Enlaces accesibilidad

El renovado Teatro de la Comedia recibe al alcalde de Zalamea

  • La Compañía Nacional de Teatro Clásico recupera su sede tras 14 años de obras
  • Carmelo Gómez interpreta al padre atormentado del clasico de Calderón
  • Dirigida por Helena Pimenta, podrá verse en Madrid hasta el 20 de noviembre

Por
El Teatro de la Comedia reabre con El alcalde de Zalamea

“Una pirueta imposible de lo cómico a lo trágico y viceversa”, así describe la directora de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) y encargada del montaje, Helena Pimenta, El alcalde de Zalamea de Calderón de la Barca. La obra, que se estrena este viernes y estará en cartel hasta el 20 de diciembre, ha sido la elegida por la institución para la reapertura al público de su sede, el Teatro de la Comedia, tras 14 años en obras.

Con un inmejorable Carmelo Gómez definitivamente retirado de la pantalla en el papel de Pedro Crespo, la CNTC logra dar una nueva vida al verso del Siglo de Oro en la versión de Álvaro Tato que también podrá verse en Santander, Logroño, Sevilla, Zaragoza, Barcelona, Valladolid, Valencia, Almagro o Bogotá.

Es difícil encontrar un texto dramático que posea escenas tan emocionantes y tan perfectas”, explica la directora, que recuerda que el objetivo último del libreto de Calderón es recordar al espectador que, a pesar de todo, la vida sigue.

La contradicción, esencia humana

“La CNTC ha puesto la obra en pie hasta en tres ocasiones y esta vez propone un nuevo acercamiento, necesariamente distinto, con el afán de continuar desvelando al público lo que se esconde tras las palabras de Calderón”, apunta Pimenta. Y lo que hay detrás no es más, ni menos, que la esencia de la condición humana: su contradicción.

El amor y el desamor, la justicia y la injusticia, el honor y la infamia; todos acaban siendo dos caras de una misma moneda. “Esta es la historia de un fracaso, del abuso de unos seres humanos sobre otros, de una batalla perdida, como lo es la de la propia vida humana”, sentencia la directora de la compañía.

Una obra basada en la dualidad

Como en el paso del día a la noche, “la representación avanza de un lugar a otro, de un conflicto a su contrario”, explica Pimenta. Y este punto se ha mantenido en todos sus aspectos: desde los golpes de humor y tragedia, hasta la forma en la que está orquestada la iluminación y los juegos de sombras, la escenografía o las coreografías de los personajes.

El texto original, publicado alrededor de 1836, cobra plena actualidad en 2015 y, aunque mantiene el verso característico del periodo, el espectador comprende el humor de personajes tan variopintos como ‘La Chispa’ (Clara Sanchis) o el graciosísimo hidalgo Don Mendo (Francesco Carril).

Mención aparte merece, por otro lado, la selección y adaptación musical a cargo de Ignacio García. Una sucesión de jácaras y piezas líricas que, nuevamente, juegan con la contradicción entre la honradez y la deslealtad del ser humano.

En resumidas cuentas, la nueva versión de El alcalde de Zalamea que propone la CNTC es más que una oportunidad para volver a los clásicos, también al Teatro de la Comedia. Es una ocasión para bucear en las profundidades del alma humana y terminar, posiblemente, tan perdidos como empezamos.

Nueva vida para el Teatro de la Comedia

El Teatro de la Comedia en 2015.

El Teatro de la Comedia en 2015. Compañía Nacional de Teatro Clásico

El Teatro de la Comedia abre sus puertas este viernes 16 de octubre tras haber permanecido cerrado durante 14 años. Este teatro, que fue inaugurado en 1875, cuenta con un importante valor desde el punto de vista histórico y patrimonial, ya que se trata de un teatro representativo de la historia de la dramaturgia española de finales del siglo XIX y principios del XX y actualmente es la sede de la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC).

La obra de rehabilitación comenzó en septiembre de 2010 tras la adjudicación en 2004, a través de concurso público, al equipo de arquitectos de Araujo & Nadal. El proyecto finalizó el pasado 14 de julio y está previsto que el 30 de septiembre de 2017 se complete la infraestructura escénica y la equipación.

El presupuesto inicial de la obra previsto por el Ministerio ascendía a 27,6 millones de euros y, finalmente, el total de obras y el equipamiento escénico ha constado de 20,3 millones.

El pasado verano, durante una visita de los medios a dichas instalaciones, la directora de la CNTC, Helena Pimienta, destacó el "valor sentimental" que tiene el Teatro de la Comedia para la gente del teatro" y aseguró que aunque la vocación de los actores les lleva a actuar en cualquier lugar, este es "un espacio mágico" para los artistas.

Noticias

anterior siguiente