Enlaces accesibilidad

Nicolas Mahler celebra los 150 años de Alicia con una disparatada versión

  • El dibujante mezcla el mundo de Lewis Carroll con otro clásico: Frankenstein en Sussex
  • Un cómic disparatado en el que el Conejo Blanco cita a Melville y Nietzsche

Por
Fragmento de la portada de 'Alicia en Sussex'
Fragmento de la portada de 'Alicia en Sussex' Salamandra Graphic

Nicolas Mahler (Viena, 1969) es uno de los autores europeos de cómic más admirados y premiados (en 2010 recibió el Premio Max-und Moritz al mejor autor de cómics en alemán); también colabora como ilustrador en periódicos y revistas como Frankfurter Allgemeine  Zeitung y Titanic y en los últimos tiempos ha publicado varias adaptaciones a novela gráfica de obras literarias como Maestros antiguos, de Thomas Bernhard, y El hombre sin atributos, de Robert Musil.

Y ahora, coincidiendo con el 150 aniversario de Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll, el dibujante austríaco le rinde homenaje combinando ese clásico de la literatura con referencias a otra obra que alude a otro clásico: Frankenstein en Sussex, del escritor vienés H.C. Artmann. El resultado es Alicia en Sussex (Salamandra Graphic), una obra distinta a cualquier cosa que hayáis visto y tan inclasificable como genial.

"Elegí Alicia en el País de las Maravillas -nos comenta Mahler- principalmente por los personajes. Si trabajas con un estilo sencillo como a mí me gusta es bueno usar arquetipos, porque no necesitan introducción en la historia. Eso me permite jugar con los personajes sin tener que explicar demasiado, todo el mundo conoce más o menos el libro de Alicia en el País de las Maravillas y cómo son sus personajes y la historia. Eso me dio muchísima libertad. En la historia original de Frankenstein in Sussex, de H.C. Artmann, Alicia aparece también como un personaje (pero en una línea bastante diferente), así que vi la oportunidad de combinar ambas historias. Comencé más próximo a Carroll y cambié poco a poco hacia la historia de Artmann. Me pareció una excelente idea".

Viñeta de 'Alicia en Sussex'
Viñeta de 'Alicia en Sussex'

Viñeta de 'Alicia en Sussex' Salamandra Graphic

Un cómic casi surrealista

Alicia en el país de las maravillas es una joya del surrealismo y del absurdo, algo que también está muy rpesente en este cópmic: "Después de trabajar en dos adaptaciones (Maestros antiguos y El hombre sin atributos), que te obligan a tener una línea argumental más cerrada (especialmente Maestros antiguos), sentí la necesidad de producir algo más “abierto”. No solamente en cuanto a diseño, sino también en relación a la inspiración. La historia de Carroll es muy surrealista, lo cual me permitió la posibilidad de improvisar bastante, incluyendo otros autores que yo leí casualmente durante el desarrollo de mi novela gráfica. Normalmente, la producción de una novela gráfica suele ser algo muy bien planificado…"

"En este caso -continúa el autor-, el comienzo y el argumento me dieron la posibilidad de incluir citas que yo había leído anteriormente (de autores como Melville, Cioran Nietzsche). Quise sorprenderme a mí mismo mientras trabajaba en mi libro".

En cuanto al resultado de este curioso experimento, Mahler nos comenta lo siguiente: "Creo que Alicia es el personaje que sirve de guía al lector a través de los diferentes episodios extraños. Ella también es aburrida (en la vida real) o inquieta (en la fantasía). Su carácter permite resaltar al resto de personajes. Creo que en una comedia ella debería interpretar el papel del “hombre recto".

Viñeta de 'Alicia en Sussex', con alicia y el Conejo Blanco
Viñeta de 'Alicia en Sussex', con alicia y el Conejo Blanco

Viñeta de 'Alicia en Sussex', con alicia y el Conejo Blanco Salamandra Graphic

"Los cómics me permiten huir del aburrimiento"

Este cómic también es una aguda reflexión sobre la literatura fantástica y algunas de sus grande figuras que están muy presentes en sus páginas: "Claro que sí. Julio Verne, Mary Shelley… son un claro ejemplo de ello, y ambos son excelentes para usar en un cómic. Para mí, hacer cómics es una manera de huir del aburrimiento del día a día".

Y, como es habitual en su obra, en esta alicia, el humor y la ironía jeugan un papel fundamental: "Siempre elijo autores que tengan algo de humor, sería incapaz de hacer una adaptación de una novela seria" -nos comenta-.

"Sin embargo -continúa- no estoy interesado es en hacer parodia. Por eso para mí es mejor trabajar con textos que tengan ciertas dosis de humor e ironía. Me quiero sentir libre para usar el material original, pero sin llegar a traicionar la intención de los autores".

Mary Shelley y Madre Nieve
Mary Shelley y Madre Nieve

Mary Shelley y Madre Nieve Salamandra Graphic

"Mi Frankenstein es la mezcla de un monstruo y un bufón"

Conforme pasan las páginas Alicia cede protagonismo al monstruo de Frankenstein "En  mi versión -asegura el autor- es la mezcla de un monstruo y un bufón. Mi Frankenstein está especialmente basado en el de la historia de Artmann, aunque yo me moderé un poco. En el libro de Artmann (el cual fue escrito en los 70), Frankenstein era claramente un pederasta, con directas referencias sexuales".

Mahler confiesa que: "Mi versión favorita de Fankenstein es la interpretada por Boris Karloff en los años 30, pero actualmente estoy bastante centrado en esa versión de Artmann.

En cuanto a Alicia, el dibujante confiesa que: "Mientras trabajaba en el libro, no me fijé en otras versiones, pero una vez que has visto las ilustraciones originales de John Tenniel (el primer ilustrador de Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas y A través del espejo y lo que Alicia encontró allíno puedes quitártelas de la cabeza. Creo que es una de las razones por las que el libro es tan popular. Son brillantes".

Portada y página de 'Alicia en Sussex'
Portada y página de 'Alicia en Sussex'

Portada y página de 'Alicia en Sussex' Salamandra Graphic

En cuanto al dibujo, Mahler confiesa que esta es su obra más arriesgada y experimental: "Por la puesta en escena y el ritmo, diría que sí. También está dirigida a personas que normalmente no suelen leer cómic; por eso la historia es mucho más abierta que el resto de mis libros".

9Por último, el dibujante nos avanza sus proyectos: "Acabo de terminar una pequeña historia sobre filosofía. He usado más de 20 referencias de diferentes filósofos para preparar pequeñas historias sobre ellos mismos. Por ejemplo, Roland Barthes es un oso enamorado, Kierkegaard es un doctor con una enfermedad terminal, Nietzsche es el cabecilla de un grupo de scouts…"

De lo que no cabe duda es de que Mahler es uno de los pocos autores actuales con una capacidad de asombrarnos similar a la de Lewis Carroll.

Noticias

anterior siguiente