,90 euros) del escritor argentino Federico Andahazi, narra la historia del aristócrata y reconocido pintor Bora y de su mujer Marga, que en plena ocupación nazi de Budapest, en 1944, acogen en el sótano de su mansión a una pareja judía, con la peculiaridad de que ella, de nombre Hanna, es la exesposa del artista, y su nuevo marido, Andris, el hombre con el que le engañó.

La intensa trama puede parecer a priori inverosímil, pero se basa en hechos estrictamente reales relacionados con la familia paterna de origen húngaro del novelista bonaerense.

Andahazi descubrió por azar que su abuelo Bela, en la novela Bora, había salvado a decenas de judíos durante la II Guerra Mundial, bajo la amenaza constante de un oficial nazi que acudía a su palacete para que le pintara un retrato:

“Y el tipo iba todos los días, y el estudio de pintura estaba justo encima del sótano donde estaba escondido el matrimonio judío. Imagínate el terror que sentían cada vez que escuchaban las voces y los pasos. Este libro es la reconstrucción de esta historia increíble”, explica el escritor en conversación con RTVE.es a su paso por España.

Una historia real

Federico Andahazi reconoce que Los amantes bajo el Danubio ha sido su trabajo “más difícil”, por la implicación personal derivada del acercamiento a las duras circunstancias que atravesó su familia.

El escritor, uno de los más reconocidos de su país, ganador del Premio Planeta de Argentina y con éxitos como la novela El anatomista traducida a 30 idiomas, cambia el escenario temporal de sus obras, que a menudo sitúa en épocas lejanas como la Edad Media o el Renacimiento, por  un argumento contemporáneo de amores cruzados, humanidad, sensualidad y suspense, enmarcados en el horror de la guerra.

Una trama donde se describe con verismo el sitio de Budapest, un episodio no muy conocido del terror impuesto por el nazismo en los países del este de Europa.

Un ambiente extremo que muestra lo mejor y lo peor del ser humano, donde “se ve quién es quién” y “las historias amorosas cobran mayor intensidad”, argumenta.“Es la historia de cuatro personajes que de alguna forma permite comprender la tragedia de la guerra con mucha mayor fuerza”, aclara el autor.

Amor en tiempos de guerra

Con semejante material, Andahazi sostiene una narración que fluye elegante con una original estructura de contrarios-víctimas y verdugos, maridos y amantes, cielo y infierno- casi al modo de una obra teatral, por la que discurre con sutileza el ambiente opresivo que viven las dos parejas.

“Toda la novela es un juego de opuestos pero está estructurado de tal manera que los opuestos empiezan a cambiar entre sí y nada es lo que parece. Ese infierno que es abajo, el sótano, y ese cielo que es arriba, la casa, parecen invertirse. La relación del matrimonio que vive arriba empieza a marchitarse y la de los otros empieza a reverdecer”, señala.

En este cuarteto amoroso, la hondura psicológica de los personajes femeninos está especialmente bien dibujada y es el “motor de la novela por su especial sensibilidad”. Los pensamientos, reacciones y sentimientos de Hanna y Marga son los que guían un argumento en el que la sexualidad y el erotismo emergen como clave para la supervivencia.

Portada del libro.

“Y pensé como trabajar esto para que no fuera ofensivo meter el sexo en el Holocausto. Justamente, transité el camino de volver a pensar en el sexo como algo sagrado. El personaje de Hanna lo explica, y decide, a pesar de su judaísmo tan acendrado, salvar a su marido a través del placer”, explica el autor sobre su decisión. Andahazi subraya, que, ante todo, el libro versa sobre la dignidad y la capacidad del hombre para sobreponerse a la adversidad.

“Hay un pasaje de la novela que lo resume muy bien y es la del sitio de Budapest en el que dejaban a la población sin alimentos. En la casa de Bora se están muriendo de hambre y escucha que el personal domestico se disputa una rata. Bora se sienta con ellos a la mesa, y les explica que en la I G.M. él comió rata como un manjar. (…) Esto sí me lo contó mi abuelo, que recuerda esa rata como el manjar mas delicioso que comió porque estaba revestido de dignidad”, rememora Federico Andahazi.

Los amantes bajo el Danubio también juega en su innovación con un planteamiento de saltos temporales, y de una historia dentro de otra. La obra dará un giro final sorpresivo que mantiene al lector en una intriga, casi de novela negra, con una apoteosis impregnada de cierto realismo mágico.

La novela puede suponer el espaldarazo definitivo de Andahazi en España. El escritor confiesa que la historia le ha llegado tan dentro que su próximo proyecto es una continuación de la trama, en la que intentará contestar a la pregunta que sobrevuela la historia de amor: los entresijos de los porqués de la traición.

Noticias

anterior siguiente