Enlaces accesibilidad

Sudáfrica desplegará al Ejército para contener la ola de ataques xenófobos

  • Inmigrantes de otros países africanos han sido asediados en Johannesburgo
  • Al menos siete personas han muerto y miles han abandonado sus hogares

Por
OLA RACISTA EN SUDÁFRICA
Mujeres sudafricanas y sus hijos hacen cola para recoger alimentos en un campo de refugiados de la Cruz Roja establecido tras los últimos ataques contra extranjeros en Johannesburgo. EFE EFE/KIM LUDBROOK

Sudáfrica desplegará tropas del Ejército en el antiguo gueto negro de Alexandra, en Johannesburgo, para poner fin a los ataques xenófobos contra inmigrantes de otros países africanos. Así lo ha anunciado este martes la ministra de Defensa, Nosiviwe Mapisa-Nqakula.

En una intervención en directo desde el "township", el primer barrio en el que vivió el expresidente sudafricano Nelson Mandela, la ministra ha justificado esta medida en la necesidad de "recuperar la autoridad del Estado", después de que una pareja de inmigrantes de Zimbabue fueran tiroteados anoche en la zona.

Mapisa-Nqakula ha asegurado que el Ejército asistirá a la Policía para detener a los alborotadores y acabar con la violencia xenófoba, que en Alexandra ha provocado un muerto y decenas de desplazados.

La ministra, que en un principio ha limitad a Alexandra el despliegue del Ejército, ha rechazado dar "información operacional" sobre el número de soldados que se movilizarán ni otros detalles sobre la misión.

Durban y Johannesburgo, los puntos más calientes

El Gobierno enviará a las Fuerzas Armadas a todos los lugares en los que la Policía considere que necesita refuerzos, ha aclarado la titular de Defensa, que ha recordado que la ciudad de Durban, en el este del país, y Johannesburgo son hasta ahora los puntos más calientes.

El incidente de pareja de inmigrantes zimbabuenses ha sido, según sus palabras, el detonante de esta decisión gubernamental, que será comunicada al Parlamento en los próximos siete días. No obstante, la ministra ha indicado que los soldados serán desplegados desde la comisaría de Alexandra a partir de las 18:00 horas locales (19:00 hora peninsular española).

Decenas de personas originarias de Zimbabue, Mozambique o Malaui debieron abandonar sus hogares en Alexandra el sábado por la noche debido a los saqueos a comercios regentados por extranjeros y los ataques a sus viviendas por parte de jóvenes locales.

También este fin de semana, el mozambiqueño Emmanuel Sithole murió apuñalado varias veces por sus propios vecinos del "township", en un incidente fotografiado por el diario Sunday Times que ha conmocionado en Sudáfrica. Las fotografías publicadas el domingo por el periódico han llevado a la detención de cuatro personas.

El mozambiqueño Emmanuel Sithole es atacado en Alexandra por varios hombres. Fuente: REUTERS/James Oatway/Sunday Times 

Sudáfrica vive desde marzo una nueva oleada de ataques contra inmigrantes y refugiados de países de África y Asia en zonas deprimidas de mayoría negra, en las que se acusa a estos extranjeros de quitar puestos de trabajo a los locales. El discurso del rey del pueblo zulú, Goodwill Zwelithin, fue el pistoletazo de salida a los disturbios. El influyente líder pidió en un acto público que los inmigrantes de otros países africanos se fueran del país austral. Aseguró que los inmigrantes restan a los locales oportunidades de prosperar, y les acusó de degradar las comunidades en las que viven.

Miles de desplazados

La violencia -que ha causado ocho muertes y miles de desplazados- comenzó en Durban y se extendió la pasada semana a Johannesburgo,  particularmente en zonas con fuerte presencia zulú. Más de 300 personas han sido detenidas por participar en este tipo de actos vandálicos.

Ola de violencia xenófoba en varias ciudades de Sudáfrica

Según datos de la ONU, la crisis ha motivado el desplazamiento de más de 5.000 personas, que han sido alojadas en tiendas de campaña habilitadas por las autoridades o en edificios gubernamentales.

Situado en el norte de Johannesburgo, Alexandra es uno de los barrios más pobres de la ciudad, y ya fue en 2008 el epicentro del estallido xenófobo que costó la vida a más de 60 inmigrantes. 

Noticias

anterior siguiente