Enlaces accesibilidad

La Audiencia de Palma confirma que la infanta tendrá que sentarse en el banquillo por el 'caso Nóos'

  • La defensa pedía que se resolviera sobre la doctrina Botín antes del juicio
  • Horrach: "Se ha sustituido la presunción de inocencia por presunción de culpabilidad"

Por
La infanta Cristina, tras declarar como imputada en febrero de 2014.
La infanta Cristina, tras declarar como imputada en febrero de 2014. AFP AFP PHOTO/ JAIME REINA

La Audiencia de Palma ha confirmado que la infanta Cristina tendrá que sentarse en el banquillo en el juicio del caso Nóos, acusada de cooperadora en dos delitos fiscales. La defensa había planteado en un escrito que se resolviera sobre la doctrina Botín, es decir la legitimidad del juicio con la acusación del sindicato Manos Limpias, sin el concurso de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, sin necesidad de que se sentara en el banquillo.

Los abogados de la hermana del rey sostienen, contra el criterio del juez instructor, José Castro, que en aplicación de dicha doctrina, el sindicato  no está legitimado para sostener la acusación sin el concurso de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, que representa a la Agencia Tributaria.

Consideran que el tribunal de la sección primera de la Audiencia encargado de resolver el caso, que preside Juan Pedro Yllanes, debería resolver la discrepancia en la vistilla previa de ordenación del juicio que prevén convocar los magistrados, lo que evitaría que la infanta se siente en el banquillo ni siquiera cuando se planteen las cuestiones previas.

Cuestiones previas del juicio

En una providencia dictada esta mañana, que firma la ponente del tribunal, Samantha Romero, se informa a las partes de que está prevista "la celebración de vistas previas al inicio del juicio oral para remover cuantos obstáculos se adviertan concernidos a la prueba solicitada por las partes".

Estas vista con funciones organizativas podrían celebrarse después del verano, cuando también tiene prevista la sala determinar la fecha del comienzo del juicio, que probablemente será a principios de 2016.

El tribunal indica, en respuesta a la defensa de la infanta, que "cualquier otra cuestión que haya de plantearse deberá diferirse necesariamente al trámite de cuestiones previas previsto en el artículo 786.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal".

Asistencia del acusado y del abogado defensor

Según establece este precepto, las cuestiones sobre "competencia del órgano judicial, vulneración de algún derecho fundamental, existencia de artículos de previo pronunciamiento, causas de suspensión de juicio oral, nulidad de actuaciones, así como de contenido y finalidad de las pruebas propuestas o que se propongan para practicarse" deberán resolverse en un trámite posterior al comienzo del juicio con la lectura de los escritos de acusación y de defensa.

Entre estas cuestiones está la disputa jurídica sobre la legitimidad de la acusación de Manos Limpias en atención a la "doctrina Botín".

El primer punto del citado artículo de la Ley de Enjuiciamiento determina que "la celebración de juicio oral requiere preceptivamente la asistencia del acusado y del abogado defensor", a no ser que concurra un "motivo legítimo" de ausencia que podrá validar el tribunal tras oír a las partes.

A no ser que la defensa de doña Cristina plantee alguna justificación para su ausencia del juicio que el tribunal considere legítima, la infanta se sentará en el banquillo de los acusados al menos hasta que se planteen las cuestiones previas.

El fiscal Anticorrupción ve "presunción de culpabilidad"

Mientras, el fiscal delegado de la Fiscalía Anticorrupción de Palma, Pedro Horrach, ha asegurado que existe cierta "presunción de culpabilidad" en los medios de comunicación en el caso Nóos, en el que considera que "se ha magnificado" la implicación de la infanta Cristina.

Antes de participar en la Escuela de Verano del Ministerio Fiscal Galicia 2015, en el Pazo de Mariñán, en el municipio coruñés de Bergondo, Horrach ha dicho a los periodistas que en la instrucción del caso Nóos "la exposición mediática siempre causa presión" y además ha sido "abrumadora", por lo que ha confesado que "nadie puede sustraerse" a ella.

"En los medios se ha sustituido la presunción de inocencia por la presunción de culpabilidad desde el primer minuto", ha argumentado el fiscal.

Preguntado por sus disputas con el juez José Castro sobre la implicación de la infanta Cristina, ha afirmado que precisamente "por existir una diferencia de criterios, todos somos iguales ante la ley", aunque esta discusión "se centra única y exclusivamente en un hecho delictivo muy concreto, que es el delito fiscal", ha dicho.

Noticias

anterior siguiente